vie. Ene 17th, 2020

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

El derecho de una voz

La vida de la actriz María Valero motivó a la investigadora Josefa Bracero para escribir una conmovedora obra literaria Por Antonio López Sánchez

El derecho de una voz


El libro María Valero. Detrás de un rostro, de una voz, de la editorial En vivo, hace merecida justicia al recordar a una actriz cuya vida fuera intensa, trascendente y abruptamente trunca. Escrito por la incansable Josefa Bracero Torres, el trabajo se suma a los ya plurales estudios hechos por esta autora. Resulta importante subrayar que a la labor de Bracero, periodista, locutora, investigadora y escritora, debemos el rescate y registro de no pocos hitos de la historia de la radio y los medios en Cuba, entre otras temáticas investigadas. Ahora, nuestro acervo de la radiodifusión nacional se enriquece con estas páginas. María Valero… es un texto que aporta importantes elementos sobre la existencia de la renombrada actriz española y, sin discusión y por derecho de amor, también cubana.

Quienes peinan las canas de unas ocho décadas de vida más o menos, quizás recordarán la voz de esta artista. Unos de los sucesos más imperecederos de la historia de los medios de difusión cubanos y luego internacionales, la tuvo en su elenco. María Valero, con el papel de Isabel Cristina del Castillo, fue la protagonista femenina de la emisión príncipe de la archiconocida novela El derecho de nacer, de Félix B. Caignet.

Como bien destaca Bracero, posiblemente estén Caignet y Valero dentro de los más recordados nombres, de los muchos asociados a la novela. A uno, muy elogiado, criticable, aunque a veces en exceso criticado, se le recuerda por la obvia razón de ser el escritor de la obra. La otra, amén de su calidad interpretativa, saltó de la memoria al mito por el trágico fin de su vida, el 26 de noviembre de 1948, en un accidente de tránsito. Justo en esos momentos, el programa alcanzaba altísimas cotas de rating.

Valga señalar, por supuesto, que otras actuaciones de mérito y muy sólidos destaques hubo en la famosa historia radial. En el caso de la Valero, sin desdorar para nada su intervención en el triunfante espacio que encumbrara al circuito CMQ por sobre su eterna rival, la RCH Cadena Azul, la artista tuvo, por supuesto, mucha más vida y labor que aquella que la catapultó a la leyenda.

Justos esos predios son los que se abordan en el texto del libro que reseñamos. Su vida anterior al estrellato, digna por sí sola de una novela, y quizás a veces mucho más dura y violenta que cualquier bucólico personaje radial, se refleja en las páginas de la obra. En bien hilvanada dramaturgia, el volumen hace un amplio paneo a través de la existencia de la actriz. La información se sustenta en una investigación minuciosa y sólida de la prensa de la época y en otras fuentes escritas. Se suman, además, los testimonios de primera mano obtenidos de figuras que conocieron, tuvieron determinadas relaciones de cercanía o simplemente recuerdan sus impresiones sobre la artista. A la luz de la distancia, cobran mayor valor cada día las opiniones de Germán y Sol Pinelli, Enrique Núñez Rodríguez, Marta Jiménez Oropesa o Alberto Luberta, por solo citar algunos.

Son múltiples los pasajes biográficos de María que recorre el volumen. Así sabremos de sus amores, su matrimonio y la luna de miel donde conocerá por vez primera a Cuba. Llegará la guerra civil española, su desempeño como enfermera en campaña en el bando de la República, la victoria fascista y la dura huida al exilio. Después, se repasan sus años en Cuba, la escritura, la llegada a la radio en RCH Cadena Azul y su triunfo desde la Novela del Aire. Finalmente, a través de un contrato muy generoso desde CMQ, una novela dará nuevos significados a la palabra éxito. Así llegará la consumación de la fama, mientras a la vez, como si la vida quisiera superar todo drama novelero, también viajó en una escena imprevista y terrible hacia la muerte.

En el libro se incluyen varios anexos donde se muestran el elenco artístico de la RCH, las audiencias y lugares de preferencia entre algunos de los programas de la época, más un amplio testimonio gráfico y otros datos de interés. Es de agradecer la publicación de una obra como esta que, sin dudas, dejará satisfecho al más exigente de los lectores y será muy útil para cualquier investigador interesado. Las pantallas de papel de María Valero. Detrás de un rostro, de una voz, esperan por ser abiertas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos