envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Feliz día para el público más agradecido

Este primero de junio celebramos el Día Internacional de la Infancia y a propósito de la fecha ofrecemos detalles sobre algunos programas en transmisión para el público infantil

Día Internacional de la Infancia

El primer día de junio es el Día Internacional de la Infancia, sector poblacional especialmente necesitado de una programación diversificada en tiempos de Covid-19, que les permita permanecer en casa.

Espacios como Toqui y La sombrilla amarilla hoy son repuestos por la televisión cubana. De igual modo los pequeños tienen a su disposición la versión de Alegrías de sobremesa en forma de animados, como una manera de acercar al público infantil a la pequeña pantalla. Surgen, además, rostros más recientes como el de Dora la exploradora y otros que se preparan para ser conocidos próximamente en el vasto imaginario infantil cubano.

La programación dedicada a este público, además de su rol informativo y educativo, tiene que atraer, ya sea a través del color, la escenografía o la ambientación. Alrededor de los mensajes debe erigirse el valor sorpresa para que el infante cree una relación empática con lo que se cuenta. Por ello, es tan importante el elemento creativo como sustento del universo comunicativo.

En tiempos de tanta mediatización de la información, de lo cual la programación infantil no queda exenta, es necesario incentivar —tanto en la radio como en la televisión— concursos de interpretación y creación de temas para niños, así como la inserción de más espacios dramatizados dentro de la programación habitual, desde los cuales la voz de los pequeños cuente acerca de sus sueños, aspiraciones y hasta sus inquietudes.

Por otra parte, los adultos encargados de escribir para ellos, alejados de cualquier tentativa de falsa edulcoración —a la hora de introducir los temas infantiles— deben hacerlo desde el respeto hacia la inteligencia de unos inquietos espectadores, que sobre todo están dispuestos a aprender.

Se trata de un público difícil y diverso, pero sumamente agradecido, capaz de tararear aquellas canciones que conocieron sus padres en el programa Amigo y sus amiguitos acompañados por el grupo Los Yoyo. Hablamos de Juan me tiene sin cuidado, Barquito de papel o los Dos gaticos, por solo citar algunos temas. Ese público se merece la mejor programación que podamos ofrecerle desde el talento y entrega de cada profesional que de vida a un producto comunicativo para quienes verdaderamente saben querer.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce − siete =

| Newsphere por AF themes.