vie. Sep 18th, 2020

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

“Hacer de la TV un instrumento inteligente”


Ideas, pensamientos y valoraciones del maestro Leo Brouwer, a propósito de su aniversario 80

Es un nombre imprescindible de la música en la Mayor de las Antillas. Compositor, director orquestal, guitarrista, investigador, pedagogo y promotor cultural, descuella entre las reconocidas figuras de la cultura cubana. El maestro Leo Brouwer ha sido galardonado con varios reconocimientos, de los que forma parte el Premio Nacional de Música en 1999.

 

Dirigió más de cien orquestas sinfónicas, 300 registros integran su discografía y centenares de obras son parte de un catálogo de referencia para concertistas.

Sus ideas, valoraciones, hallazgos estéticos, nutren conferencias, artículos, notas a programas e investigaciones sobre diversas temáticas.

Además de escuchar y conocer la música de Leo Brouwer, hay que estudiar su ensayística, altamente reveladora del pensamiento sobre fenómenos y problemáticas culturales de amplia repercusión social, de las cuales forman parte los medios de comunicación masiva.

“Tratemos de hacer de la TV un instrumento inteligente, a la par que entretenido”, precisa. Reconoce el espacio Universidad para todos: “extraordinario y sin paralelo, debía ser imitado en muchos países del mundo. Es un esfuerzo tremendo que está desempeñando un papel importantísimo”.

Asume la cultura como una manera de vivir con el conocimiento mismo. “Para mí es como tomar café o leer un libro, saludar o ver un filme”, apunta.

El maestro Brouwer demuestra la maestría de analizar los asuntos más complejos con la mayor sencillez.

Según considera: “En la música de concierto nos encontramos con una diversidad del quehacer compositivo enorme: pluralismo, nuevas tecnologías, estilos, incluso modas que cambian con las décadas, lustros y hasta por meses”.

En especial, destaca los aportes de otro maestro, Chucho Valdés. “Él es un genio. Siempre se encuentra inmerso en una nueva de creatividad en diferentes formatos. Herencia y virtud caracterizan su aportes y estilo”.

Al tiempo que la información se acelera -como ha ocurrido en los siglos XX y XXI-, las formas o modos de vida tanto culturales como cotidianos, se dinamizan.

De modo particular, Brouwer insiste en una idea esencial. “Demos diversidad para escoger unidad”. Oportunamente cita a Umberto Eco: “Para McDonald la cultura de masas en su banalidad relativa, tiene una razón profunda, una fuerza salvajes, igual a aquella del primer capitalismo descrito por Marx y Engels, que en su dinámica traspasa la barrera de clases, las tradiciones culturales, las diferencias de gusto, instaurando una discutible, pero homogénea cultura común”.

Brouwer considera que un pueblo con identidad y raíces culturales sólidas es capaz de resistir cualquier manipulación externa. “Con el término manipulación me refiero a las propuestas musicales de grandes consorcios o intereses que invaden literalmente los mercados del arte con sus modelos concretos de impecable forma y, muchas veces, lamentable contenido”.

Meditemos sobre estos conceptos y alertas del maestro Leo Brouwer, quien se ha dedicado con rigor, creatividad y pasión al arte.

En el universo cinematográfico, le interesa “hacer música como reflexión provocada por la imagen y no acompañada en lo emocionalmente sensible”.

Nunca se planteó la dicotomía música popular-música culta, pues esta ya no puede dividirse más en comportamientos estancos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos