mié. Sep 23rd, 2020

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Hortensia Soto: una Estrellita que siempre brilla


Dejó una hermosa huella en la TV cubana por su trabajo en el programa Amigo y sus amiguitos

Hortensia Migdalia Soto Acosta (Bauta, 8 de agosto de 1930) en su adolescencia tomó clases de artes dramáticas con Armando Zapata, de baile, con Gloria País, y de canto, con Josefina Morell.  

En marzo de 1947, cuando cursaba el tercer año de la Escuela Normal de maestros,1 su destino parecía definido. No obstante, su vida cambió el rumbo al descubrir en el periódico Hoy una convocatoria para formar a damitas jóvenes que actuarían en la programación de la 1010, La emisora del pueblo.  

Allí acudió la joven que finalmente tuvo como profesores a dramaturgos y actores como Paco Alfonso, Alfredo Perojo, Ricardo Dantes, Manuel Estanillo, Amador Domínguez y Enrique Alzugaray.

Desde su prueba de actuación al aire, adoptó el nombre artístico de Estrella Palacio,  que con el tiempo devino Estrellita, anulando su identidad real.  

Debuta como actriz en enero de 1948, con la radionovela La sombra de Caín, de Mirta Aguirre, y Las aventuras de Tru cu tú, en la emisora 1010, con un elenco de lujo: Paco Alfonso, Alfredo Perojo, Maruja García y Amador Domínguez. Ambos programas habituales los narró el locutor Manuel Ortega, con quien Hortensia contrajo  matrimonio en 1951.

Cuando el anticomunismo se desata en la cúpula gobernante cubana, esta planta radial fue allanada y clausurada. Entonces, Hortensia volvió su rostro al magisterio y se ganó, en examen de oposición, un aula donde permaneció hasta su jubilación décadas después.2 Con el tiempo, la  actuación y los medios de comunicación se convirtieron en lejanos recuerdos.

El triunfo de la Revolución, en enero de 1959, transformó las esencias de nuestros medios de comunicación y creó nuevas oportunidades. Desde 1960, la televisión comercial devino pública y potenció la información, la formación, la educación y una distracción que buscaba elevar la satisfacción espiritual y el nivel cultural de la población.

Entre los formatos mediáticos utilizados en los contenidos orientados a los niños y los adolescentes estuvieron las teleclases y los proyectos lúdicos que estimulaban la fantasía, la imaginación y el ansia de saber en esas primeras edades.

Las primeras teleclases de la enseñanza primaria se realizaron entre 1960 y 1961, resultado de un proyecto dirigido por el publicista y profesor Raúl Gutiérrez Serrano3, que tuvo como asesora a la famosa pedagoga Dulce María Escalona y a otros  colaboradores iniciales como Ramón Albo, Carlos Valdés Garcita y Hortensia Soto.

Hortensia retorna a la radiodifusión y debuta en la televisión conjugando el ejercicio del magisterio y desempeñando una variante de actuación peculiar.

Imparte clases televisadas. La primera fue un contenido de Matemáticas, correspondiente al 6to grado. En la supuesta aula -tras un ensayo básico y como jugando- sus alumnos reales  se representaron a ellos mismos en una clase transmitida en vivo; desde los estudios del Canal 2,  radicados en las calles 23 y P, en el Vedado habanero.

Condujo un espacio habitual de televisión orientado a los niños. Este formato le brinda una oportunidad sorprendente de enseñar de otra manera a los infantes de Cuba, mientras realiza una actuación muy especial. Cada semana presentaba4 a su interlocutor sui generis-  un títere llamado Amigo, que hablaba, cantaba y bailaba; interpretado por la actriz y locutora Consuelo Vidal -un tema educativo, cultural diferente.5
El escenario privilegiado del programa televisivo Amigo y sus amiguitos,6 escrito por Celia Torriente,7 se prolonga y Hortensia permanece allí 18 años continuos. Caprichosamente, en ese largo intervalo, en los créditos finales del programa nunca apareció su nombre real como actriz protagónica, sino el sobrenombre de Estrellita.

Previsto para estrenarse a fines de 1961, con el título Pionero cubano, en contenidos divididos en dos bloques -martes y jueves- finalmente, se estrena en enero de 1962, el día jueves y recesa en el verano.
Al recurso expresivo de la pareja conductora-títere, se sumaron otros de similar eficacia comunicativa:
Dramatizaciones: Cuentos clásicos,8 leyendas de otros países9 y adaptaciones de cuentos originales de Celia Torriente.

Canciones compuestas por la propia guionista, las cantaba Consuelo Vidal y las musicalizaba Enriqueta Almanza. Ejemplos: “Barquito de papel”, Los tamales de Cachita”, “La vaca egoísta”, “El río San Fernando”, “El son de los niños” y “Panzón de los pequeños”. Bailes y danzas afines al tema.

Entonces, la mayoría de los actores y actrices de primer nivel, que provenían de la televisión comercial consideraban los programas orientados a los niños como un arte menor. Entre los primeros que barrieron con esta  percepción estuvieron los insertados en estos proyectos: Gina Cabrera, Carmen Pujols, Consuelo Vidal, Nilda Collado y Raúl Xiques.

Ulises, fue el primero que manipuló las complejas funciones del títere Amigo;  quien transitaba constantemente de la conversación, a la canción y al baile. Luego, otros –incluso la propia Consuelo Vidal- continuaron creando esa magia.

En estos años fundacionales, los programas televisivos destinados a los niños redimensionaron a la actuación y a otras disciplinas del arte. En reciprocidad, el excelente talento que se sumo a ellos potenció su calidad y optimizó sus propósitos educativos, culturales y comunicativos.

Amigo y sus amiguitos, así como Tía tata cuenta cuentos, permanecieron durante décadas en nuestra pantalla chica dejando una huella profunda en varias hornadas de televidentes.

Hortensia Soto fue una de las tantas maestras que nutrieron nuestra radio y televisión. Aunque para entonces ya había olvidado a Estrellita y solo se sentía maestra, venció su timidez proverbial y asumió esta experiencia enriquecedora.

Tan bien lo hizo en Amigo y sus amiguitos, que se ganó el cariño y la gratitud de muchos cubanos.
¡Cuánto necesitan la televisión y nuestros niños, nuevos proyectos que logren este impacto!

Notas:
1 Donde se formaban entonces los profesores de enseñanza primaria.
2 Impartió clases en la enseñanza regular, entre enero de 1949 y 1986, cuando se jubila.
3 Famoso publicista cubano. Propietario de la agencia OTPLA En 1961 diseñó la investigación para identificar los vocablos más usados en los campos cubanos que nutrieron la Cartilla, usada por los maestros en la Campaña de Alfabetización cubana.
4 La primera fue la actriz y titiritera Carucha Camejo. A Hortensia le sustituyeron, en vacaciones, la locutora Dinorah del Real y Blanquita Contreras.
5 Al culminar cada emisión audiovisual, Hortensia retornaba a sus clases en una escuela primaria capitalina.
6 En 1963, surgió Tía tata cuenta cuentos, proyecto que Celia Torriente simultanea con Amigo y sus amiguitos por 23 años. Cuando culminan ambos, se suicida.  
7 Nieta, por línea materna, de Luisa Martínez Casado. Redactora de mensajes para radio y televisión en publicitaria Sabates. Desde 1960, en el Consolidado de la Publicidad radicado en Radiocentro, devino Jefa de información. Dramaturga con obras laureadas para adultos y niños.   
8 Ejemplos: Las mil y una noches, Blanca nieves y La sirenita.

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos