envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Los genes no mienten

Acercamiento a Carlos Enrique Almirante, actor de televisión, teatro y cine

Una hermosa canción del maestro Adolfo Guzmán, dice en una de sus estrofas: “la vida tiene cosas caprichosas, que nunca se podrán profetizar”… y con esta canción, iniciamos nuestro trabajo de hoy en que hablaremos de Carlos Enrique Almirante, un niño que iba con su papá, el siempre recordado Enrique Almirante (Caballero de la eterna sonrisa), a los estudios de televisión. Aún por su mente infantil no había pasado la idea de ser actor. Pero los genes no mienten.


Un día, cuando solo tenía once años, el director Raúl Pérez estaba buscando un niño para un personaje en la aventura El dragón  mambí. Alguien se fijó en que el hijo de Enrique reunía las condiciones que requería el papel. Le hicieron una prueba y la pasó. Ese fue su inicio en la televisión. Recuerda que su papá le dijo que lo pensara bien, que la actuación era una cosa bien seria, pero él ya estaba decidido.

Realizó las pruebas de ingreso en la Escuela Nacional de Arte (ENA). Siendo estudiante de este centro trabajó con Roly Peña en la serie juvenil Enigma de un verano. Posteriormente se graduó en el Instituto Superior de Arte (ISA). Recuerda con mucho cariño a los profesores que lo formaron tanto en la ENA como en el ISA, entre los que se encuentra esa grande de la escena que es  Corina Mestre.

En televisión ha incursionado en múltiples puestas luego de Enigma de un verano, El violador, Adrenalina 360, Los platos rotos, Coco verde, “Lena de soledades, y muchas más entre teleseries.

También condujo los programas A Moverse, 23 y M. Ha actuado en policiacos en Tras la Huella y una serie producida por el Ministerio del Interior que se tituló El que debe vivir, en la que hizo un personaje protagónico.

Destaca Carlos Enrique que ha tenido la suerte de haber trabajado con grandes directores de la televisión como: Abel Ponce, Miguel Brito, Felo Ruíz y otros.

Ha trabajado con gran éxito en producciones de la televisión colombiana, entre ellas: Casos de Familia y Sinú, Río de pasiones, que se trasmite actualmente en nuestro país y goza de la preferencia del público, con su personaje de Pipe. También ha participado en varias coproducciones de diferentes países.

Su participación en el cine también resulta meritoria, sobrepasa la veintena de filmes, entre ellos: Blues, Edén perdido, Ciudad en rojo, Páginas del diario de Mauricio, Marina, Kangamba, Madrigal, Perfecto amor equivocado, Lisanka, El oro de la Gloria y La pared de las palabras.

Encarna protagónicos en: Habana Eva, Fátima o El parque de La Fraternidad. Hace muy poco acaba de realizar la serie “Las cuatro estaciones en La Habana”, basada en la cuatrilogía del escritor cubano Leonardo Padura, en la cual interpretó el papel de Manolo.

Entre las cualidades de este joven y excelente actor resalta su modestia, como la de su padre, que nunca se envaneció de sus triunfos. No obstante varios reconocimientos avalan su calidad artística: Premio Adolfo Llauradó por Mejor actuación masculina en el 2007 y Premio Caracol de la Uneac. Acaba de obtener en España el Premio Platino por la serie Las cuatro estaciones en La Habana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diez − 6 =

| Newsphere por AF themes.