mié. Sep 23rd, 2020

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Ahmed Piñeiro Fernández conversa sobre La danza eterna


El guionista, realizador y conductor de televisión comparte sus experiencias en el programa dedicado al arte danzario

Ahmed Piñeiro Fernández resulta indispensable dentro del equipo que ha realizado por casi 20 años un programa dedicado a difundir las distintas aristas del arte danzario.
Mediante una plática muy interesante con este culto joven, gran conocedor de cuanto hace, nos refiere que desde los cuatro años comenzó a ver y escuchar hablar del ballet.
Asegura que cuando vio por primera vez la puesta en escena de “La bella durmiente del bosque”, con música de Piotr Ilich Chaikovski, descubrió que quería ser bailarín.

Luego, lo confirmó al presenciar en vivo la excelencia de Alicia en “Giselle”, obra indispensable en el repertorio del Ballet Nacional de Cuba (BNC), la más solicitada y aclamada internacionalmente.

Pero su padre que era militar y se opuso de manera terminante, quería que el niño fuera como él. Ahí se frustraron sus sueños momentáneamente.

No pudo ser bailarín, pero buscó algo que lo acercara a la danza. Al terminar el bachillerato, matriculó la carrera de Filología en la Universidad de La Habana, siempre que hacía un trabajo lo relacionaba con la danza. En sus años universitarios creó un círculo de interés sobre el ballet. Antes de graduarse se vincula al BNC. Su primer trabajo fue clasificar fotos; entonces conoció a Alicia Alonso y confiesa que se quedó sin palabras.

En su quehacer conoció a la relacionista pública Mayda Bustamante, que también trabajaba para el Ballet. Finalmente su tesis de graduación versó sobre la danza.

Comenzó su vida laboral en la Fundación Alejo Carpentier y logró obtener una dispensa para pasar al Ballet por iniciativa de Alicia Alonso. Albergaba el sueño de que hubiera un programa de televisión dedicado a la danza, pues ya existía uno que divulgaba el arte lírico, escrito y dirigido por un excelente especialista, Ángel Vázquez Millares.

El surgimiento del programa La danza eterna, asevera nuestro entrevistado, tiene un significado y una razón entrañables: en un encuentro con Fidel, en la casa de Alicia, el Comandante se refirió a la necesidad de crear un canal en la televisión cuyo perfil debía ser, además de educativo, dirigido a las diversas manifestaciones del arte. En la conversación, Ahmed le dice a Fidel que en el programa Universidad para todos se podía insertar un proyecto de asignatura titulada “Apreciación del Ballet”. Esto no tardó en hacerse realidad.

En el 2001 el filólogo transmitió sus ideas a la compañera Alina Rey y poco después al entonces director del Canal Educativo, Rafael González, quien se sumó a la realización de lo que es hoy La danza eterna. El programa sale al aire por primera vez el 13 de julio del 2003. Inicialmente salía los domingos y posteriormente pasó para los miércoles a las 9:00 p.m.

 

El programa ha tenido varios directores, pero siempre con su mismo mensaje: llevar al televidente lo mejor de la danza. Por lo general se presentan materiales en calidad de estreno en la Televisión cubana, pero muchos pertenecen a la videoteca personal del guionista, aunque se utilizan también recientes materiales obtenidos por la colaboración de los departamentos de Programación y Video del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC). El equipo del espacio también agradece a colaboradores y admiradores la facilitación de audiovisuales. En varias ocasiones se han estrenado materiales con una inmediatez increíble. Tal es el caso del ballet “Don Quijote”, en una versión coreográfica de Carlos Acosta en el Royal Ballet de Londres.

Otra característica del programa es que presenta a algunas compañías danzarias de diferentes provincias cubanas: Danza Iñigo, de la Isla de la Juventud; Danza del Alma, de Santa Clara; Danza Espiral, de Matanzas; y el Ballet Acuático de la Habana.

La emisión número 300 salió el 5 de agosto del 2018 y tuvo como tema “La danza en los dibujos animados”, esta propuesta alcanzó importantes índices de gusto y audiencia. Participó el profesor Mario Masvidal, reconocido comunicador y estudioso de los medios audiovisuales, quien emitió valiosos y reveladores elogios sobre ese programa estelar que aun después de tantos años se mantiene en la preferencia de su público.

Ahmed, además de realizar el programa, es especialista del Ballet Nacional de Cuba, profesor la Universidad de las Artes y de la Unidad Docente del Ballet Litz Alfonso. En varios cursos ha impartido como asignatura optativa “Historia y apreciación del ballet”, en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana.

Agradecemos a este defensor de la danza por habernos concedido la entrevista y deseamos que su programa logre mayores éxitos.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos