envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Radio Progreso desde hace unos meses atrás

Desde los comienzos de la contingencia sanitaria, los espacios en vivo tuvieron mayor tiempo al aire, como el caso de las revistas estelares Juventud 2000 y la Discoteca Popular
Radio Progreso

Radio Progreso

En Radio Progreso las rutinas profesionales han cambiado. La situación de la COVID-19 en Cuba provocó reajustes en su programación, porque en estos tiempos la información, más que nunca, vale oro.

Desde los comienzos de la contingencia sanitaria, los espacios en vivo tuvieron mayor tiempo al aire, como el caso de las revistas estelares Juventud 2000 y la Discoteca Popular. También cambiaron su estilo para incluir dramatizados, encadenamientos con la Radio Cubana y el Canal Clave, pases en vivo a los corresponsales de provincia, además de la transmisión de la Mesa Redonda, desde que se anunció la segunda fase de la epidemia en Cuba.

“Hemos ganado mucha audiencia en estas semanas”, confiesa a la Revista En Vivo la directora de La Onda de la Alegría, Anabel Candelario Carmona. “Muestra de ello es la cantidad de llamadas que hemos recibido, contabilizadas ya para emplearlas en una encuesta que estamos realizando. Dicha encuesta ha arrojado que jóvenes entre 12 y 35 años se han sumado a la audiencia de la emisora”, explica.

En especial, los dramatizados seriados de Radio Progreso (novelas y aventuras), se mantienen en sus horarios habituales, mientras que los dramatizados unitarios (los que cierran la acción en un mismo capítulo) continúan con menos frecuencia. Al respecto añade Candelario Carmona: “por supuesto, hemos detenido las grabaciones para respetar el aislamiento social, dado que en un solo capítulo de esas grandes producciones pueden intervenir veinte personas o más. Lo mismo ocurre con los teatros y los cuentos. Como vez, es imposible mantener la producción normal del dramatizado en la situación actual”.

Entonces ¿se afecta o no la programación? La existencia de un archivo amplio se convierte en el oxígeno de la emisora con productos que invitan a un viaje por el pasado de emblemáticos espacios que disfrutaban nuestros padres y abuelos en días y noches, además de los especiales históricos a propósito de aniversarios específicos.

Como es lógico, este martes 19 de mayo, cuando se conmemoran 125 años de la muerte de José Martí, los programas se dedicarán al más universal de los cubanos, “desde la revista informativa A Primera Hora, que comienza a las 5:30 a.m., hasta el espacio Con permiso de la luna en la madrugada. Hablaba del especial histórico y precisamente tenemos uno dedicado al Apóstol para esa fecha”, comenta la directora de Radio Progreso.

En cuanto a los periodistas de la emisora, algunos trabajan desde casa debido a cuestiones de salud o por cuidar a personas mayores o niños, pero los que no presentan mayores riesgos se encuentran activos “tomando las precauciones para la salud”, como los reporteros de provincia que entran en vivo a los diferentes espacios informativos y culturales.

Camino a los 91 años de transmisiones de Radio Progreso, Candelario Carmona deja claro que la gran celebración por las nueve décadas no significó el cierre de una época, “sino la puerta hacia el impresionante futuro que tienen por delante la emisora y sus trabajadores. El reto es muy grande porque Progreso está enraizada con el pueblo cubano y su idiosincrasia, eso tenemos que respetarlo, pero no podemos vivir del recuerdo y tenemos que adaptarnos a los nuevos tiempos, a la multimedialidad, por ejemplo”.

Acorde a las dinámicas y las formas más contemporáneas de hacer radio, este medio de comunicación tiene varios proyectos para ganarse la aceptación de los jóvenes, entre otras propuestas que llegan como una de las mejores compañías en momentos claves o en la simple rutina de la vida.

“Tenemos la deuda de uno o varios programas de humor, no al estilo de Alegrías de sobremesa, porque ese es indiscutible, pero sí preservar ese tipo de espacio. Otra proyección va en el sentido de recuperar la explotación de nuestro emblemático Estudio Benny Moré, con los grandes espectáculos con público que siempre existieron y gustaban tanto”, afirma la joven directiva.

Como profesional que lleva adelante la emisora de la mano de sus colegas, Anabel Candelario Carmona sabe que la manera más certera de continuar con la aceptación del público es respetar e igualar la obra de sus predecesores, “por eso no nos resulta difícil mantener el legado emblemático, histórico y patrimonial de la Onda de la Alegría, que estará acompañando a la familia cubana durante muchos años más”.

El colectivo de la revista Juventud 2000 en las transmisiones especiales por la presencia de la COVID-19 en Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seis + tres =

| Newsphere por AF themes.