vie. Jul 10th, 2020

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Manuel Ramírez Heras: “Dirigir Estaciones me ha dado la posibilidad de defender cosas en las que creo como ser humano”

Entrevista con el director de uno de los programas más escuchados de Radio Rebelde
Manuel Ramírez Heras

Manuel Ramírez Heras


Cuando ni se soñaba tener Facebook en Cuba, incluso, cuando ni otros países pensaban en tenerlo, Estaciones, programa de Radio Rebelde, acortaba distancias. Hubo familias enteras que esperaban noticias de sus hijos lejanos, mujeres desesperadas supieron de sus esposos. Muchas personas se enamoraron. La gente oía, seguro se pegaba el radio de pilas para escuchar las cartas que se leían en aquellas primeras emisiones dedicadas al Club del amor y la amistad.

El horario de trasmisión de Estaciones, de 10:30 p.m. a 12:30 a.m., es propicio para que sea sintonizado por personas que buscan el programa para acompañar el trabajo, el desvelo, o porque son apasionados.

Actualmente, Manuel Ramírez Heras es el director de ese espacio radial. Si algo exige dirigir ese programa es la sensibilidad que debe primar en las cinco o seis personas que integran el colectivo, mejor dicho: sensibilidad, inclusión y respeto.

“Dirigir Estaciones me ha ayudado mucho”, me cuenta el realizador. “He descubierto a personas que buscan, a través del espacio, compañía, orientación y ayuda”. Por eso ha sido doble su responsabilidad social. “Y eso me ha servido espiritualmente”, afirma Ramírez Heras.

Estaciones, de Radio Rebelde, es un viaje diferente cada noche. “Quién no necesita los lunes de una orientación sicológica; quién no necesita ampliar su cultura los martes con Fernando Martínez Sosa; quién no necesita hacer amigos o buscar amor los miércoles; quién no necesita interactuar con artistas los jueves; y quién no necesita recordar los viernes con nuestro hermoso corredor de la nostalgia”, pregunta el director.

Estaciones tiene un horario difícil, pero los oyentes han sido fieles al programa, y no solo lo siguen en Cuba, sino en el mundo, gracias a la trasmisión en Internet. Para comprobar la audiencia, el equipo del programa hace preguntas y habilita las líneas telefónicas que no dejan de funcionar durante el tiempo en vivo que dura el espacio.

Estaciones busca la forma de estar al lado de sus oyentes y sus problemáticas, y eso nos mantiene vivos y, a su vez, que esas personas sigan creyendo en el programa”. Manuel Ramírez confiesa que sintió temor cuando Mabel Manso, la entonces directora de la emisora Radio Rebelde, le propuso dirigir el programa.

“He dirigido todos los géneros en la radio, pero un programa de compañía, de orientaciones, nunca lo había hecho, y sí ha sido complejo, pero algo que me ha dado la posibilidad de defender cosas en las que creo como ser humanos. Estaciones no es el programa de alguien exclusivo, es el espacio del ser humano que busca compañía, orientación, entretenimiento, esparcimiento, y si lo damos con buen gusto y si logramos la comunicación con los oyentes, eso nos satisface mucho”.

Manuel Ramírez dirige otros espacios en Rebelde y en otras de La Habana. Además, tiene un dominio exquisito para el trabajo dramatizado y hasta le “pone” voces a personajes que nos hacen reflexionar y nos motivan. Es un “todo terreno”, diría yo. Y es un madrugador por excelencia, quizá no siempre porque quiere, sino porque el deber se lo exige.

“No tengo preferencias por los programas que dirijo. El informativo fue lo último que llegó a mi vida como director y me gusta. Disfruto la adrenalina que provoca la revista informativa Haciendo Radio. Mientras pueda y me dejen, voy a seguir siendo el director de las noches de Estaciones y del programa con el que amanecen muchos cubanos”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos