envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Jazz para todos los tiempos desde la TV

Consagrados y jóvenes talentos se difunden en varios programas televisuales

El jazz continúa siendo uno de los géneros más interpretados en cualquier lugar del mundo. Sus cultores promueven la innovación artística, la improvisación, las integraciones de las músicas tradicionales y contemporáneas.

La UNESCO declaró el 30 de abril el Día Internacional del Jazz. Este homenaje inspira de manera sistemática a realizadores del audiovisual, quienes visibilizan el arte de noveles y consagrados en varios espacios, de estos forman parte el Canal Clave, Lo bueno no pasa (Cubavisión, lunes, 10:30 a.m.) y Música y más (Educativo, viernes, 8:30 p.m.)

La actualización jazzística se manifiesta en constantes transformaciones y diferentes contextos.

El primer instrumento de factura europea que impresionó en la música cubana fue el piano; más tarde, la flauta danzonera y la trompeta de Lázaro Herrera en el son.

Por eso, los primeros músicos que mezclaron el fraseo del jazz con el de nuestros ritmos fueron los pianistas, quienes cultivan una herencia atesorada por generaciones.

En este sentido descuella entre los nombres esenciales el maestro Chucho Valdés. Él se compenetra con los clásicos cubanos y europeos de todos los tiempos. Su personalidad como pianista y músico integral influye decisivamente en el desarrollo del latin jazz.

Piezas de su autoría: “Misa negra”, “Tierra en trance” y “Yemayá”, demuestran la confluencia de todas las corrientes musicales que nutren el nuevo jazz afrocubano.

“Este maestro busca las raíces ancestrales e incorpora los elementos raigales de la espiritualidad afrocubana en el siglo XXI”, así lo ha reconocido Arturo O´Farril, hijo del renombrado cubano Chico O´Farril, una leyenda del jazz universal.

En nuestro país, los virtuosos del género renuevan esencias al entregarnos la fusión, los valores que nos enriquecen en todos los tiempos.

El maestro Bobby Carcassés constituye otro de los baluartes imprescindibles, a él debemos la idea y el surgimiento del Festival de Jazz en La Habana que cautiva a intérpretes de allende los mares.

Para contribuir a la mejor comprensión, al disfrute de estilos y tendencias se requiere continuar mostrando el rico panorama sonoro de la mayor de las Antillas en los programas musicales. ¿Cómo olvidar que los músicos cubanos de jazz emplearon la tumbadora en sus jam sessions o descargas en los años cuarenta del siglo pasado?

De acuerdo con Leonardo Acosta: “todos conocemos la historia de los inicios del jazz, pero pocas veces la asociamos a hechos como la abolición formal del régimen esclavista en Cuba entre 1880 y 1888 y la emigración masiva de cubanos negros -libres, pero sin trabajo-, a lugares como Nueva Orleans”.

Precisa el destacado ensayista: “No es un hecho casual la inclusión de nombres ingleses y franceses,  y otros de origen español entre los primeros músicos de jazz, y que se incluyera a Cuba entre sus lugares de origen, lo cual es como decir entre sus fuentes nutricias”.

Otros virtuosos ilustres han aportado su talento, profesionalismo e imaginación. A esa pléyade pertenecen los inolvidables Emiliano Salvador y Frank Emilio Flynn, entre otros adelantados que dieron bríos a la cultura musical de nuestro país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × tres =

| Newsphere por AF themes.