envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Aventura A Buena Hora: cuando tú puedes ser el protagonista

Son sus vivencias las que se “roban el show” en el dial, y es la mejor manera de hacer sentir que la radio es solo el canal para que la vida se comparta

¿Te animas a visitar un lugar diferente cada domingo y descubrir secretos, anécdotas, curiosidades? ¿Crees que puedas hacerlo a través de la radio? La magia radial es la clave. Claro que se aprecia mejor lo que se cuenta si lo vemos en imágenes o en videos, pero no cabe duda que la radio siempre ha tenido la virtud de hacer volar la imaginación, de permitir que los límites se trasgredan y que todos, de cualquier edad y lugar de residencia, se sientan parte de la experiencia.

A Buena Hora, el programa de Radio Taino fundado en 1994 y devenido proyecto cultural, ofrece esa posibilidad en la única emisión de la semana que no realiza en vivo. Poco menos de diez años atrás, surgió la idea y era otra la manera. Se daban cita en el Club 23 las personas que tendrían un tema como denominador común para contar sus vivencias, pero al director fundador del espacio le quedaba mucho más por ofrecer.

Poco a poco, entonces, la llamada Aventura A Buena Hora fue convirtiéndose en esa oportunidad de trasladarse a cualquier lugar, en busca de los relatos que habitualmente no se cuentan en la radio. Así, el colectivo puede  visitar un hotel, una escuela, una fabrica, un museo, el zoológico, una sala de teatro, una emisora, un estudio musical, una galería de arte, un set de filmación, una obra en construcción…en cada rincón podemos encontrar las historias más diversas.

Desde el punto de vista técnico, se utilizaba lo básico, lo necesario para grabar las entrevistas. Luego, en el proceso de posproducción, se editaba lo obtenido y se agregaba música a petición de los participantes en muchos casos. Sin embargo, y justamente como resultado de una experiencia aventurera, ha cambiado la manera de hacer. Si de manera inesperada, en plena grabación en el Palacio del Segundo Cabo, se cortó el fluido eléctrico y solo quedaban dos días para editar el programa y radiarlo, no quedó otra opción que aprovechar el teléfono celular para continuar la grabación. Ante cualquier eventualidad que impida trasladar los equipos hacia el lugar elegido, el colectivo no se amilana y, evitando así la retransmisión de una Aventura A Buena Hora, acude a esa variante.

Lo importante es que, manteniendo una audiencia fiel y seduciendo a quien escucha el programa por primera vez un domingo, el objetivo es ofrecerle lo que en una tarde de ese día le gustaría escuchar de ese lugar. Los protagonistas trabajan o viven en esos lugares. Son sus vivencias las que se “roban el show” en el dial, y es la mejor manera de hacer sentir que la radio es solo el canal para que la vida se comparta.

¿Por qué no enterarnos de que una bailarina en plena función ante el público perdió un zapato y tuvo que innovar en el resto de la coreografía? ¿Y si nos cuenta un chef que cambió la receta de un plato a petición de un cliente y luego se incluyo en el menú? ¿Quién no quiere saber todo lo que sucede mientras se filma una película o se ensaya una obra de teatro? ¿Acaso muchos sabía que en el Museo Napoleónico se atesoran piezas únicas de Napoleón Bonaparte?

La curiosidad se estimula cada domingo, de 2:00 a 4:00 de la tarde en la FM de Cuba, con la Aventura A Buena Hora.

La Casa de artes y tradiciones chinas.
: Antiguo Cine Pionero, futuro Teatro Roberto Blanco.
Una Aventura A Buena Hora en el Instituto de Neurología.
El Museo Napoleónico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 1 =

| Newsphere por AF themes.