envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

El periódico del aire: “Un diario sin papel y sin distancia”

Tener un órgano de opinión que fuese verdaderamente tribuna libre y baluarte defensor de la ciudadanía fueron los ideales de Guido García Inclán
Guido García Inclán

Guido García Inclán

Esta manera incondicional para defender el pueblo desde la radio la encontré en estos días releyendo el libro Amigos que ya no están. III, de Luis Báez. La curiosidad por descubrir más sobre Guido García Inclán, ese inmenso hombre, me hizo seguir buscando información. Sirva este pequeño homenaje a tan importante periodista radial, que desapareció físicamente el 17 de mayo de 1983.

Pionero del periodismo radial

Guido García Inclán comenzó en la radio en 1932, en la CMQ, donde los dueños le pidieron hacer un periódico radial y aún sin experiencia aceptó el reto. Compraban el diario El País y leían las noticias de las primeras planas tanto nacionales como internacionales.

Guido fue representante y director del Radiodiario, de la CMAF, en 1933. Después pasó al noticiero de CMQ Radio (1933-1945) y deviene su subdirector. Pero donde dejó huellas imperecederas fue en la COCO-CMCK, emisora que tiene sus antecedentes en la fundada por Luis Casas Romero como la 2LC, el 22 agosto de 1922, desde Ánimas y Manrique. A las nueve de la noche se oía el Cañonazo desde La Cabaña y se transmitía el boletín del estado del tiempo. Así era el primer noticiero radial. Años más tardes, Casas Romero fundó la emisora de onda corta COC, dando paso después al nuevo código de identificación, COCO.

En 1937 compró la emisora Julio César González Rebull, uno de los propietarios del diario El Crisol. Es él justamente quien le propone la venta a Guido García Inclán, que conversa entusiasmado con algunos anunciantes para que le anticiparan el pago de publicidad. Según el testimonio de Guido, ya en enero de 1948 la radio estaba bajo su dirección. Poco a poco, trabajando día y noche, llegó a ser el dueño absoluto de la tercera emisora más oída del país. La reinauguró como El periódico del aire y la convirtió en una tribuna en contra la desvergüenza y el latrocinio existentes entonces.

Con la conducción de Guido, la emisora alcanzó un matiz informativo noticioso. El periódico del aire contaba con un editorial que se repetía tres veces al día, además de una variedad amplia de géneros periodísticos. Para Inclán se trataba de “hacer de toda la planta un gran periódico escrito, con música grabada o en vivo, pero siempre dispuestos a truncarla si es necesario para dar paso a la noticia”.

El noticiario

“El periódico del aire, el periódico del aire”, pregonaba un locutor con la cabeza metida en un cubo. Luego, con voz solemne, decía otro: “El periódico del aire, una institución de periodistas al servicio del pueblo cubano”. Así salió al éter este noticiario el 28 de enero de 1948, en homenaje al natalicio de José Martí. Al respecto, el creador de ese noticiario, Guido García Inclán, comentó: “Poco a poco hacemos el bien, pues, como decía Martí, nuestro guía, un periódico debe ser generosidad y no azote”.

Como ferviente seguidor de la obra martiana, Guido hizo suya la máxima: “La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla”. Identificó los espacios informativos de la emisora con los sectores más oprimidos del pueblo. Desde sus inicios, El periódico del aire fue un instrumento de lucha en contra de los desmanes de la República. Por sus micrófonos pasaron voces como Juan Marinello, Eduardo Chibás, Manuel Bisbé, Fidel Castro y Lázaro Peña. Todos ellos enjuiciaron hechos corruptos y criminales de los gobiernos de turno en espacios como La Hora de Ortodoxia.

Estas emisiones fueron suspendidas por el gobierno en más de cien oportunidades y hasta le quitaron la emisora a García Inclán. Después del triunfo revolucionario, le entregaron la dirección otra vez a Guido, y desde la emisora mantenía la posición crítica, no contra la Revolución, sino contra los problemas surgidos dentro de ella. Según el destacado radialista cubano, siempre contó con el apoyo de Fidel y Raúl, quienes lo alentaban y apoyaban. En su editorial se hizo famosa su frase: “Deja que se entere Fidel”.

Legado presente en la COCO

Hoy una nueva generación comprometida mantiene el sello que ha tipificado la emisora por décadas. En su programación está presente la genuina música cubana, la información, el comentario, el editorial, el relevante ejercicio del criterio y la satisfacción de diversas expectativas en los oyentes. La COCO asume también la realidad de estos tiempos en el entorno de la capital como elemento de alta prioridad. Ejemplos de lo anterior son los programas Con la manga al codo y el ya mencionado noticiario El periódico del aire.

Como parte de la programación diseñada por el Sistema Provincial de la Radio habanera en estos tiempos de la COVID-19, la COCO acompaña a su audiencia, llevándole información, música, deportes, comentarios de especialistas y todo el acontecer capitalino. Ha sido un reto la interacción con las nuevas tecnologías, pero se ha logrado llevar al entorno digital la identidad de la emisora. Muchos programas de su parrilla tienen su perfil en Faceboock y se destacan en Twitter.

Después de 72 años, El periódico del aire sigue saliendo a la misma hora con el mismo deber de informar al pueblo capitalino acerca de su realidad. Con ejercicio del criterio busca cada día retratar La Habana. Su calidad se demostró cuando en el Festival de Base del pasado año obtuvo el Gran Premio. Y es que la directora del espacio, Daymara Díaz García, ha bebido de su abuelo Guido García Inclán. Dicen, quienes lo conocieron, que fue un hombre extremadamente sencillo, cordial, humilde, modesto y de gran corazón, siempre dispuesto a tender su mano a quien la necesitara. Le gustaba conversar con los jóvenes periodistas, y explicarles los secretos de la profesión. A ellos dedicó especial atención en los últimos años de su vida.

Daymara Díaz García, con seguridad, es una de esas jóvenes que aprendió los secretos de la profesión de su abuelo, pues hoy mantiene la dirección del noticiario y ejerce la subdirección de Radio COCO, esa a la que tanto se dedicara en vida Guido García Inclán.

 

Los micrófonos de la COCO estuvieron a la disposición de revolucionarios como Fidel Castro.
Colectivo realizador de El periódico del aire en la actualidad.
Colectivo realizador de El periódico del aire en la actualidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × cuatro =

| Newsphere por AF themes.