envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

La orquesta Los Hermanos Palau, la primera en la Televisión Cubana

Haciendo un recuento de los inicios de la televisión cubana, en 1950, hay que mencionar a la orquesta Los Hermanos Palau, que hizo época en la música cubana de aquellos tiempos.

La orquesta LoHermanos Palaus

Esta agrupación data de 1922, cuando tuvo por nombre Los Cafetales. La integraban Gerardo Palau (director) Genaro Palau “Mundito” (clarinete y saxofón), Felipe Palau (violín), Rafael Palau (saxofón y contrabajo), Luciano Palau (saxofón y órgano), Lorenzo Palau Carballosa (batería), Félix Lucas Guerrero Reyna (guitarra), nada más y nada menos que Germán Pinelli (cantante).

También la integraron, en otros momentos: Luis Palau y el gran Eliseo Grenet, compositor de antológicas obras como “La mora”, “Si muero en la carretera”, “Papá Montero”, “Las perlas de tu boca”, “Lamento cubano”, “Tabaco verde”, “Si me pides el pescao te lo doy”, “El tamalero”, “Mamá Inés”, “Negro bembón, espabílate”, “Quirino con su tres”.

Con textos de Nicolás Guillén, también creó las composiciones: “Vito Manué”, “Yambambó”, “Quirino con su tres”.

Otras luminarias que actuaron con Los Hermanos Palau fueron Rita Montaner, Julio Cueva (trompeta y orquestador de “El manisero”), Alfredo Hernando “Bocachula”, Antillano Arango, Pedro Guida, Manolo Manrique, Orlando Guerra “Cascarita”, Reinaldo Valdés, Manolo Castro (quien fuera director de Los Hermanos Castro).

Los Hermanos Castro surgieron en 1929, reunía al saxofonista Manolo Castro, junto a sus hermanos Juanito, Andrés. También Guillermo Portela, Daniel González, Luis Suao, Luis Rubio, Manuel peña, Liduvino Pereira, Alfredo Sáenz, Evelio Reyes, Chuiquito Orefiche, Luis Rubio. El baterista estrella, Walfredo de los Reyes, aún vive en California.

Ellos eran exclusivos del hotel Plaza, en los altos se considera que fuera el primer salón bailable hotelero.
Otro de los escenarios donde brillaron fue en el glamoroso Casino Nacional, Summer Casino y Sans Soucí.
Aparecieron en los filmes musicales Mi tía de América (1936), Estampas habaneras (1939). Y llegaron hasta Hollywood con la película El manisero (Cuban Love Song), que en la década de 1930 invadió todo el mundo.

Durante la década de 1950, cuando aparece la televisión, Los Hermanos Palau eran una verdadera sensación, constantemente viajaban al exterior, especialmente a Estados Unidos y Europa. En esos tiempos, además del éxito de “El manisero”, la conga hacía furor en todos estos países.

En la radio eran muy reclamados, especialmente en la RHC Cadena Azul. En la televisión era asiduos a los espacios de La Hora de Crusellas, así como a diversos teatros, cabarets y salones de baile.

Estas jazz bands tuvieron mucha acogida en los famosos cabarets que pululaban en esta etapa de auge turístico.

Los Hermanos Palau se aprovecharon del boom de la música cubana a nivel internacional, auge que abrió el éxito de “El manisero” de Moisés Simons.

El son también causaba sensación en Europa. Era la etapa de la “consagración de los ritmos cubanos”, según informaba Alejo Carpentier desde Francia.

Ciertamente las agrupaciones y artistas cubanos se apoderaron de los llamados “dancing”, del tablado de los music hall, donde se aprendían los pasos de baile de los géneros más populares de Cuba.

Sonados festivales se organizaban con la nueva música cubana, muy perseguida por los animadores de la música caribeña y latina.

Fue una verdadera invasión de ritmos y danzas trepidantes que viajaban desde la televisión, los salones, sociedades y los teatros cubanos hasta los más elegantes salones del mundo moderno.

Tuvo lugar la “ofensiva del cubanismo”, tal como sucedió más recientemente con el fenómeno de Buena Vista Social Club. Esa es la historia, que con su polvo de la nostalgia, no miente. La historia pasa a través de la música.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × cinco =

| Newsphere por AF themes.