envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Matos Alvarado: un hombre de palabra

Este profesional de la locución, que acaba de cumplir seis décadas de vida, se ha dedicado intensamente a la radio cubana

Jorge Luis Matos Alvarado se siente muy orgulloso de sus orígenes. Nació en Santiago de Cuba el 19 de abril de 1961. Por esas vueltas del destino, casi sin proponérselo, comenzó a trabajar como locutor en la emisora Radio Portada de la Libertad en Niquero, en una de las llamadas zona de silencio.

Según cuenta el destacado profesional esa planta inició sus transmisiones en 1993, sin haber sido inaugurada oficialmente hasta que, el 1ro de mayo de 1995, Josefa Brasero (quien fuera vicepresidenta del Instituto Cubano de Radio y Televisión) asistió a su apertura.

Matos Alvarado recuerda con mucho orgullo su paso por Radio Portada de la Libertad, ubicada en Playa Las Coloradas, el sitio por donde entró a Cuba el Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, en ocasión del desembarco del Granma.

Uno de los momentos más especiales para el locutor y que conserva en un lugar de su memoria afectiva fue cuando el 2 de diciembre de 1994 tuvo la posibilidad de entrevistar a los comandantes de la Revolución Juan Almeida Bosque y Guillermo García Frías.

Tiempos de búsqueda y experimentación

Matos Alvarado estudió Licenciatura en Geografía en el pedagógico Blas Roca Calderío de Manzanillo, Granma. Al graduarse se quedó como profesor de esa asignatura y también se dedicó a la investigación relacionada con la protección del medio ambiente.

Después vino a vivir un año a La Habana con la intención de formarse como ingeniero naval, algo que no se concretó. Mientras tanto, sus padres permutaron de Santiago de Cuba para Manzanillo y cuando él regresó y se reunió con ellos, se contrató como profesor de Geografía en una secundaria básica.

El amor lo llevó a vivir en Niquero con su novia de entonces. Fueron tiempos difíciles en los que se desempeñó primero como artesano y luego como carpetero de un hotel, gracias a sus conocimientos del idioma inglés, hasta que una amiga lo invitó a trabajar en calidad de aficionado en un programa de radio.

A principios de 1994, pasa un curso de habilitación de una semana en Bayamo, con el profesor Nelson Moreno de Ayala. Me revela que el curso se preparó de manera emergente porque existía un déficit de locutores en los municipios de Niquero y Pilón.

“A la semana me realizan una prueba y logro entrar al medio. Recibo mi primer contrato como locutor”, indica.

Esos años en Radio Portada de la Libertad fueron muy importantes para su formación como profesional: “Conducía programas, escribía y aprendía todo sobre la marcha. Hice pequeños dramatizados, radio revistas, discotecas. Fui conductor del Noticiero Explosivo y obtuve varios premios y reconocimientos entre 1995 y 1999. También dirigí, escribí y conduje la revista informativa Presencia.

“En aquella época había un déficit muy grande de periodistas en la emisora. Solo contábamos con dos y ante esa crisis asumí la dirección del informativo. Tenía que salir a buscar la noticia, hacer el guion y luego la conducción, a dos voces. Al cabo de un mes me llamaron de Bayamo y me preguntaron si quería trabajar como locutor o como periodista. Respondí que la profesión que amo y quiero es la locución, pero esa labor reporteril me ha servido de base en todos estos años”, asegura.

Matos Alvarado permaneció en Niquero hasta 1999 y en esos tiempos de experimentación no dejó de escuchar la programación de emisoras como Radio Progreso y Radio Rebelde, sin imaginar las vueltas que daría su vida. Mientras tanto continuó perfeccionando su técnica como locutor.

Una nueva era

Ya se había divorciado y tenía un niño. Mucha gente que lo respetaba y admiraba le aconseja que vaya a probar suerte en La Habana. Así llega a la capital el 28 de febrero del año 2000 y hasta finales de marzo de ese mismo año estuvo desempleado.

“Un buen día entré a la emisora Radio Metropolitana y pedí entrevistarme con el director. Allí conocí a la directora Cari Rojas, quien me atendió de maravilla. Le dije que me buscara un micrófono y me hiciera una prueba. Ella citó al Consejo Artístico y el presidente era Félix León”, dice Matos Alvarado.

Cuando el Consejo Artístico le pide que haga una improvisación él habla de ecología, un tema que dominaba ampliamente y todo el mundo se queda asombrado.

“¿Dónde estabas metido que no te habíamos descubierto?”, le preguntan y entonces empieza como conductor del Noticiero De Buena Tinta con los locutores Mareilis Placencia y Luis Enrique Fragoso Casalvilla.

“No dio tiempo a realizar el trabajo de mesa y de pronto veo que empiezan a entrar muchas personas al estudio. Estaba nervioso. No sabía cómo me salía la voz hasta que el noticiero se acabó y salí relajado. Se acercan todos los que estaban allí para ofrecerme trabajo. Me proponen conducir El periódico del Aire, de la Coco, pero no quería recién llegado dejar sin trabajo al colega que lo conducía”, confiesa.

En Metropolitana trabaja con Félix León en la revista Novedades. También estuvo en la Súper Musical Latina. Fue sustituto del Guille Rivero de la Rosa en Mezcla. Leyó propagandas, crónicas y comentarios escritos por Rosa Pérez.

Vinieron muchos lauros en eventos nacionales: en el año 2000 obtuvo un primer premio con De Buena Tinta, además de otros primeros galardones en la especialidad de Crónica, Noticia y también por la revista informativa Impacto (estos tres últimos para la Coco).

Durante un año asumió el cargo de secretario del Sindicato: “Hice una Revolución. Vendía latas de tomate y mermelada. El 24 de diciembre organicé una gran fiesta con todos los trabajadores en un hotel”, recuerda.

Finalmente aceptó ser presentador de El Periódico del Aire y la revista Primera Plana, ambos programas de la Coco. En varias oportunidades fue seleccionado como el locutor más laureado y por espacio de 13 años presidió el Consejo Artístico y fue reserva del director de esa emisora provincial deportiva.

“En septiembre de 2003 creé la revista de variedades De Tarde en Tarde, donde trabajé como director y guionista. En 2006 obtuvo el primer lugar en el Festival Nacional de la Radio. Entonces dejé de dirigirla porque era muy desgastante”.

Matos Alvarado siguió en la Coco y en Radio Metropolitana. Entre 2003 y 2006 fue conductor de la Revista Informativa RP-105, de Radio Progreso y trabajó con la locutora Marisela Alfonso Madrigal en la revista A esta Hora, de Rebelde.

“Acerca de mi estilo como locutor se maravillaba Orlando López, el director del Noticiero Dominical de Rebelde, y le expliqué que consistía en usar mucho las intenciones e inflexiones, sin hacer grandes pausas porque sabía cómo administrar mi aire”.

De su paso por la emisora de la Revolución menciona otros espacios como el boletín de las 12 de la noche y el Noticiero Nacional de Radio, donde compartió los micrófonos con César Arredondo. Agradece el hecho de haber sido dirigido por Ramón Espígul en Frecuencia total, así como la oportunidad de grabar propagandas, publicidades y la lectura de las efemérides.

“Milvia Zapata Patterson me propone conducir la revista Siempre en domingo junto con Soraya Parra Guevara. Ahí estuve unos meses hasta que le dije a Milvia que no quería seguir trabajando en el programa porque era muy agotador estar en el aire desde la 1:30 pm  hasta las 6 pm”.

En medio de toda esa vorágine continuaba en la Coco, aunque renunció a dirigir esa emisora cuando se lo propusieron. Simultaneaba labores en Radio Reloj y Taíno, donde fue locutor de la revista Con Entera Confianza, bajo la dirección de Mercedes Hernández y conducida por Pedro Martínez Arcos.

La pasión investigativa

Actualmente se desempeña como narrador de dramatizados en la productora Radioarte, una especialidad, en su opinión, de las más difíciles dentro de la locución.

De vuelta a sus orígenes como docente hoy integra el claustro del Centro de Estudios de la Radio y la Televisión. Sin dudas las pasiones que más tiempo le han ocupado en el último lustro han sido las investigaciones Publicidad televisiva: diseñadores vs la Voz y Lenguaje articulado: ¿Parasitismo funcional?, con las cuales fue premiado, respectivamente, en los eventos científicos nacionales de locución celebrados en 2017 y 2018.

Matos Alvarado ostenta, entre otras, las distinciones Artista de Mérito de la Radio y el sello Aniversario 95 de la Radio Cubana, pero los estímulos mayores que ha alcanzado este radialista, que sabe manejar bien las palabras y los sonidos, son el amor y el respeto de sus colegas y sus oyentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 − tres =

| Newsphere por AF themes.