vie. Sep 18th, 2020

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Un mundo de visiones para la vida cotidiana


Multivisión, el canal más joven de la televisión nacional, propuesta de entretenimiento educativo y recreativo.

Por Amelia Duarte de la Rosa

Hace dos años Multivisión (MV) —el canal más joven de la televisión nacional— salió al aire con una concepción de 24 horas que introdujo, con la alta definición de la imagen digital, una parrilla de programación provista de espacios de diversas televisoras del mundo. Esta nueva propuesta de entretenimiento educativo y recreativo para la población se unió a la centralidad que históricamente ha privilegiado al medio audiovisual en los hogares y la favorable progresión experimentada por la televisión en los últimos años con el afianzamiento de dos canales educativos que complementaban, con renovadas apariencias, a los tradicionales Cubavisión y Tele Rebelde.

Bajo el slogan “Miradas al Universo”, la programación de MV, compuesta por materiales de Telesur, TV China, Venezolana de TV, Televisión Española, DW-TV Alemana, canales Discovery y Nacional Geographic, con derecho de transmisión gratuita,  se concibió a partir de un estudio realizado por el Centro de Investigaciones Sociales del ICRT donde se analizaron las necesidades de los distintos grupos sociales en cuanto a los gustos y hábitos de vida.

De esta manera, el canal comenzó a televisar una pluralidad de materiales grabados en función de potenciar, desde los distintos géneros: cinematográficos, infantiles, didácticos, documentales, novelas y series, los patrones de interacción familiar.

El gusto del público evolucionó rápidamente a pesar de no poder disfrutar de la señal completa que, a falta de un transmisor propio, aún llega a muchos lugares del país compartida con los telecentros locales. Este problema encontró una solución con la llegada del verano, al menos para la capital y Santiago de Cuba se establecieron frecuencias de entrada única al telerreceptor, lo cual conllevó, además, al cambio del sistema de transmisión de ocho horas de estreno y tres de retransmisiones al de doce por dos.

Según explica su directora Mileidis Fundora, el joven colectivo de MV conforma la parrilla de programación tratando de que cada espacio tenga una caracterización con la que el televidente pueda identificar los horarios y los géneros, “por ejemplo, lunes, miércoles y viernes tenemos Cinevisión, donde se televisan dramas; en cambio, martes y jueves, se priorizan las películas del ayer. Los fines de semana ponemos filmes de acción y terror, mientras en el espacio de la mañana se mantienen las comedias”.

Aunque el canal requiere mayor cantidad de materiales que se alcen como genuinos exponentes de las culturas y el quehacer de diversas partes del mundo, Fundora releva que el proceso lleva tiempo, “falta mucho por buscar pero no tenemos el derecho de transmisión gratuita de todos los canales, actualmente estamos firmando algunos convenios para poder lograr el balance que buscamos y que sea realmente como dice el slogan.”

“Ahora, durante el verano, hemos intentado tener un equilibrio en la programación porque generalmente hay un solo televisor por familia y no queremos enfrentar a los mismos públicos. Pretendemos también incluir programas cubanos que ya hemos puesto alguna vez, pero sucede que el sistema en el que produce la televisón cubana es analógico y el canal es netamente digital, eso lleva un proceso de conversión donde la imagen pierde resolución y nitidez.”

En cuanto a la inclusión de programas en vivo, asegura que la concepción del canal no la incluye, tampoco cuentan con estudios, ni cámaras. No obstante, sí se han potenciado, en el referente visual, espacios de promoción altamente llamativos, realizados por un grupo de diseñadores dirigidos por Osmel Lorenzo, y cuya música creó Lucía Huergo.

“Sabemos que estos espacios han impactado muchísimo. Nos apoyamos constantemente en el Centro de Investigaciones Sociales del ICRT para evaluar los niveles de audiencia  y  las cosas que nos faltan. Todavía estamos en pañales y nos queda mucho por hacer.”

Sin embargo, a pesar de las muchas necesidades es cierto que a solo un año de salir al aire MV goza de la total aceptación de la teleaudiencia y disfruta de los más variados instrumentos de reproducción de las prácticas sociales mundiales. En reconocimiento de la igualdad en las diferencias, el canal da cabida a las imágenes de la globalización, la identidad latinoamericana y las formas en que cotidianamente ejercemos los modos de vida rectores de nuestra existencia.

Se trata, por tanto, de establecer los flujos culturales que fomenten la recepción hacia el conocimiento productivo, de generar mecanismos de empatía e identificación con la dimensión popular, cotidiana, dramática, lúdica, científica y festiva de las distintas realidades sociales y geográficas. Gracias a MV sabemos que a cualquier hora, al encender el televisor, existe una opción interesante que nos puede cambiar el día.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos