jue. Abr 2nd, 2020

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

El don de comunicar saberes


Trascendencia de la TV en el establecimiento de jerarquías culturales

Los medios de comunicación dominan en un mundo en el que rige la mutación de lenguajes, percepciones, escrituras. Como agente socializador, la televisión es el dispositivo más eficaz de producción de mitos y ritos a nivel simbólico, visibiliza lo invisible, propicia nuevos modos de estar juntos, convierte el ámbito doméstico en el más amplio espacio virtual.

Todas las buenas historias poseen una sólida estructura narrativa que contiene la hondura humana. En el discurso televisual los realizadores incorporan datos, hechos, conflictos, circunstancias e intertextualidades desde diferentes modos de narrar.

En Cuba, la orientación de valores constituye una prioridad de lo que se dice y muestra en pantalla. De ahí la importancia de aprehender esencias, conceptos, ideas, pensamientos, generados por personalidades en disímiles contextos y circunstancias.

En el siglo XXI, la TV le habla a espectadores formados en prácticas mediáticas, en las cuales se generan experimentaciones, estas reclaman una activa participación de quienes ante el artefacto buscan ampliar el universo cognoscitivo y la sociabilidad.

En nuestra televisión pública se privilegia el enfoque educativo vinculado a la acción formadora sobre el individuo en el contexto social que no se enmarca en un plan de estudio; sino en el nivel cultural de los destinatarios con el fin de instruirlos sobre buenos hábitos y costumbres o proporcionarles informaciones de los ámbitos nacional e internacional.

A ello contribuyen programas del Canal Educativo desde variados presupuestos de contenidos y formales. Orientan sus brújulas a profundizar en la música elaborada, las figuras relevantes de la pintura universal, la lectura y el arte danzario clásico. Lo demuestran ¡Bravo!, La otra mirada, Escriba y lea y La danza eterna.

Contar una historia demanda de los creadores procesos investigativos, indagaciones, la búsqueda acuciosa de referentes, basamentos, tendencias para motivar a públicos diversos.

Propiciar acercamientos a ballets y sus figuras legendarias; reconocer los más jóvenes valores, la valía de poetas, ensayistas, narradores, legitima la trascendencia de la tv en el establecimiento de jerarquías culturales y fortalece la unidad que defendemos.

Ninguna sociedad puede reproducirse sin una transmisión de los saberes sociales, el televidente precisa no solo información ilustrada sino experiencias comunicativas de la memoria histórica y del presente que mañana será futuro.

Los equipos creativos del audiovisual son conscientes que para favorecer la atención ante la pantalla televisiva se pueden usar diversos recursos, los cuales abarcan desde la misma estructura del guion hasta la novedad del contenido, los encuadres, los efectos visuales y las habilidades al exponerlos.

El don de comunicar saberes no se improvisa, exige una estrategia bien pensada. Su primera condición es interpelar a las mayorías mediante narraciones que tienen la capacidad de abarcar lo simple y lo complejo, lo cercano y lo distante.

De acuerdo con el maestro Jesús Martín-Barbero: “lo que sabemos, lo sabemos en todos”. Hay que aprovechar la interactividad y el aprendizaje a partir de una voz propia, la cual produce nuevas vivencias, apreciaciones para conformar el juicio pensado tras el análisis personal.

Por ello, asumir la resistencia cultural en los medios de comunicación significa sustentar la verdadera dimensión de ese concepto. Son imprescindibles el enfoque acertado y la novedad expresiva, pues todo producto audiovisual se manifiesta para el televidente con la fuerza de sus enunciados, hacerlos atractivos depende del intelecto, de la imaginación, de los conocimientos, la sensibilidad de quienes hoy realizan la televisión y de los públicos siempre fieles ante la pequeña pantalla.

Recuadro: En Cuba, la orientación de valores constituye una prioridad de lo que se dice y muestra en pantalla


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos