envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Letras impresas al pie de la radio

En el volumen, Luis Sexto trasmuta en textos para ser leídos, los que en principio fueron párrafos para oír en un espacio radial
al pie de las letras

Al pie de las letras, de la Editorial En vivo

En medio del vertiginoso desarrollo de las tecnologías de la comunicación, el libro de papel ha sido uno más de los amenazados con la extinción, ante las mil y una facilidades de los libros digitales o la comodidad de los audiolibros. Sin embargo, los volúmenes físicos todavía tienen, y tendrán, un largo trecho de vida entre nosotros. Además, no tienen por qué ser enemigos de sus homólogos electrónicos o audibles. De modo que cualquier vehículo para instar a leer cada día más, en cualquier formato, debe seguir con su tarea.

Justamente es ese el objetivo de la publicación de un título como Al pie de las letras, de la Editorial En vivo, bajo la firma de Luis Sexto. Se trata de un libro cuyo fin es promover la lectura de otros libros, conocer nuevos autores o reafirmar los ya sabidos y que, como suerte de rasgo propio, ostenta una singular característica. Sus textos originales nacieron para ser difundidos a través de la radio. Ahora, y esta es una innegable ventaja de la hoja impresa, la fugacidad de la palabra en el éter se acomoda en la mayor durabilidad del formato palpable.

Luis Sexto, además de su ya larga presencia en la radio nacional, tiene también una muy extensa carrera en la prensa escrita. Este escritor y reportero ejerce el periodismo desde los inicios de la década del setenta. Publicaciones como Trabajadores; la agencia de noticias Prensa latina; la decana revista Bohemia y el rotativo Juventud Rebelde, entre otros medios impresos y digitales, han tenido su firma en diversas secciones y trabajos. Varios títulos publicados se acumulan en su haber y ejerce la docencia como parte del claustro de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana y del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, así como en cursos en el extranjero. En el año 2009 le fue otorgado el Premio Nacional de Periodismo José Martí por la Obra de la Vida.

En el volumen que ahora glosamos, Sexto trasmuta en textos para ser leídos, los que en principio fueron párrafos para oír en un espacio radial. Se trata de una selección de comentarios, aparecidos en la sección Al pie de las letras, difundidas de lunes a viernes por Radio Progreso a través del noticiario Epigramas.

Tal vez el público ignore las diferencias técnicas profesionales de redactar para cada medio, pero no se escribe igual para un espacio fugaz, veloz y de esencias como lo es la radio, que como se hace para la cuartilla impresa.

En lo radial se requiere claridad, síntesis y la repetición de los datos clave para que el mensaje llegue sólido y directo al oyente, que solo tiene una oportunidad para captar el mensaje. En lo impreso se puede volver atrás en la lectura y las repeticiones significan poca creatividad, vocabulario pobre, escasa imaginación. Este escollo es muy bien salvado en esta entrega.

¿Y de qué va el libro? Escuchemos la definición que propone el propio Sexto. “Al pie de las letras se relaciona con la literatura. El autor promueve libros y autores. Lo enfatizo para confirmar lo que estuvo establecido desde el principio de la sección: no ejerzo la crítica. Al menos no en el sentido habitual: valorar un libro midiendo todas las aristas, las certeras y las erróneas. Más bien, como dije, promuevo fundamentalmente libros y autores de cualquier parte del país”.

Un muy apretado recorrido nos reclama el destaque de ideas, páginas y nombres en este texto. Está el retrato, autocrítico y ya maduro, del autor hacia el genio de Jorge Luis Borges. Se recuerdan figuras, unas notables y otras por desgracia hoy menos visibles, como Agustín Acosta, Enrique Serpa o Jaime Sarusky, por apenas entresacar algunas al azar (pues hay más en todo el libro).

No faltan los clásicos y sus obras, sean foráneos o nacionales, como William Faulkner, Mika Waltari, Virgilio Piñera, Dulce María Loynaz o Jorge Mañach. Hay personajes como los libreros y los bibliotecarios; vuelos a la existencia real, o no, de una Cecilia Valdés Valdés; la evocación de poetas como Jesús Orta Ruíz o Ernesto Cardenal y hasta la egolatría de un hoy casi olvidado José María Vargas Vila.

El resultado es un trabajo balanceado, diverso, de plurales contenidos, donde siempre resalta la calidad del título o el autor mentado o de la idea propuesta en cada comentario. Un texto que, además de promover libros, se ofrece a sí mismo como una obra agradable, amena, sapiente, que se disfruta sin esfuerzos y que deja frutos.

En resumen, promete un buen rato este paseo de la radio a la página impresa. La invitación a la lectura de Al pie de las letras queda hecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − nueve =

| Newsphere por AF themes.
Telegram
Correo