mié. Sep 23rd, 2020

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Los retos a los que nos enfrentamos.


Versión de las palabras pronunciadas por Danilo Sirio, Presidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión, en la reunión de balance del trabajo de la institución durante el año 2009

Copia_de_Picture_002


Durante dos días, en sesiones por comisiones de trabajo y en plenaria, evaluamos y analizamos críticamente el cumplimiento de los objetivos de trabajo del Instituto Cubano de Radio y Televisión para el año 2009.

El 2009 fue un año muy difícil, caracterizado por el esfuerzo de nuestros trabajadores, quienes supieron hacer frente a dificultades y carencias materiales como la obsolescencia y deterioro del equipamiento tecnológico, el estado deplorable de algunas áreas de la infraestructura de producción, el déficit y mal estado del transporte,  así como a la falta de insumos, para mantener un digno nivel en las funciones básicas de la radio y la televisión: la información, la educación, la promoción cultural y el entretenimiento de la población, con el fin máximo de contribuir a dimensionar cultural e ideológicamente el desarrollo de la sociedad cubana.

A pesar de los esfuerzos, los resultados pudieron ser superiores, especialmente en la calidad de la programación, donde no se explotaron las potencialidades creativas y no se emplearon de la mejor forma los recursos disponibles.

Refiriéndose a la labor del ICRT el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros expresó: “Hay que salvar todo lo que se pueda salvar, pero ajustándonos a las condiciones actuales. Hay muchas exquisiteces que no podemos mantenerlas hoy. Tenemos que ver como se trabaja con lo que hay y se le pueda dar al ICRT. Hay que ajustarse bien los pantalones, llenos de coraje y con mucha dignidad”.

Ante estas indicaciones se hace necesario elaborar y ejecutar las acciones necesarias para encarar los problemas a resolver en nuestro Instituto. Aún con escasos recursos, todo lo que hagamos debe conducir al incremento de la calidad de la programación.

La eficiencia de nuestra labor debe partir de una mejor definición de nuestras prioridades, una rigurosa  planificación y organización, consagración de los cuadros y trabajadores, sumados a una mayor  racionalidad en el empleo de los recursos humanos, financieros y materiales.

Nuestras prioridades de programación deben dar prioridad a los programas informativos, potenciando la emisión de productos nacionales, incluso en las reposiciones.

Por otra parte la música cubana se mantendrá jerarquizada y exigiremos que en los telecentros provinciales y  municipales, como lo es en la Radio, toda la programación sea de producción nacional.

Cada uno de nuestros productos debe reflejar las proyecciones del Documento Conjunto MINCULT-ICRT acerca del enfoque mediático de las necesidades presentes de nuestra sociedad, en materia de información, educación, cultura y entretenimiento.

En este empeño, las emisoras de radio y TV nacionales, los servicios informativos de ambos medios a todos los niveles, Radio Habana Cuba y Cubavisión Internacional, recibirán en primera instancia la atención y los recursos, asignados, seguidas por las emisoras radiales y telecentros provinciales, y los estudios de radio y corresponsalías de TV municipales, en todos los casos puntualizaremos las  prioridades de las áreas tecnológicas, para decidir las inversiones de equipamiento e insumos.

De igual forma continuaremos trabajando en los estudios para el proceso del tránsito de la tecnología analógica a la digital,  capacitacitando al personal que tenga participación en la aplicación de este trascendental cambio tecnológico.

En lo adelante concentraremos los recursos disponibles y su uso eficiente con el objetivo de mejorar la calidad de la programación de la radio y la televisión, buscando elevar los ingresos en productos nuevos y tradicionales, sustituyendo importaciones y disminuyendo gastos.

Asimismo, se elevará el control del gasto de recursos materiales y financieros; se rectificará la demanda de fuerza de trabajo calificada, vinculando el pago y el salario con los resultados del trabajo,  así como la aplicación de nuevas formas de categorización.

 

 

 

Para ello se hace necesario elaborar planes de producción anuales, fijando y aprobando los gastos financieros y materiales en que se incurrirán, a partir del costo de cada producción-programa y disminuir la actividad improductiva, pasando al sector empresarial toda actividad presupuestada que resista sostenerse y desarrollarse a partir de su gestión, y otras medidas que reduzcan el uso de portadores energéticos, materiales, subvenciones y gratuidades.

No se trata de cambiar por cambiar, sino de hacer lo que realmente necesitemos para que la radio y la televisión continúen avanzando en las condiciones actuales, tratando de salvar todo lo que se pueda salvar y sin renunciar a la batalla que libramos para mejorar cada día la calidad de la programación.

Ello conlleva un proceso político de información y compromiso en los colectivos laborales, así como de divulgación en el seno de las instituciones culturales, dada la convergencia de intencionalidad y misiones, y la elevada contribución que ellas brindan al  cumplimiento de las funciones de nuestros medios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos