envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Si no fuera por mamá…los casos y cosas de casa serían distintos sin Marta del Río

Repaso de la trayectoria de la primera actriz que falleció el 16 de octubre del 2020
Marta del Río

Marta del Río

Amanecimos con la noticia de que había fallecido la querida actriz Marta del Río, Martica para los más cercanos. Necesitamos volver a escuchar la nota para asumir esa incrédula manera de dudar en primera instancia cuando se trata de tristes realidades.

Y sí, la carismática actriz, considerada “La reina de los dramatizados”, pasará a acompañar en la inmortalidad a esos nombres imprescindibles de nuestra realidad artística. La Premio Nacional de Televisión desde 2007, distinguida por la Orden de la Cultura Nacional y la medalla Alejo Carpentier, entre otros lauros, deja como recuerdo ese rigor dentro de un medio del cual fue fundadora en tiempos en que cada toma era irrepetible. Y con esa disciplina vivió siempre. Aseguraba: “cada grabación tiene que ser vivida y sentida como una única, porque los actores «jugamos» con los sentimientos y estos, cuando son verdaderos, son irrepetibles”.

Martuchita, así le llamaba el otro importante actor y locutor Pastor Felipe en el espacio Nosotras de Radio Progreso. Quien escuchaba ese modo de tratarla la asociaba a una manera de ser que no distaba mucho de la realidad: mujer cariñosa, sensible, respetuosa de todo y de todos supo formar parte de la cotidianidad cubana desde su rigor y sinceridad a la hora de interpretar sus personajes.

“Adoro actuar, es lo que más he hecho en mi vida, porque ha sido sin parar, aun cuando ya estoy en estos tiempos de jubilación, no de retiro, me he dedicado a cocinar porque me gusta”. Así se refirió en una oportunidad de las tantas en que dialogó con el público a través del programa Mediodía en TV.

Su sonrisa, que irradiaba ternura, quedará unida igualmente a recuerdos vinculados con el humor. Cómo no recordar el programa Mi familia, junto a Agustín Campos y Julito Díaz, pero el tiempo no se detuvo; entonces no se podría dejar de mencionar su aparición como Finita junto a José Antonio Rivero en el estelar Casos y cosas de casa, espacio escrito por Enrique Núñez Rodríguez y con la dirección de Sirio Soto y Lolina Cuadras.

En el programa Si no fuera por mamá, Marta actuó junto a Erdwin Fernández, la inmensa Eloísa Álvarez Guedes, Reinaldo Miravalles, entre otros artistas con quienes siguió mostrando su versatilidad, esa vez bajo la égida de Cuqui Ponce de León, con Martica quien debutó en el teatro.

En clásicos como Rosas a crédito o El rojo y el negro en la radio y otras novelas de época en televisión, díganse Pasión y prejuicio y las Huérfanas de la Obra Pía, Marta se mostró como una madura actriz de carácter. Estos son solo algunos de los títulos que la traerán al recuerdo de los cubanos, para quien se entregó con una sencillez y humildad meritorias. Le concedió a sus personajes una autenticad con lo cual “robó” el cariño de sus seguidores, muchos de los cuales un día como hoy me darán la razón al decir que “si no fuera por mamá… los casos y cosas de casa hubieran sido distintos sin Marta del Río”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × cinco =

| Newsphere por AF themes.