envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Nueva puesta en pantalla del Proyecto Escaramujo

Programa sobre adolescentes y el medio ambiente: propuesta de Canal Habana en el verano de 2017
Canal Habana en el verano de 2017

Canal Habana en el verano de 2017

Para muchas personas el fin de semana es el momento de cumplir con las labores domésticas, para otras es tiempo de descansar y otro gran grupo vincula las dos cosas, e incluso, a eso le suma salir a distraerse. Algunos miembros del Proyecto Escaramujo tienen un fin de semana lo suficientemente intenso como para hacer todo eso y, además, realizar talleres sobre producción audiovisual.

Los talleres, que comenzaron en enero de este año, se extenderán hasta julio. Cada encuentro con los 15 adolescentes que forman parte del grupo tiene un matiz especial, siempre marcado por la intención de aprender sobre comunicación y divertirse.

Nunca resultan suficientes unas letras en blanco y negro, sin matices para describir y expresar todo lo que se siente al compartir con esos adolescentes. Una sobredosis de adrenalina ligada a una inteligencia especial que no implica saberlo todo sino que ponen todos sus conocimientos a disposición de aprender cosas nuevas.

El resultado, pasados más de 12 fines de semanas, será un programa de televisión en el cual ellos fungirán como los protagonistas delante y detrás de las cámaras. Desde el tipo de programa, el tiempo de duración, hasta los temas que se tratarán, entre otras tantas decisiones correrán por la cuenta de estos estudiantes que nunca antes enfrentaron tal responsabilidad.

Finalmente saldrán en Canal Habana nueve emisiones de un programa televisivo. Para llegar a esa meta se impone recorrer un complicado pero agradable camino donde se irán sumando nuevos aprendizajes que contribuirán a un mejor producto audiovisual y, sobre todo, a lograr un grupo más fortalecido.

Todos los encuentros tienen sus esencias y objetivos, pero uno reciente fue particularmente especial, pues los adolescentes pusieron a volar su imaginación cuando ejecutaron una tarea pendiente del taller anterior. Explicaron entre todos cuáles son los roles en la televisión, qué debe hacer cada cual y en quién recae cada parte del proceso durante una producción televisiva.

No faltaron los que preferían ser periodistas como Diego, o los que sintieron un amor a primera vista por las cámaras como Daniel; también tuvieron roles esenciales la editora Karen y la diseñadora Daniela. Entre tantos destacó el papel de la productora o productor, de los luminotécnicos, los sonidistas y un sinnúmero de especialidades que se personifican detrás de las cámaras y hacen posible un producto con calidad estética y, por qué no, humana.

A ese le sucedió el taller de soñar su programa de televisión. En el encuentro debía definirse cada detalle sobre el producto creativo que para los adolescentes y los coordinadores constituye la obra de la vida.

Contrario a lo que pudiera pensarse ese no resultó un momento complejo, cada miembro del grupo dio su opinión y, con ayuda de los coordinadores y algunos ejercicios, se fueron argumentando los criterios hasta arribar a una propuesta más completa, donde quedó recogida de una forma u otra la idea de todos los miembros del grupo.

Un programa diferente, de aproximadamente 12 minutos, con un corte educativo y sobre medio ambiente, fue el pedido de los adolescentes. Su intención es que sea creativo, muy animado, con algunas secciones fijas para curiosidades, adivinanzas y entrevistas, el resto del tiempo con conductores, que siempre variarán, todos los integrantes tendrán un momento en la conducción colectiva de las emisiones.

Las locaciones mencionadas por los adolescentes fueron increíbles, quedó claro que no pretenden hacer un programa dentro de un estudio sino en la calle, en el zoológico, el acuario, en contacto directo con el medio ambiente.

Un programa de televisión hecho por y para adolescentes donde ellos sean los verdaderos protagonistas es muestra de participación y de la necesidad de su papel activo en el proceso de producción audiovisual que generalmente asumen los adultos.

La relación de los seres humanos con la naturaleza será un tema central en la propuesta que traerán lo adolescentes del Proyecto Escaramujo  para el verano de 2017 a través del Canal Habana.

Esta es la segunda puesta en pantalla en Canal Habana lograda por los integrantes de Escaramujo, que en el verano de 2016 protagonizaron las emisiones de Ni chicos ni corticos, un programa basado en los intereses y preocupaciones de los adolescentes cubanos. Al aire los martes, desde las 6:15 p.m. y con una duración de 27 minutos, el espacio televisivo abordó asuntos vinculados al medio ambiente, la vejez, los miedos y las adicciones.

Escaramujo es un proyecto de educomunicación popular que trabaja desde las herramientas de la comunicación con niñas, niños y adolescentes de Cuba. Centró durante varios años su accionar con los adolescentes en vulnerabilidad social, pero ha diversificado sus ámbitos de actuación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × cuatro =

| Newsphere por AF themes.