14 de julio de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

La radio habanera: Hitos culturales de los años treinta 

En el vasto universo de emisoras capitalinas de los años 30, hoy recordamos algunas de las que alcanzaron audiencias y fama gracias a su atractiva programación cultural.
La radio habanera

La radio habanera

Dicen los más sabios que el mejor amigo del hombre es el transcurso del tiempo. 

Ha sido precisamente el tiempo quien ha vencido aquella  perspectiva reduccionista que minimizaba – y hasta intentaba anular por corresponder a la etapa de su modelo de radiodifusión con objetivos mercantiles- los aportes culturales de nuestra radio y televisión y su singular contribución a los modos de hacer la radiodifusión; es decir, a su cultura propia.

El sistema habanero se funda en 1922, y menos de una década después, no solo supera la cifra de emisoras que operan en la superpoblada metrópoli de New York (EE.UU) sino que potencia la difusión de múltiples disciplinas artísticas- culturales y contribuye significativamente a forjar su modelo de cultura mediática. .

En el vasto universo de emisoras capitalinas, hoy recordamos  algunas de las que alcanzaron audiencias y fama gracias a su atractiva programación cultural.

Ejemplos:

-La 2LC- luego CMCQ[1]– de Luis Casas Romero, pese a su corta duración, no solo tuvo el privilegio de inaugurar la difusión regular de programas sino que creó el hábito de consumir la más autóctona música cubana.

-La PWX  -luego CMC-, a nombre de la Compañía  Cubana de electricidad (filial de la transnacional WESTERN ELECTRIC) al  ser la más poderosa, [2] difundió hasta 1934; [3] junto a los conciertos sinfónicos ejecutados en EE.UU,; las zarzuelas y operetas interpretadas por la Compañía Cubana de Agustín Rodríguez desde el propio Teatro Martí entre 1931-1936; que patrocinados por la RCA, se esparcieron por doquier.

-La CMW –antes 2WX-,  La voz de las Antillas, inaugura –también en los tempranos años treinta- nuestra primera revista cultural variada : LA HORA MULTIPLE, donde Jose Luis Aragón Dulzaide deslumbraría a todos con un mosaico artístico-comunicativo inédito.

Entre tantas, hoy dedico un espacio a dos emisoras habaneras instaladas en dos hoteles: El Hotel Plaza en la barriada de Centro Habana y el Hotel Palace; en El Vedado.

La CMK, de la Compañía Nacional de radio en el Plaza habanero, acogió proyectos culturales notorios como la Sociedad Radio Felensterio; donde Amadeo Roldan dirigía nuestra primera Orquesta Sinfónica; La Hora Bohemia y El Teatro Sintético del aire; a cargo de la Compañía teatral de Francisco Barral López. 

En enero de 1934, el publicista Félix O Shea Aragón se une a la firma Cigarros Royal y renta esta emisora cuya programación extienden a dieciséis horas diarias y donde establecen numerosos  hitos culturales.

Ejemplos:

  • Cuadro de Comedias de Marcelo Agudo y Pilar Bermúdez 
  • Conjuntos musicales de Corman, Collazo y los Hermanos Castro

Desde  1936, le siguen:

  • Festival de música cubana
  •  
  • Radio conciertos Fleishman
  • Ernesto Lecuona y su orquesta

La CMCD (Radio Popular Cubana) fundada en mayo de 1931, instalada en la azotea del Hotel Palace, [4] acogería también –  entre otros- al Teatro Sintético del aire de Paco Barral.

Desde enero de 1937, la emisora fue rentada por Felix O Shea Aragon; quien protagonizaría su etapa de mayor esplendor al difundir entre enero y julio de 1937  (Lunes a sábado. 8 p.m.) la primera versión habanera de Las aventuras de Chan Li Po – autoría de Félix B. Caignet-.[5]

Su éxito proyecta a la emisora del Hotel PALACE, al pináculo de la radio habanera donde desencadena el primer fenómeno comunicativo de la Industria Cultural nacional; cuya repercusión se expandiría muy pronto n fuera de fronteras. 

Por añadidura, en tanto O Shea fue uno de los inversores-productores de La serpiente roja,  -primer largometraje sonoro cubano. – inspirado en uno de los episodios de la serie radial de Chan Li Po; se hizo coincidir el estreno habanero del filme con la difusión de dichas aventuras en su radioemisora.  

Cuando los episodios estaban en su clímax, su autor Félix Caignet y su protagonista Anibal de Mar, partieron a Argentina y EE.UU., para respaldar la difusión en tiempo real de estos episodios. Esto ocurre sin aviso previo a la planta habanera que los había proyectado internacionalmente. 

De inmediato, O Shea suspende 4a emisión de Las Aventuras de Chan Li Po;  pero su revancha radial haría historia poco después cuando  en la misma planta que catapulto al detective asiático Chan Li Po; difundió  en el mismo espacio y a la misma hora; Las aventuras de Rudy Rod, el detective gallego.

Enfatizando la contraposición cultural de ambos autores y personajes; el español Castor Vispo desplegaría su incisiva caricatura de Chan Li Po, de su autor, sus intérpretes y personajes; intentando minimizar la notoriedad social ganada por la historia de Caignet.

Mucho más habría que contar de la cultura expandida desde la radio cubana, pero ya esa es otra historia.


[1]  Instalada en La Loma del Mazo (La Vibora).

[2] Su transmisor de 500 watts, el más potente instalado en Cuba. En 1932, poseía los principales anunciantes y la mayor audiencia dentro y fuera de fronteras.

[3] Cuando Antonio Guiteras Holmes -Ministro de Gobernación- nacionaliza la empresa y  clausura su planta. 

[4] Sito n  la barriada de El Vedado, fue el primer inmueble cubano que rento apartamentos.

[5]  Cuya  transmisión original en Santiago de Cuba en 1933, había sido ignorada.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + once =