envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Jesús Dueñas Becerra y los 60 años de la UNEAC

Entrevista al psicólogo, periodista y crítico Jesús Dueñas Becerra, miembro de la UNEAC
Jesús Dueñas Becerra

Jesús Dueñas Becerra

 Tomado del sitio web de la UNEAC.

Una de las entrevistas felizmente realizadas a nuestros miembros con vistas a los 60 años de la UNEAC, fue la que el psicólogo, crítico y periodista Jesús Dueñas Becerra (miembro además de la Unión de Periodistas de Cuba, UPEC) tuvo la amabilidad de concederme.

Dueñas había iniciado el ejercicio periodístico en 1969 en la sexagenaria revista Islas, que edita la Universidad Central de Las Villas desde 1958, y luego, lo continuó en la Revista del Hospital Psiquiátrico de La Habana (versiones impresa y digital), cuyo Comité Editorial integró, y en la Revista Cubana de Psicología, que editaba y dirigía el doctor Eduardo Cairo Valcárcel. Pero confiesa que “el «virus» del «periodismo cultural» me lo inocularon en la mente y en el alma el doctor Rolando Valdés Marín (1926-2002) y el escritor y periodista Alberto Ajón León, cuando era director de la Revista Semanal de Radio Reloj”, emisora con la que colaboró sistemáticamente desde 1996 hasta el año 2001; espacio dominical donde publicaba crónicas sobre ballet, artes plásticas, artes escénicas, y noticias culturales.

Luego, el periodista y filólogo Rafael Terry Aldana (1940-2006), director de la revista informativa RP-105, de Radio Progreso, le abrió las puertas de ese programa, donde siguió escribiendo sobre temas culturales hasta que se reestructura el citado espacio, y, en consecuencia, se le asigna el segmento de salud mental, que mantiene hasta hoy.

Posteriormente, comenzó a colaborar con la revista Mujeres, que dirigía la doctora Isabel Moya Ricardo, y con la página Web de dicha publicación periódica y de Radio Habana Cuba, donde también escribía para la revista Mundo 7, dirigida por el colega Ángel Marques.

No obstante, su verdadera realización como periodista cultural ocurrió cuando la doctora Araceli García Carranza, redactora-jefa de la centenaria Revista de la Biblioteca Nacional José Martí, con su primera colaboración, le franqueó la entrada “a esa enciclopedia de la cultura cubana y universal, en la que —según el doctor Juan Pérez de la Riva, uno de sus excelsos directores— «no puede escribir todo el mundo».” Finalmente, llegó a otros medios de prensa (este Sitio Web de la UNEAC, el Sitio Web de Radio Progreso, CubaLiteraria), para proseguir —desde la vertiente digital— la labor periodística que comenzara en la revista impresa.

Sucede que Dueñas se considera un “maestro devenido psicólogo-periodista” pues ejerció el magisterio por alrededor de treinta años en casi todos los niveles educacionales (desde la enseñanza primaria hasta la docencia universitaria) y dedicó igual número de años a la “ciencia del espíritu” (como nos recuerda que José Martí denominaba a la Psicología) en el Hospital Psiquiátrico de La Habana Cdte. Dr. Eduardo Bernabé Ordaz, donde se consagró “en cuerpo, mente y alma a la enseñanza del Psicodiagnóstico Rorschach (el método de investigación de la personalidad más completo y complejo que se conoce —hasta hoy— en el campo de las neurociencias) y del Psicoanálisis ortodoxo con enfoque ético-humanista.”

Para él, “la ciencia del espíritu es el referente teórico-conceptual en que estructuro mi ejercicio periodístico” y cita sus libros La danza vista por un psicólogo La danza vista por un crítico teatral. Arte danzario y periodismo cultural, publicados por Ediciones Vivarium, reseñados por el Dr. Avelino Víctor Couceiro Rodríguez para la Revista de la Biblioteca Nacional José Martí, en los que establece la relación íntima y estrecha entre Psicología y Periodismo; “disciplinas que ocupan un sitio común en el componente espiritual del inconsciente freudiano, donde «conviven» en paz y armonía las ciencias, las letras, las artes y todo aquello que acerca al hombre al «Espíritu Universal», leit motiv en la obra poético-literaria y periodística del Apóstol.”

Agrega que “percibo el ejercicio de esa noble profesión como fuente inagotable de ética (ese «sol del mundo moral» que iluminó a Félix Varela, José Martí y don Enrique José Varona, padres fundadores de la ciencia psicológica cubana), humanismo y espiritualidad (…) En síntesis, la psicología no sólo me ha ayudado a ser un mejor profesional de la prensa, sino también mejor persona.” Ya vimos que, al respecto, mantiene un segmento de salud mental en Radio Progreso.

Todo lo anterior exigía una formación desde niño y adolescente, cuando leyó La Edad de Oro, de José Martí, El Conde de Montecristo, de Alejandro Dumas y Los Miserables, de Víctor Hugo, entre otras grandes obras de la literatura cubana y universal; lecturas que “me dejaron una huella indeleble en el intelecto y en el espíritu humanos, y consecuentemente, me convirtieron en un ávido lector, que percibe la lectura como alimento que nutre la mente y el espíritu del soberano de la creación, y el libro como el mejor amigo del hombre, porque ensancha el universo cultural y ennoblece el alma, que es, según el fundador del periódico Patria, el mayor bien «[…] que se saca de los libros».”

En el año 2006 ingresó a “la organización vanguardia de la intelectualidad insular” en la sección de Crítica e Investigación de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), lo que para él “devino verdadero privilegio (…), ya que constituye un bastión inexpugnable en defensa de la cultura cubana y de la política cultural trazada por la Revolución”.

Desde entonces, ha asumido sistemática y fielmente sin cesar, la función de cronista del espacio de dicha asociación, Moviendo los caracoles, y colaborador sistemático de nuestro Sitio Web, donde ha participado como reportero en disímiles coberturas a actividades de primer nivel programadas por las diferentes asociaciones, así como en las presentaciones de libros y otros eventos de carácter poético-literario incluidos en la programación oficial de las ferias internacionales del libro de La Habana, de los que la UNEAC ha sido subsede.

Es, por tanto, desde hace más de una década, un asiduo colaborador de este Sitio Web de la UNEAC y presencia frecuente en nuestro medio de prensa, que no acepta concluir esta entrevista on line dadas las imposiciones de la pandemia, sin agradecer este diálogo que percibe “como una cálida caricia al intelecto y al espíritu humanos […]. Esta entrevista —sinceramente— no la esperaba, pero sí puedo decirle que la aprecio mucho desde los puntos de vista profesional, humano y espiritual. ¡Nada más!”

| Newsphere por AF themes.