vie. Ene 17th, 2020

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Fútbol cubano: también con historia

Una obra de Ediciones En Vivo presenta una documentada investigación sobre el devenir de este deporte en Cuba
Fútbol cubano: también con historia

Fútbol cubano: también con historia


La pasión por el balompié en la Mayor de las Antillas se ha acrecentado visiblemente en los últimos años. La amplia difusión de los diferentes sucesos de este deporte en el mundo, gracias al alcance de las nuevas tecnologías de la comunicación, influye sobremanera en el creciente interés de nuestra hinchada. Sin embargo, la historia del fútbol nacional cubano no es para nada despreciable. Hemos tenidos nuestros propios héroes, sacrificios, frutos y momentos de gloria. Esto lo podrán constatar los aficionados con la lectura de un título que publica la editorial En vivo. Se trata de la Historia del futbol en Cuba, texto de Juan A. Lotina Martin y de su hijo Juan Antonio Lotina.

Según escribe el vástago, el profesor Lotina vivió para el futbol. Las palabras de agradecimiento nos dicen que estas páginas son el legado de un hombre que estuvo “en los terrenos de fútbol como jugador, entrenador, dirigente, árbitro y profesor o, sencillamente, espectador.” Ante la desaparición física del autor, es su descendiente quien lleva a término la obra.

¿Habrá una historia del fútbol en Cuba? ¿Será digna de contar y hacer saber? Pues, como demuestra este volumen, la respuesta es afirmativa en ambos casos. Los orígenes de este deporte en la Isla se fechan más o menos en la mitad de la primera década del siglo XX, según los datos que maneja el investigador. Aquí descubriremos los nombres de los primeros clubes, como el Sport Club Hatuey, el Rover Atletic Club o el Club Atlético de Cuba, así como los encuentros inaugurales y torneos. De la mano de los españoles, los verdaderos iniciadores del fútbol en Cuba, vendrá luego la cada vez mayor participación criolla. Tal vez de esas genésicas afinidades con la madre patria es que surgen hoy los tantos seguidores de equipos ibéricos, como el Barça y el Real Madrid.

El libro de los Lotina, padre e hijo, es pródigo en información. Los marcos temporales de la pesquisa quedan establecidos entre los inicios del siglo XX y el 1959. Una sólida investigación avala el devenir de la historia contada, además de brindar un amplio apoyo fotográfico. Noticias como las fechas y lugares de los primeros juegos oficiales, la constitución de clubes y organizaciones futbolísticas, el nombre y equipo de muchos jugadores y sus desempeños, son un material muy apreciable para los interesados en el más universal de los deportes.
Un momento destacable del texto, sin duda alguna, está en el seguimiento del papel de la selección cubana que accediera a la Copa Mundial de Fútbol, en Francia, 1938. El fichaje, juego a juego, de la labor de aquel equipo que hiciera un muy decoroso papel en el magno torneo, es una joya para la memoria deportiva cubana.

Otras piezas de valía, en cuanto al recorrido histórico de este libro, están en las reseñas de los campeonatos nacionales cubanos. Hay profusa información, textual y gráfica, acerca de los equipos y jugadores participantes en los cónclaves criollos. Por igual, el establecimiento del profesionalismo, la creación de nuestras instituciones futbolísticas y las incidencias más importantes del deporte en general, se repasan década por década. Destacan de la misma manera las memorias sobre visitas de relevantes equipos foráneos a Cuba, además de las giras de algunos conjuntos nacionales por tierras extranjeras.

Vale señalar también que se aborda la historia del balompié en algunas provincias destacadas y hasta hay referencias al fútbol femenino cubano. En varios anexos se incluyen fichas biográficas y diferentes datos de jugadores, cronistas deportivos y árbitros. Un espacio importante se dedica a registrar los datos de los juegos amistosos celebrados en Cuba contra equipos extranjeros entre 1925 y 1955. Se consignan, además, los juegos efectuados por equipos cubanos allende los mares; los conjuntos que fueron campeones amateurs y profesionales en torneos criollos hasta 1959; así como los presidentes de la Asociación de Fútbol de Cuba hasta igual fecha. Sin dudas, se trata de un trabajo de investigación muy amplio y aportador.

Es fácil anticipar que este constituye un libro revelador y de útil consulta para los seguidores del deporte de los goles en nuestro país. Las pantallas de papel de Historia del fútbol en Cuba, esperan por ser abiertas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos