lun. Ene 20th, 2020

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Doctora María Dolores Ortiz: personalidad de la TV Cubana

Héroe del Trabajo de La República de Cuba Doctora Maria Dolores Ortiz Diaz De Ciudad de La Habana del Sindicato de La Educación , La Ciencia y Deporte . 29 de Abril 2004 . Foto Robleda y Agustín REALIZADA:29/04/04 PUBLICADA:03/05/2004 Pàg:6 Ediciòn:1Y2 FUENTE:Trabajadores FOTOGRAFOS:RODRIGUEZ ROBLEDA, JOSE R ORIGINAL:MARIADOL NEGATIVO: OBSERVACIONES:HEROES/SNTECD/ORTIZ DIAZ, MARIA DOLORES


La panelista del programa Escriba y lea enriquece con sus saberes la cultura de los cubanos

Cuando se trata de escribir de una mujer que le ha todo a elevar el nivel cultural de nuestro país, basta recurrir a la historia profesional de la Doctora María Dolores Ortiz.

Esta sencilla y amable profesora ha visto pasar por sus aulas a cientos de alumnos que después han descollado como escritores, poetas, directores de audiovisuales y profesores universitarios.

La notable pedagoga cuenta a En Vivo que cursó sus primeros estudios en su natal Holguín, bien llamada La ciudad de los parques. Viene para La Habana a estudiar en la universidad la carrera de Filosofía y Letras, pero las condiciones revolucionarias, después del ataque al Palacio Presidencial, influyeron en la decisión gubernamental de cerrar el recinto universitario, que volvió a abrir sus puertas en 1959.

Rememora María Dolores que, mientras hacía sus aportes a la lucha clandestina, comienza a trabajar en el Candler College, como profesora de Español en bachillerato y Comercio.

Al triunfo de la Revolución se gradúa y la ubican como profesora de Español en la Secundaria Básica “José Antonio Echeverría” y, posteriormente, en el tecnológico “José Martí”, de Boyeros. Recordemos que ya en 1960 se había hecho efectiva la Ley de la nacionalización de la enseñanza.

En 1961 se organiza la campaña de la alfabetización y se enrola en tan importante gesta educacional revolucionaria. Luego la llaman para trabajar en la Universidad de La Habana, en su misma especialidad, que ahora se conoce como Artes y Letras.

Allí realmente comienza a adquirir su celebridad esta mujer, ejemplo de sabiduría, y esto lo conocí de muy cerca, pues he tenido la dicha de ser su alumna.

También ha impartido clases en el Instituto Pedagógico “Enrique José Varona”, en las especialidades de Español y Literatura.

Si bien siempre ha estado dedicada a la docencia en cursos de posgrado, como tutora de tesis y otras, le interesó matricularse en un curso de locución organizado en la Universidad, que impartieron, entre otros experimentados locutores: José Antonio Cepero Brito, Enrique Goizueta, y Franco Carbón. Esto ocurre en los años 1963 y 1964.

De ese curso dice que salió fortalecida. Por esa época, Cepero propone realizar un programa de corte cultural para elevar la cultura del pueblo. Así, en 1969, surge Escriba y lea, con un panel de expertos y un moderador, que era el propio Cepero.

Con 47 años en pantalla y diversos cambios de canales, este programa se mantiene en la preferencia de los televidentes. Entre sus fundadores está la doctora Ortiz, que siempre, como dicen en el pueblo, “adivina” y comparte sus conocimientos sobre el personaje o el lugar de un hecho histórico.

María Dolores asegura que su vida es la docencia y la literatura. Ha escrito dos libros, uno que trata sobre la mujer y lleva por título: Sueños y realidades de la mujer, cuyas ediciones están agotadas.

Ha impartido cursos en varios países como: México, Egipto, Uruguay, Estados Unidos y Brasil, donde fue condecorada Ciudadana Honorífica de la ciudad de Belo Horizonte.

Le han sido otorgadas varias distinciones a lo largo de su fructífera carrera profesional: Artista de Mérito, combatiente de la lucha clandestina, la Medalla profesora de Mérito Frank País de primer grado, Profesora de Mérito del Instituto Pedagógico Enrique José Varona, el Premio Nacional de Pedagogía y muchos otros.

Estamos ante una mujer que afirma sentirse feliz y realizada con lo que ha hecho en la vida y, si volviera a nacer, haría lo mismo; un digno ejemplo de las cubanas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos