envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Revelan grabación de fundador de la radio en Cuba

Mirta Casas Terradas revela grabación de su padre Luis Casas Rodríguez
   
Mirta Casas Terradas es nieta de Luis Casas Romero e hija de Luis Casas Rodríguez, ambos fundadores de la Radio en Cuba. Como una alhaja conserva ella el conversatorio que grabaron en un casete su padre y hermano Rafael en 1986.


Casas Terradas también compartió con En Vivo fotos de sus familiares, muchos de ellos vinculados a ese medio que tiene el poder de pintar imágenes en la mente de los radioyentes a través del sonido.
           
Luis Casas Rodríguez (1906-1987) responde a decenas de preguntas de su hijo Rafael Casas Terradas, sobre los orígenes y el desarrollo de la radio en Cuba desde 1922 a 1959. Ofrecemos fragmentos del testimonio oral que aportara el creador técnico de la 2LC, la primera planta de radio en Cuba.
    
Según sus palabras, los antecedentes de la radio comenzaron en este país caribeño con aficionados a la radiotelegrafía que lograban comunicarse con distintas partes del extranjero.    

“Después la radiotelegrafía se fue desenvolviendo y se hicieron experimentos para ver si se podía transmitir voz con los equipos de aficionados que se usaban en telegrafía. Se fueron haciendo distintas modificaciones hasta que se logró, poco a poco, ir introduciendo la voz.    

Dijo que las piezas que utilizaba eran fabricadas por él porque entonces no existían tiendas donde las vendieran. En Cuba conseguían el alambre y el hierro silicón de transformadores viejos quemados de la Compañía de Electricidad.

Tuvieron que hacer el devanado a mano: “vuelta por vuelta lo que hiciera falta para lograr ese voltaje y utilizarlo en los experimentos (…) hasta que se logró transmitir la voz con bastante calidad en la 2LC”.   
 
“Eso nos impulsó a hacer experimentos en la onda media, para lo cual obtuvimos del Ministerio de Comunicaciones, creo, un permiso para poder hacer experimentos telefónicos en la onda media.  
 
Las llamadas de la gente los motivaba a trabajar con el propósito de que la emisora se oyera más lejos. Fue así que fueron aumentando la potencia poco a poco a 15 y a 50 vatios.     

“Y cosa increíble (…) se escuchaba la planta en casi toda la República de Cuba. Porque nosotros recibíamos cartas, telegramas reportando las señales, las pruebas que estábamos haciendo”.  
 
Tanto fue el embullo con el alcance obtenido que, su padre y él, prepararon distintos programas para transmitir música y algunas noticias. “Transmitíamos a las 09:00 de la noche el cañonazo, el estado del tiempo y se fue haciendo ya una costumbre que ya todo el mundo ponía y sintonizaba la planta a esa hora”.     
En los inicios las personas sintonizaban la planta a través de radios de galena que ponían en el centro de la mesa para oírlos. El primer noticiero radial en Latinoamérica, afirmó, salió a través de la 2LC. Su padre, Luis Casas Romero, fue el primer locutor en la región. Su hermana Zoila, la primera locutora latinoamericana, se encargaba de hacer los cuentos para los niños.   
 
Recordó que cuando en octubre de 1922 se inauguró la estación PWX, de la Compañía de Teléfonos, sus locutores a las 9:00 de la noche, como una cortesía, paraban y decían: “nos iremos unos minutos del aire para que la estación 2LC dé la hora y el estado del tiempo”.      
   
“La PWX tenía mejor planta, mejores estudios. Ellos transmitían los miércoles y los domingos (…) El miércoles que se hacía un programa de música clásica y los domingos se transmitía la retreta del Malecón”.    

Aclaró que a la 2LC no la movió ningún interés ni económico ni político. Hacían las trasmisiones como un entretenimiento que les costaba porque ellos tenían que aportar todo y comprar las piezas.  
 
“Nosotros no recibíamos ningún centavo por eso. Ya después fuimos aumentando el número de horas de los programas de la 2LC y llegó un momento que ya estábamos haciendo hasta ocho horas diarias de programas”.      

En el año 1924, recordó, llamaron a su padre para que se hiciera cargo de la dirección artística de la PWX. A él le pidieron que se dedicara a la parte técnica de los equipos de la PWX. Fue allí donde fue desarrollándose como técnico y jefe de los operadores de la estación.    

Esto es parte del testimonio oral que conserva Mirta Casas Terradas, quien recibió este año el Micrófono de la Radio y el diploma al Mérito Técnico. Ella, sin titubear, ha decidido dedicarlos a Luis Casas Rodríguez. De ese modo siente que hace justicia y cumple con el mandamiento bíblico de honrarás a tu padre.     
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − cinco =

| Newsphere por AF themes.