envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

El Cirquito CMQ (II)

El 12 de marzo de 1948 se inaugura el emporio de comunicación que concentró Goar Mestre en La Habana

Goar Mestre ya estaba graduado desde 1932, tenía un bagaje técnico muy favorable y mucha visión de los negocios y los proyectos. Desde 1942 era representante exclusivo de la Bestov Productus Inc, fabricante de chocolate Kesto. También contaba con la agencia publicitaria Mestre y Compañía, conocida más tarde como Mestre, Conill y Compañía.

La vinculación con la radiodifusión se debe a que Kresto patrocinaba algunos programas, como Gane Kresto y La bolsa del saber, en la emisora más importante de su tiempo la RHC Cadena Azul. A su vez, alquilaba espacio en la CMQ.

Ya desde 1943 se enrola como asociado con los dueños de la CMQ de Monte y Prado con Ángel Cambó y Miguel Gabriel. Casi al regresar de un viaje de Estados Unidos, trae la noticia de las inversiones que harían en la CMQ como una Cadena nacional.

Al hacerse accionista de la CMQ comienza a destronar a la RHC Cadena Azul. Todo ello con ayuda de empresarios nacionales y extranjeros.

Entonces compra los terrenos de L y 23, donde el 3 de marzo de 1946 ponen la primera piedra del futuro Radiocentro. Había el concepto de que una empresa televisiva de ese tipo debía hacerse con todas las condiciones.

Por eso prepararon un edificio contiguo a Radiocentro que serían los estudios de la televisión por la calle M, al fondo, que ya en 1951 estaría listo.

Y es el 12 de marzo de 1948 cuando se inaugure, a un costo de tres millones de pesos. Aquello fue un verdadero acontecimiento nacional. El edificio contaba con un aire acondicionado de 180 toneladas, primero en recibir el aire por una planta central.

Ya para 1950 destrona a Ángel Cambo, le compra sus acciones por un millón de pesos, así comienza la historia del Circuito CMQ, S.A., que contenía a Radio Reloj, CMBF, la onda musical de CMQ. Por supuesto que ya tenía previsto la implantación del monopolio de la radio y la televisión, junto a Luis Augusto Abel.

Fue la primera edificación de estilo moderno que tuvo mucha incidencia urbanística como centro de gravedad y símbolo de la “zona de rosa” de la capital. El edificio contaba con oficinas, emisoras de radio, el cine Radiocentro, actividades de uso público. Cambiaban su disposición de acuerdo con cada actividad.

Aunque ahora no nos parezca muy novedoso, en su momento fue un verdadero suceso. Facilitó el lanzamiento popular del lenguaje moderno de edificación que a parir de ese momento se reiteraría hasta la saciedad.

Los proyectos de la televisión fueron realizados en silencio, en ese ínterin visita en México al emporio de su amigo Emilio Azcárraga y hace contactos con la NBC, de Estados Unidos.

Finalmente logran sacar el Canal 6, una verdadera marca nacional, el estreno fue el 12 de marzo de 1951 como CMQ Televisión Radiocentro. Este año se está celebrando el aniversario 65 de ese acontecimiento. La bendición fue hecha por el cardenal Manuel Arteaga. En la inauguración estuvo el vicepresidente de la NBC, Mr. John W. Royal, ministros del gobierno y altas personalidades.

Lo primero difundido fue un cuento inglés adaptado por Marcos Behmaras y protagonizado Alejandro Lugo y Ana Sainz. El narrador era Manolo Ortega. Germán Pinelli fue parte del equipo. El primer estudio utilizado fue el 14 B, ahora al lado de la barbería, allí comenzó a trasmitirse el béisbol, la pasión nacional. Los equipos procedían de la RCA Víctor. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte + 15 =

| Newsphere por AF themes.