lun. Ene 20th, 2020

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Julio Pulido: Un realizador que ha cumplido sus sueños


Aquel muchacho que hace mucho tiempo decidiera abandonar la enseñanza tecnológica para estudiar Historia del Arte ha recibido el Premio Nacional de Televisión del año 2014.

Se trata del tantas veces laureado director Julio Pulido,a quien la teleaudiencia le debe programas tan memorables como el exquisito Proposiciones, el instructivo 9550, el popular Sabadazo, y una nutrida nómina de espacios en los que durante más de medio siglo ha dejado su marca como hacedor de espectáculos televisivos.

 Esa vocación por lo espectacular también le ha propiciado dirigir las transmisiones para la Televisión Cubana de eventos deportivos tan grandiosos como los Juegos Panamericanos de Mar del Plata, Río de Janeiro y Guadalajara, además de las Olimpíadas celebradas en Grecia, Beijing y Londres.

 Al igual que toda trayectoria tan extensa como intensa, la de Julio Pulido tuvo un punto de partida. ¿Cuáles fueron esos primeros pasos?

 Yo empecé en la Televisión cuando sólo se hacía programación en vivo, y en ella me desempeñé como auxiliar y a aprender a hacer cámaras en el deporte. Gracias a esas experiencias que nunca voy a olvidar fui ganando poco a poco el oficio necesario para más tarde desarrollarme como director. Recuerdo que en el primer programa que hice -para evaluarme además- estuvieron figuras tan significativas como Omara Portuondo, Fernando Álvarez, Pacho Alonso, el Ballet de la Televisión Cubana y el actor Alden Knight, que puso la voz en off que se escuchaba. Pienso que haber contado con el talento de todos ellos me ayudó a salir bien de aquella primera prueba.

 ¿Y después?

Después hice un ciclo del espacio infantil Tiempo que contar, donde participaban personalidades de diferentes disciplinas, tanto culturales como deportivas, como Argeliers León, María Caridad Colón, Silvio Rodríguez. Esas fueron experiencias y posibilidades que siempre recordaré y agradeceré muchísimo, porque me fueron preparando en mi profesión.

 Julio Pulido se ha jubilado, pero como retirarse no forma parte de sus proyectos asumo que le queda aún mucho por hacer delante del switcher. El ameno programa Entre amigos es prueba de ello.

Claro que me mantengo al tanto del programa, que es como mantener activado mi espíritu. Por eso continúo organizando  ciertos eventos y espectáculos del Ministerio de Cultura, el Instituto de la Música… En fin, trato de no desentenderme del trabajo que creo saber hacer, porque sería desentenderme de la vida.

Para alguien que ha recibido tantos reconocimientos como director -incluso un Coral por el programa Proposiciones en un Festival del Nuevo Cine Latinoamericano- ¿qué significación tiene este Premio Nacional de Televisión?

Siempre uno trabaja sin pensar en los posibles premios, o en todo caso piensa en el premio más grande de todos, que es complacer a quienes vean los programas que hago. Por eso pienso que he tenido mucha suerte, porque algunos de mis programas han gustado a los televidentes y hasta cierto punto han marcado una época dentro de la historia de nuestra televisión. Pero debo decir que, aunque uno no se ponga nunca en la lista de los Premios Nacionales de Televisión, me hace un poco más feliz que los compañeros de trabajo y los directivos del ICRT reconozcan la labor realizada durante tanto tiempo. He llegado a una edad donde, haciendo un recuento, creo haber cumplido mis expectativas y mis sueños como realizador, como creador, como hombre del medio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos