vie. Sep 18th, 2020

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

TeleSUR: la información en cuadro apretado

Valoraciones sobre la imprescindible plataforma comunicacional e integracionista con la cual siempre Cuba ha contribuido

Con frecuencia he retomado a través de los años la lectura del texto “Nuestra América”, ese visionario y, por serlo, tan vigente ensayo en el que José Martí alerta a los pueblos de este continente sobre la necesidad de darse prisa en conocerse “como quienes van a pelear juntos”, en defensa de su identidad y su soberanía. Esos sagrados principios han sido tantas veces conculcados por el soberbio vecino norteño en el afán de hacer prevalecer su hegemonía, no solo desde el punto de vista político y económico, sino también en los ámbitos ideológico y cultural.

Para encarar con las armas del juicio “que vencen a las otras”, el propósito imperial de acallar los más autóctonos valores, los legítimos intereses y las auténticas voces “nuestroamericanas”, y librar una apremiante batalla contra la manipulación mediática de las transnacionales de la información –o más bien de la desinformación– surgió hace 15 años TeleSUR como una imprescindible y democrática trinchera de ideas al servicio de la verdad.

Fundada el 24 de julio de 2005, por iniciativa de los inmortales líderes Fidel Castro y Hugo Chávez –y coincidiendo con la fecha del natalicio del Libertador Simón Bolívar– la Señal Informativa de América Latina y el Caribe se erigió desde sus comienzos como una imprescindible plataforma comunicacional e integracionista, con la cual siempre Cuba ha contribuido.

Tiene nuestro país renovados motivos para celebrar este aniversario de TeleSUR, en tanto su señal televisiva ya se recibe durante las 24 horas todos los días de la semana, para beneplácito de la teleaudiencia cubana. Yo, por mi parte, he tenido motivos para evocar e invocar el ensayo martiano “Nuestra América”, porque hace tres lustros y gracias a TeleSUR la información de la realidad continental marcha “en cuadro apretado, como la plata en las raíces de Los Andes”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos