lun. Ene 20th, 2020

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Una presea más allá del medallero

La ingente labor del equipo de trabajo del Icrt durante las transmisiones de los Juegos Panamericanos de Lima 2019 seguro se repetirá en la cobertura a los Parapanamericanos

Han concluido los Juegos Panamericanos Lima 2019, que pese a las frías temperaturas propias de esta época del año en el hemisferio sur de nuestro continente, contaron con la cálida acogida de la hermosa capital del Perú, un país cuya inmensa riqueza cultural mostrara al mundo en el transcurso de este evento, muy especialmente en las vistosas ceremonias de inauguración y clausura.

Fueron estos juegos una verdadera fiesta de la voluntad, la fuerza y la destreza, que unió a los atletas de todas las naciones participantes bajo el multicolor pabellón de la fraternidad deportiva continental. Es así como siempre debieran contender los jóvenes de las Américas: en pistas, piscinas, tabloncillos, estadios o tatamis, y no en los campos de batalla. Fue ese quizás el más esperanzador mensaje dejado por estos Juegos Panamericanos que los cubanos pudimos seguir durante las 24 h de cada día a través de la radio y la televisión, en un ingente esfuerzo profesional y organizativo de técnicos, especialistas, comentaristas, periodistas y directivos del Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt), que mucho agradeciera un pueblo asistido por tanta pasión deportiva como el nuestro.

Así, con la mayor inmediatez, millones de televidentes y radioyentes nos regocijamos con los triunfos de nuestra delegación, del mismo modo que sufrimos en carne propia sus reveses, de los cuales habrá que sacar más temprano que tarde unas cuantas experiencias para que Cuba logre ocupar, como antaño, un sitial más destacado en las lides panamericanas. No obstante, mucho nos enorgullecen las medallas de cualquier metal obtenidas en esta ocasión por los deportistas cubanos, algunas de las cuales –aun siendo de plata o bronce– tuvieron sabor a oro, como bien reconocieran algunos de nuestros comentaristas.

Mas hay una presea que no figura en el medallero y es la que sin duda alguna merece el Icrt por esas ininterrumpidas transmisiones radiales y televisivas, que permitieron a millones de cubanos y cubanas desde sus hogares –cual si estuvieran en las gradas de una instalación deportiva limeña– alentar con toda su alma el desempeño de los atletas que defendieron con tanta entrega y honor nuestra enseña nacional.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos