vie. Sep 18th, 2020

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Adolfo Guzmán: un fundador


El reconocido músico, compositor y director de orquesta brindó lo mejor de su arte a nuestros medios

Adolfo Guzmán González nació el 13 de mayo de 1920 -de padres dominicanos- pero en Cuba, fue un notable músico, promotor cultural y patriota. 

 

Su tía Lucila -alumna del conservatorio de Alberto Falcón- lo inicia en el piano, cuyos estudios profundiza allí después. A los 16 -como aficionado- era pianista acompañante y voz segunda en los Dúos Ideal (con Floro Acosta) que se presentaban en la radio, y del infantil de Los Hermanos Justiniani,1 que actuaba en el Teatro Martí.

En 1937, ya era un profesional que simultaneaba esos roles en los tangos de Los Románticos gauchos (con Ricardo Dantes2, Miguel Penabad y Nilda Espinosa) para quienes compuso una de sus primeras obras, el vals-canción “Recuerdo del ayer”.

Al año siguiente recorrió CMW, Cadena Roja y la Radio Progreso, de Monte e Indio, alternando con Tabranes, el Trío Penaba y Landa, Antonio Mario Romeau, la Orquesta Casino de la playa, y Barbarito Diez. En 1939, realiza su primera gira por Cuba.

Los años cuarenta pasados forjaron su versátil trayectoria artística y su militancia en el Partido Socialista Popular:
A lo largo de 1941, en RHC, Cadena Azul, se desempeñó como pianista acompañante del argentino Alberto Gómez. A la par, incursionó en la dirección orquestal con la agrupación Habana Casino. Dos años más tarde, laboró en la del cabaret Zombie Club.

Durante 1944 recorre la República Dominicana, acompañando al piano a Alberto Gómez.

En 1945, insertado en Radio Lavin aparece en Un mensaje para ti, donde acompaña al piano al Trío Armónico de López Gavilán. Cada semana compone numerosas canciones a las que Carlos DMant –entonces locutor de ese espacio-3 escribe sus letras.

Comparte en 1946 con Luis Carbonell y German Pinelli en el espectáculo inaugural del Cine-teatro Warner, construido por CMQ S.A., devenido paradigma de la modernidad.4

Conjuga el arte y su filiación política en 1010, La emisora del pueblo5. Allí, en 1947, dirige la programación musical de la planta, acompaña al piano y hace voces a Cataneo, al trío de guitarras de Fabio Landa6, Llerena y Tabranes, y a los cantantes Miguel Penaba y Nilda Espinosa.

Cuando en esa planta, otro notorio músico militante -el maestro Enrique González Mantici-7 funda la
orquesta, comparte su dirección con Guzmán, Félix Guerrero y Roberto Valdés Arnau.

Fueron precisamente Mantici, Guerrero y Guzmán los creadores del himno del Partido Socialista Popular.
En esa época, Guzmán dirigió las orquestas del cabaret Montmatre, de los teatros Campoamor y Musical, la Habana Casino y la Riverside. En esta última, se vio impedido de cumplir un contrato en Miami (Florida, Estados Unidos) pues le negaron la visa, por comunista.

En el último cuatrimestre de 1950, La Habana inaugura sucesivamente los canales 4 (Unión Radio TV) y 6 (CMQ TV). Adolfo trabaja en ambos durante su primera etapa, sin embargo; la mayoría de sus proyectos en la televisión comercial los realiza en la CMQ.

Por ejemplos, en 1952. Salvador Levy imparte lecciones de música acompañado al piano por Guzmán8 , en el espacio Fin de siglo y Ud. (Martes, jueves y sábados, desde las 11:30 a.m.)
Ese año, por su canción “No puedo ser feliz”, la crítica lo selecciona como Mejor compositor.

En 1953 actúa en Música para ti (11:30 am.) y en Música y canciones. Cuando CMQ S.A. funda el Canal 7 (CMBF TV) Guzmán simultanea la dirección de su orquesta con la del Canal 6.

Compuso música promocional para las aventuras Los tres Villalobos, en 1954, y en México compartió escena con la Orquesta del mallorquín y con Bola de Nieve, singular pianista-cancionero cubano.

Para agosto de 1957, el Canal 4 (CMBF TV)9 emite Show de show. Concentra la mayor cifra de pianos en un estudio televisivo, donde los maestros Orlando de la Rosa, Rafael Somavilla, Julio Gutiérrez, Fernando Mulens, Peruchin Justiz y Adolfo Guzmán ejecutan la famosa canción “Bésame mucho”.

En El bar melódico de Osvaldo Farrés, (Canal. 6. CMQ TV, septiembre de ese año), se unen Rafael Bergaza, Julio Gutiérrez, Cándido Ruiz, Margarita Lecuona y Guzmán para interpretar las canciones de
Orlando de la Rosa, recientemente fallecido.

Mientras, Jueves de Partagás ofrece un recital de cinco pianos con Ernesto Lecuona, Sara Justiz, Erundina Roche, la niña Marianela Santurio y Guzmán.

Durante años, Guzmán comparte nuevamente la música con el maestro Somavilla. En el Álbum Musical Phillips (7:15 p.m.).

Trabajó además con la Riverside, orquesta que tocó la mayoría de los jingles compuestos por el músico y guitarrista Eduardo Saborit en la Publicitaria Siboney, de los hermanos Cuba.

Junto a Elena Burque, Guzmán graba en 1958, en la propia CMQ, “Vivo en mi soledad”, un vinilo de larga
duración para el sello Gema.

En 1959, el triunfo de la Revolución cubana redimensiona su profesión artística, vida personal y vocación político-social:

Al fundarse en 1960 el Instituto de Derechos Musicales Cubanos, los cuales este artista defendió por décadas en un ambiente hostil, fue nombrado su Presidente y, como tal, participa en la reunión de la Confederación Mundial de Autores, celebrada entonces en Madrid (España).

Junto a Isolina Carrillo crea el Coro gigante de la Central de Trabajadores de Cuba, devino jurado y pianista en diversos concursos y festivales, asesora y toca el piano en múltiples delegaciones culturales en el exterior e imparte clases de armonía.

Cuando se anula el patrocinio comercial mediático en Cuba, en 1961, el programa Álbum Phillips da paso a Álbum de Cuba.10 Con la dirección musical de Guzmán, se introdujeron entrevistas a artistas de disímiles manifestaciones y se hicieron reportajes sobre acontecimientos culturales fuera de estudios.

Además, cada semana, acompañaba al piano a prestigiosos intérpretes de la más depurada cancionística; en el colectivo brillaron otros grandes: el maestro Somavilla, la asesora Cuca Rivero y la soprano Esther Borja, quien se estrenó como conductora habitual.

En 1967, nuestra televisión inaugura dos espacios diarios dedicados a las aventuras de tendencia heroica, con versiones de clásicos literarios y relatos originales de ficción sobre nuestra historia patria; relatos episódicos dirigidos fundamentalmente por Erich Kaupp, Antonio Emilio Vázquez Gallo y Silvano Suárez.
Guzmán compuso y orquestó la música de El capitán Tormenta, El león de Damasco, Los tres mosqueteros, Los vikingos, Los insurgentes y Ulises.

En los años 70, durante el Festival de música cubana celebrado en Varadero, fue jurado y director musical general; dirigió la Orquesta del ICRT, creada desde el principio de la Revolución por el maestro Mario Romeau González. En esta formación musical, junto al maestro Valdés Arnau, organiza cursos para directores de orquesta.

En el año 1975 defiende nuestra visión de los derechos musicales en Checoslovaquia, la República Democrática Alemana y Francia; lidera la orquesta del Teatro Musical y funge como jurado en los concursos “La edad de oro” y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Pocos recuerdan sus jingles para el jabón Palmolive y piezas promocionales de espacios radiales como Los tres Villalobos, Por los caminos de la vida y La novela del aire; sus marchas e himnos revolucionarios (arreglo orquestal y coral de la “Marcha de América Latina”, en 1963, y la “Marcha de Che Guevara”, en 1967); sus aportes a la enseñanza artística; los conciertos y ballets creados para la televisión y la excelencia de sus proyectos en la radiodifusión.

La obra más conocida de Guzmán fue la dirección orquestal, el excelente acompañamiento al piano -radio, televisión y espectáculo- que potenciaba incluso la maestría de los mejores cantantes cubanos y extranjeros. También fue muy reconocido como compositor de tantas canciones plenas de lirismo y cubanía:

“Recuerdo del ayer” (vals-canción, letra de Carlos D Mant), “Seré feliz cuando tú me quieras” (1955, cantada en Cuba por Libertad Lamarque), “Magia de amor” y “No es posible querer tanto” (interpretada por Elena Burque), “Ven” y “Playa azul” (letra: José Miguel Gotardi), “Me gustas”, “No sé por qué”, “La verdad” (1962, defendida por Aurelio Reinoso), “Entonación” y “Así verte de lejos” (poemas musicalizados de José Ángel Buesa, que interpretó Fernando Albuerne), “Yo he esperado por ti” (por la Orquesta Aragón), “Lloviendo” (por Mundito González), “Al fin, amor”, “Profecía”, “Cuéntame tus penas” (por Pedro Vargas), “Te espero en la eternidad”, “Olvida”, “No puedo ser feliz” (que cantaron: Pedro Vargas, Libertad Lamarque y Manuel Álvarez Mena), “Libre de pecado”.

El 30 de julio de 1976, en su plenitud, fallece Adolfo Guzmán. Este notable creador nos legó su ejemplo de consagración al arte, a los artistas y a nuestra cultura, su patriotismo y humildad.11

Por ello su nombre honra una de nuestras agencias de contratación musical y por muchos años –hasta la llegada de la crisis del Período Especial- nuestro Instituto de Radio y Televisión organizó un relevante concurso de composición e interpretación musical.

Notas:
1 Compañía de variedades de Roberto Rodríguez.
2 Peruano residente en Cuba. Devino uno de nuestros mejores actores del siglo XX.
3 Integrante del Trío LLarabí (con Cuco Vila y el guitarrista Brezo).
4 Luego Radiocentro y finalmente Yara.
5 Propiedad del Partido Socialista Popular. Sus fondos se recolectaron por suscripción pública.
6 Posteriormente chelista y arreglista.
7 A fines de los 40´s, crea en CMQ Radio, una orquesta de 60 músicos que brinda conciertos y acompaña a invitados como Pedro Vargas, Josephine Baker y Jorge Negrete. La embajada de Estados Unidos pide a Goar Mestre su despido, por comunista. En los años 50´s, dirige teatro lírico televisivo en vivo. Después de 1960 estuvo al frente de las orquestas del Teatro Nacional y del ICRT.
8 Locución: Emilia Dago y Eusebio Valls. Dirección: Rodrigo Portuondo. Guión: Isabel Fernández, Esposa de Luís Amado Blanco.
9 Canal 4 (CMBF TV). Cuando el emporio CMQ asimila al fundador Canal 4; le asigna los contenidos y denominación de su Canal 7. De ahí la identificación de Canal 4 (CMBF TV).
10 Se mantuvo al aire por 25 años.
11 Ese año, la Central de Trabajadores de Cuba, le otorgó post mortem, el título

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos