23 de mayo de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Palabras, palabras, palabras

Hace pocos días alguien criticó fuertemente la escritura de la palabra presidenta y estuvo largo rato explicando que esa marca de género femenino no era correcta, porque si lo fuera hablaríamos también de: estudianta, salienta, ardienta. Sin embargo, aunque esta generalización podría parecernos cierta, realmente no lo es.
El femenino presidenta sí es correcto.

El femenino presidenta sí es correcto.

La lengua es un organismo vivo y como tal cambia constantemente, por esa razón debemos ser muy cuidadosos y estar muy seguros en el momento de corregir la escritura o pronunciación de una palabra.

Hace pocos días alguien criticó fuertemente la escritura de la palabra presidenta y estuvo largo rato explicando que esa marca de género femenino no era correcta, porque si lo fuera hablaríamos también de: estudianta, salienta, ardienta. Sin embargo, aunque esta generalización podría parecernos cierta, realmente no lo es. El femenino presidenta sí es correcto.

La palabra presidente aparece en el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española con siete acepciones y aclara que la palabra proviene del participio activo de presidir en latín.

El diccionario explica que en la acepción dos que se refiere a la persona que preside un Gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, acto, etc; podemos usar presidente o presidenta. De igual forma, en la acepción tres que se refiere al jefe del Estado normalmente elegido por un plazo fijo, en los regímenes republicanos, también podemos elegir entre el uso del masculino o femenino si la persona que posee el cargo fuera una mujer.

Este diccionario también asegura que en la acepción siete de forma coloquial podemos llamar presidenta a la esposa de un presidente.

Con la palabra asistente sucede algo parecido. En el citado diccionario aparece con catorce acepciones y también proviene del participio activo de asistir en latín.

La palabra asistente puede en español funcionar como adjetivo y como sustantivo y dicho diccionario asegura que en la acepción cuatro puede usarse como masculino o femenino, si el caso lo requiere, porque significa: persona que, en cualquier oficio o función, realiza labores de asistencia.

En las acepciones diez, once, doce, trece y catorce es siempre femenina, porque se refieren a la mujer que sirve como criada en una casa, a la criada seglar que sirve en convento, a la monja que asiste, ayuda y suple a la superiora, a la mujer del antiguo asistente o a la criada que servía en el palacio real a damas, señoras de honor y camaristas que habitaban en él.

En el caso del sintagma nominal asistente social que se define como: persona titulada, cuya profesión es allanar o prevenir dificultades de orden social o personal en casos particulares o a grupos de individuos, por medio de consejo, gestiones, informes, ayuda financiera, sanitaria, moral, etc; también podemos usar el femenino si dicha persona es mujer o el masculino, en caso de que sea hombre.

Es importante también que siempre que tratemos la palabra asistente en informática como: aplicación que guía al usuario inexperto en el manejo de un programa, usemos únicamente el género masculino.

Como hemos podido constatar, la lengua es nuestra, está viva y cambia. Estos cambios la enriquecen y todos, como orgullosos usuarios de ella, debemos estudiarla y protegerla.

error
fb-share-icon

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − seis =