mar. Feb 25th, 2020

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Dos merecidísimos premios

Acerca del vínculo en la pantalla cubana de los actores Félix Pérez y Mario Balmaseda, merecedores del Premio Nacional de Televisión en 2019

Dos merecidísimos premios


Tan pronto supe la grata noticia, necesariamente evoqué uno de los más inolvidables momentos de la primera parte de la serie televisiva En silencio ha tenido que ser, porque entonces aún no decíamos temporada. Me refiero a la muerte del agente Rubén (interpretado por Félix Pérez), de la Seguridad del Estado, durante la captura de un connotado terrorista, y el impacto que ella provocara en el recio oficial Reinier (encarnado por Mario Balmaseda).

Cuarenta años después de ver por primera vez en pantalla aquella estremecedora escena, vuelven a unirse los nombres de Félix Pérez y Mario Balmaseda, merecedores ambos del Premio Nacional de Televisión 2019. Al igual que a muchísimos cubanos, una gran satisfacción me ha producido ese justo reconocimiento a estos dos grandes actores, de tan extensa y meritoria hoja de servicios en el cine, el teatro y en la televisión. Este último, constituye el medio que los ha acercado mucho más a un pueblo que ha admirado siempre sus respectivos desempeños.

Comprometidos desde la médula y muy tempranamente con el quehacer cultural, tanto Félix Pérez Ortiz como Mario Balmaseda Maurisco, no solo han encaminado su labor por la senda de la actuación, sino también hacia la dirección y la formación de nuevas generaciones de actrices y actores: el necesario renuevo que ha de nutrirse del talento y la consagración de sus antecesores.

Enhorabuena a Félix y a Mario por este Premio Nacional de Televisión, que los unió nuevamente en el 2019, como cuatro décadas atrás hiciera con Rubén y Reinier una escena que los cubanos de entonces y después jamás hemos podido borrar de la memoria.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos