sáb. Ene 18th, 2020

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Las audiencias españolas de La corte suprema del arte


El programa tuvo seguidores en Europa incluso en el transcurso de la Guerra Civil en España

En 2022 la radio cubana cumplirá un siglo de intensas, activas e impactantes operaciones. En tanto tiempo, muchas de sus prácticas -e incluso sus hitos- se han perdido, siendo hoy desconocidos por las generaciones sucesivas.  

 

El significativo hecho que recordamos a continuación precisa apuntar algunos datos históricos:

El primero de diciembre de 1937, CMQ Radio estrena La corte suprema del arte, versátil concurso de talento artístico cuyas estrategias mercantiles-simbólicas le convirtieron en el segundo1 fenómeno comunicativo de la Industria Cultural nacional.

Por más de seis años, entre lunes y sábado, tuvo diversas modalidades, hasta replicarse en otras radioemisoras2 y llegar a la  televisión fundacional de los años 50 pasados.

En 1943, la familia Mestre Espinosa compra a Ángel Cambó y a Miguel Gabriel, la mitad de las acciones de CMQ Radio y fortalece su tecnología. Aunque la percepción generalizada les atribuye a ellos su expansión tecnológica, ya desde 1939 esta planta poseía dos frecuencias de onda corta (8830 Kcs. y 977 Kcs.) que rebasaban con creces al continente americano.

Desde 1936, la mal llamada Guerra Civil española dividió al país y a disímiles actores sociales foráneos en dos bandos: las fuerzas progresistas de izquierda, que respaldaban a La República, y los fascistas internos y externos unidos para aplastar a cualquier costo esta insurrección popular.

La carta del 3 de abril3 de 1938 recibida por José Antonio Alonso Aday, inspirador, conductor y director general del proyecto radial y teatral, da fe de ello:

Calle Hermanos Álvarez, 2. (Teléfono: 40140)

Si esta carta llega a su destino, le producirá una gran sorpresa saber que unos periodistas madrileños desde una redacción emplazada a mil metros de las trincheras, se dedican a escuchar las emisiones de La corte suprema del arte; mezclándose las canciones de Elsa Valladares o el tañido de la graciosa campana de los que desafinan; con el retumbar de los cañones que a veces  envían nuestros enemigos.

Así es, todas las noches, después de nuestro diario trabajo, nos quedamos unos cuantos compañeros a escuchar a La Habana y celebrar las ocurrencias felices de Ud., con los candidatos al premio diario. Muchas veces nos retiramos a seis de la mañana. -Cerca de la una de la una de la madrugada de ustedes- .

He querido con estas líneas enviarles a ustedes y a sus artistas, el saludo más cariñoso de unos periodistas republicanos que luchan por su libertad desde hace cerca de dos años. Nos complace advertir que la mayoría de las canciones que escuchamos en esa estación son las mismas que en España oímos en nuestros teatros y emisoras.

Si esta carta llega a Ud., le agradeceremos nos acuse recibo. Nosotros los esperaremos concretamente en las emisiones entre el primero y el cinco de mayo, fecha que creemos suficiente para llegar a su destino.

Mientras tanto, me ofrezco suyo afectísimo, amigo a distancia.

José M. Arroyo.

Viva la República democrática española.

Viva la República de Cuba.

Salud.

P.D. Las emisiones llegan a Madrid del modo más perfecto. Muchas veces tenemos que quitar potencia al receptor porque la vecindad protestaría o pensaría que habría un combate. En este momento comienza la emisión de hoy, voy a oírla.4

La emotividad, patriotismo e identidad iberoamericana latente en esta carta escrita hace 80 años, pervive como el ejemplo de la hermosa historia de la solidaridad cubana en este conflicto:

Cientos de cubanos combatieron en España para defender el sueño republicano. Entre tantos, el periodista Pablo de la Torriente Brau dio su vida en suelo español.

Innumerables coterráneos nuestros colaboraron anónimamente desde los comités cubanos que recogían donaciones y movilizaban la opinión pública.

Para la historia queda la delegación cubana5 que asistió al Congreso en defensa de la cultura y contra el fascismo, celebrado en Valencia durante 1937. 

Este no fue un reporte más de audiencia. El hecho de que uno de nuestros programas radiales alentara a quienes luchaban allá, constituye un suceso peculiar de nuestra historiografía radial y de los vínculos entre Cuba y lo mejor de España.

Aun hoy, la historia de  nuestra radiodifusión sigue dando sorpresas. 

 

Notas y referencias:

1   El primero fue el estreno de la primera versión habanera de Las aventuras de Chan Li Po, autoría de Félix Caignet, por Radiodifusión O Shea, emitido durante ese propio año.

2 Ejemplos: RHC, Cadena Azul y Radio Mambí.

3 Mes del sitio fascista la Madrid.

4 Publicado en periódico Patria, sito en Amistad 75 (Centro Habana).

Presidente: Dr. Ramón Grau San Martín, entre 1944 y 1948 presidente de la República.

Vicepresidente: Francisco Prieto, Secretario: Carlos Cruz Valdés Montiel, Tesorero: Pablo Beola. Vocales: Rubén de león García, Rodolfo Méndez Peñalver, Carlos Alsugaray, Armando García Santiago y Carlos Cruz. Jr. 

5 Nicolás Guillen Batista: Desde los años sesenta nuestro denominado Poeta Nacional; Alejo Carpentier Valmont, Premio Miguel de Cervantes de Literatura en 1978; Juan Marinello Vidaurreta, militante del Partido Comunista; Félix Pita Rodríguez y Leonardo Sánchez.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos