mié. Sep 23rd, 2020

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

El meandro de la producción audiovisual


La producción audiovisual, profesión donde confluyen intereses artísticos, políticos y económicos

El meandro de la producción audiovisual

Por Dayana Rosquete Toledo

Diariamente llegan a nuestros hogares decenas de propuestas audiovisuales. Detrás de cada una de ellas cohabitan disímiles profesiones. La producción es una de ellas. Contar con un buen administrador de los recursos es quizás una de las piezas clave en el éxito de cualquier creación. Es en esta profesión donde confluyen intereses artísticos, políticos y económicos.

cosas-010Para conocer de cerca los avatares diarios de esta función nos acercamos a Rafael Migueles Oduardo, quien funge como coordinador y profesor de los cursos relacionados a la formación y maestrías afines a la producción dentro del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT). Migueles es además profesor del Instituto Superior de Arte y productor de varios dramatizados.

De la mano nos tomó para pensar sobre los conceptos básicos de esa labor, al tiempo que nos propuso reflexionar sobre las propuestas audiovisuales que consumimos diariamente. Así surgió este pase En vivo hacia la popular esquina de 23 y M, donde se desarrolla esta entrevista.

Para aquellos que no están familiarizados con el término ¿Cómo definiría esta profesión?

Me has hecho una pregunta que no sé ni por dónde empezar -y hace larga pausa-. En todo el mundo, el productor es el que produce tanto una camisa como un mueble. Para toda esta actividad hace falta organización, financiamiento y diseño de la producción; o sea, saber cuáles son los objetivos que persigues. A grandes rasgos eso se definiría como producción.

Sin embargo, en el caso de los medios de comunicación tiene un carácter atípico. La producción mediática viene siendo una producción artística.  A partir de ahí se complejiza el asunto, ya que el arte y  los medios poseen  altos niveles  de subjetividad.

En los medios el productor sería un planificador, un organizador. Es un individuo que debe tener cuatros aspectos fundamentales: financiamiento, un buen guión, mercado y ser una persona conocedora y conocida.

Además, es trascendental el diseño de la producción. El mercado es muy importante porque de no existir no tendría sentido producir algo.  En nuestro país el mercado se ve no solo como diana consumidora, sino también como una masa que aprehende de los medios. Tienes que trazar en tu propuesta los valores que creas en ellos. Valores que van desde lo humano hasta lo social.

… ¿Y el productor?

Debe ser una persona inteligente, capaz de improvisar una solución ante las situaciones diarias a las que se enfrenta. También debe ser conocido, pues eso le da a los demás la confianza de que eres capaz para el trabajo. Incluso debe ser conocedor, porque de ese modo sabrás qué puerta tocar ante determinada situación.

¿Qué características debe tener una  buena producción?

Una buena producción parte del diseño que elaboras basado en presupuestos mentales ideales preconcebidos a través de la experiencia, y después viene la forma de organizarlo, ejecutarlo y demostrarlo. Eso son los elementos básicos.

También deben de valorarse los recursos, tanto humanos como materiales. Del financiamiento que tengas se sacan los salarios, el vestuario, el transporte, la escenografía y otros aspectos que debes  asegurar para garantizar la producción.

¿Cómo valora las diferentes producciones actuales que muestra nuestra programación audiovisual?

Hoy se están haciendo muchas cosas pésimas. En primer lugar, por la cantidad de improvisación que hay en el medio, hablamos en este caso de improvisación profesional.

Esto se debe a la misma inoperancia administrativa. En nuestro país existe desprofesionalización en ciertos cargos. A veces, algunos dirigentes no tienen una base teórica afín a la responsabilidad que ocupan y eso desencadena un desconocimiento de cuestiones importantes. Varios administrativos no se forman desde la base del ramo que dirigen y eso los priva de algunos conocimientos, aun cuando sean muy diestros en otras ramas.

Eso sucede en diferentes eslabones de la cadena. En mi caso fui asistente de cine mucho tiempo y para tocar una cámara tuve que pasar años. Hoy mucha gente con solo pasar un curso ya es profesional, aunque ni conozca la definición conceptual del cargo que ocupa. Ese es un gran problema actual. Es necesaria una supervisión de los más conocedores del medio. Hoy existen muchos improvisados en la producción y eso se refleja en el fruto final. Incluso muchos no tienen una sólida formación ético profesional.

¿Cuál es el panorama que rodea actualmente a esta profesión?

En la televisión llegó un momento en el que el dinero se botaba. Luego se implementa una política para frenar ese derroche. Pero en estos días ha pasado que si en una ocasión tienes un presupuesto para algo y logras disminuir los costos, entonces en la próxima te reducen el presupuesto. Eso es una mala política, porque quizás en una puedas ahorrar, pero probablemente ese excedente sea el que necesites para otro caso.

La Televisión, a pesar del déficit de recursos, continúa saliendo gracias al sacrificio de los trabajadores, pero a veces ni ese sacrificio resuelve el problema. Para hacer televisión son imprescindibles dos aspectos: dinero y rueda, es decir, transporte. Y la escasez de financiamiento atenta contra la calidad del producto.

Otras veces sucede que no se reparan las escenografías. Puede suceder que un programa con mucha teleaudiencia presente una estética desfavorable. Colores fuera de textura, parches, huecos, clavos visibles, son solo algunos de los defectos más comunes. Entonces esta televisión que debe  brindar una cultura estética formal; la deforma. Todo ello repercute en la población, en el desencanto que muchas veces manifiestan. Son males que estamos afrontando en la producción actual de nuestro país.

¿Cómo sería la producción ideal?

Con dinero y  talento en todos los sentidos. Generalmente la combinación de estos factores deviene buena producción y buen trabajo.

… ¿Algún ejemplo?

El público hoy está acostumbrado a fijarse más en el contenido que en la forma. Estamos tan acostumbrados a ver cosas mal hechas, desde el punto de vista formal, que ya ni nos damos cuenta.

cosas-012¿Tiene la institución alguna política para eliminar ese error o simplemente ellos también se acostumbraron?

Desde el punto de vista institucional no se acaba de entender que la televisión es costosa. Además hay algunos gastos que se pueden eliminar. En el mundo, la televisión la hacen los free lancer; sin embargo, aquí la institución mantiene un alto número de cubículos de edición, cámaras, luces, etcétera. Si hoy muchas de las producciones se hacen desde las casas, por qué no ampliar esa práctica al resto de los sectores que lo permitan, y de esa forma se ahorrarían recursos humanos y materiales. Solo tendrías que velar como institución por el contenido y la estética del programa. Pudiera aprovecharse el presente contexto de actualización de nuestro modelo económico y pensar en esa opción. Le saldría más económico al ICRT y al país en general, al racionalizar los recursos.

 

¿Cree usted que producción es igual a dinero?

Creo que sí. El financiamiento aparejado al guión y al mercado.

Entonces, si hay poco dinero, ¿cómo se logran hacer las producciones?

Cada cual trata de resolver como puede. Muchas veces se logra y otras no. Si alguna obra es interés especial, quizás corra con mejor suerte. O si es interés político se prioriza también. La política a veces tiene una incidencia vertical sobre el arte, y lo lastra. Arte y política, aun cuando se relacionan, no van juntas en el sentido de la intencionalidad. Una es reflejo de la otra, porque un buen arte acorde al contexto histórico es también política. Cuando el arte es genuino representa los valores sociales y políticos. Trasmite valores de todo tipo.

¿Qué elementos positivos y negativos señalaría de la producción hoy?

Lo bueno es que los programas están saliendo. Lo malo es que están saliendo a toda costa y a todo costo, sobre todo estético, artístico y político.

… ¿Algo más?

El fenómeno de la producción en nuestro país está marcado por la realidad circundante. Es verdad que el bloqueo impuesto unilateralmente por el gobierno de Estados Unidos incide negativamente sobre toda nuestra vida, pero muchas veces nos escudamos en ello para no enderezar problemas fácilmente solucionables.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos