envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Homenaje a Luberta en Radio Progreso

Los trabajadores de Radio Progreso rindieron homenaje póstumo a Alberto Luberta en el aniversario 90 de su nacimiento

Alberto Luberta

Dibujar una sonrisa en rostro ajeno, es para el humorista, el mayor placer del mundo

   Alberto Luberta

Organizado por la emisora Radio Progreso tuvo lugar un sentido homenaje al escritor radial Alberto Luberta Noy por los 90 años de su natalicio, a conmemorarse este 27 de septiembre.

Presentes en la cita estuvieron sus compañeros de la radio, familia e integrantes del colectivo Alegrías de sobremesa, entre ellos, Hilario Peña, Jorge Luis Herrera, Juan Luis Alfonso y Ángel Larramendi.

El encuentro tuvo lugar en el estudio Benny Moré de mencionada planta radial, donde primaron los deseos de preservar viva la memoria de ese grande de la radio. Impregnado del sabor cubano que Luberta sabía poner en cada uno de sus libretos se contaron anécdotas y testimonios que provocaron aplausos y sonrisas, en cada uno de los asistentes porque, como se expuso allí, a Luberta hay que recordarlo con alegría.

De ahí que Jorge Luis Herrera narrara las travesuras de Luberta e hiciera cuentos que le permitieron a Hilario afirmar experiencias similares a su llegada al programa, lo cual le ayudó a sentirse parte del colectivo fundador.

Alicia, una de las hijas del primer matrimonio de Luberta, relató cómo la vida le ha dado la oportunidad de conocer el cariño que siente el público por su padre, y cómo llegó a sus manos una cinta necesitada por el maestro para su máquina de escribir.

Hombre comprometido

Identificado con el proceso social, Luberta formó parte del M-26-7 integrando una de sus células e identificándose con las ideas de la Generación del Centenario.

Fungió además como dirigente sindical y al decir de Lesme La Rosa, director de programas , “es un paradigma intelectual comprometido completamente con la Revolución, llevaba en su bolsillo izquierdo el concepto de Revolución y lo aplicaba, como si en su corazón estuvieran latiendo las palabras del Comandante en Jefe”.

Cuando se produjo el incendio en Radio Progreso fue uno de los primeros en llegar como expresión del sentido de pertenencia y amor hacia la institución.

Ángel Larramendi, agradecido de haber trabajado junto a él desde 1963 hasta que se jubiló, reconoció: “Luberta era un compañero que cuando te hacía un señalamiento tú tenías que oírlo y ejecutarlo, porque era una persona que hablaba de frente”.

Cronista a través del guion radial

 Para quien ha escrito guiones radiales es fácil entender la grandeza de Alberto Luberta. Crear un guion humorístico diario por más de 50 años y hacer que el programa se mantuviera en la preferencia de la familia, lo convierte en parte de la historia de la radio cubana.

Esta redactora confiesa que cientos de veces se preguntó cómo podía Luberta lograr tal hazaña y escuchando a los presentes ratificó la respuesta: Talento, disciplina, entrega, sentido de pertenencia y respeto por su público.  Su Premio Nacional de Humorismo y el Premio Nacional de Radio lo corroboran.

Luberta era un cronista de la sociedad cubana y convirtió el programa Alegrías de sobremesa en nuestra Cuba, la gente de pueblo se sintió reflejado en sus personajes y esperó mediodía tras mediodía o noche tras noche para escuchar a través de La Onda de la Alegría: “Aquí Radio Progreso, presentando Alegrías de sobremesa”.

La preocupación y el compañerismo con las orquestas que asistían al estudio también se recordó en el encuentro. Formaron parte del programa humorístico agrupaciones insignes en Cuba como Ng la Banda, Pupy y los que Son Son, Pachy Naranjo, Maravillas de Florida, Los Karachy y la Aragón, reconocida como la orquesta de casa.

De igual modo, otros espacios también salieron de la máquina de escribir del maestro. Tríos en la noche y Fiesta a las nueve son algunos de ellos. Fue un escritor fundamentalmente radial, aunque también lo hizo para la pantalla chica, De repente en TV (para Rosita Fornés), En familia con Alfredo, entre otros proyectos.

Proyectos que lo harán perdurar

 Caridad Martínez, Premio Nacional de Radio, agradeció en nombre de la familia, el excelente trabajo de conservación y preservación del patrimonio que se realiza con la obra creativa de su esposo en la emisora de la familia cubana.

De la misma forma reconoció el quehacer de Liuvar Losada, responsable de los animados Qué Gente, que se transmiten por el Canal Habana.

Caridad expresó que ese es el mejor homenaje a Alegrías y a Luberta, porque ha demostrado que el programa puede verse en otros formatos y hasta los niños han pedido su grabación en una memoria.

Su compañera de vida por 48 años, anunció que en estos momentos se encuentra enfrascada en la realización de un proyecto literario, surgido a partir del interés del Centro Promotor del Humor por preservar la memoria del célebre escritor y director de radio. El libro con el nombre de Quien bien te quiere — en homenaje al programa de Luberta Quien bien te quiere te hará reír — contará con las secciones Qué gente caballero y Llegó el momento de reír.

El texto recopilará además criterios de personalidades conocedoras de la obra humorística del homenajeado, así como guiones de Alegrías y fotos ilustrativas.

Otro de los proyectos que harán perdurar la figura de Alberto y su programa más representativo es la tesis de la estudiante de periodismo Ailin Rodríguez, quien explica que ya se encuentra en fase de culminación y pretende presentarla en ese estudio en enero próximo, como homenaje a la figura que enarbola y al centenario de la radio.

En el lugar del encuentro se inauguró una galería de caricaturas de grandes figuras de la cultura cubana, en la que se encuentran artistas que dieron vida a personajes creados por el genial guionista.

Alberto y su cubanía ya trascienden

Han pasado cuatro años de su partida física, pero como bien se expresaron los asistentes a la cita: “Luberta está conmigo”, “Luberta vive, está vivo Luberta”, ¡“Ashé pa´ Luberta”!

Las frases de sus personajes en Alegrías de sobremesa lo mantienen con vida en miles de cubanos. Aún escuchamos por las calles decir “qué barbaridad”, “qué vida más sana, qué aire más puro”, “con sumo gusto y sana distinción”, “qué dice esa boca”, “qué gente caballero, pero qué gente” y enseguida viene al recuerdo un programa que nos hizo reír de la manera más sublime y, por supuesto, vienen también las memorias de ese genio que fue Alberto Luberta para la radio cubana.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − quince =

| Newsphere por AF themes.