envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Acompáñame a La casa de Tomasa

La sección infantil del espacio Acompáñame, de Radio Taíno, hizo una presentación en la FILH

Rescatar los valores culturales de la nación cubana, reflejar los verdaderos orígenes de la identidad nacional, y dar a conocer los personajes y hechos históricos que forjaron la Patria son los pilares fundamentales de La casa de Tomasa, una sección dramatizada infantil del programa Acompáñame, que transmite los domingos a las 10:30 a.m. Radio Taíno.


Como parte de las acciones del stand de la Editorial EnVivo, durante la 27 Feria Internacional del Libro en La Habana, el taller integrado por niños y adolescentes hizo un programa en vivo para el público asistente, con el propósito de crear conciencia en los más pequeños para que se sientan identificados cada vez más con su cultura.

En declaraciones a esta publicación, Arianne Argudín, directora y guionista de La casa de Tomasa, refirió que esta sección surgió hace aproximadamente cinco años, y tuvo sus orígenes en un proyecto parecido que se gestó en la emisora CMBF.

“En aquella emisora teníamos otro tipo de trabajo, con música clásica, e interactuábamos con exponentes del género lírico nacional. Pero los niños  tenían deseos de experimentar otro tipo de cosas, y en Radio Taíno nos dieron la posibilidad de hacer este trabajo actual.

“Ideamos entonces La casa de Tomasa, un espacio que trata fundamentalmente sobre la vida de dos niños de la ciudad, Laura y Jorge, quienes pasan una temporada con su abuelo en una finca.

“Estos muchachos descubren allí la casa de Tomasa, una señora hija de una india taína y un africano, que vive junto a dos chichiricús, Tin y Dun. Ella les muestra a los niños, en sueños, historias de los aborígenes, curiosidades de los afro descendientes, de los animales típicos cubanos, de importantes iconos de nuestra cultura, de las leyendas populares del país, de las recetas heredadas de cocina”, destacó Argudín.

Para la directora de la sección, el trabajo con niños no es muy difícil porque, aunque muchos adultos no lo crean, ellos tienen una inteligencia y una perspicacia que no se pueden medir fácilmente.

“Más bien aprendemos de ellos. Nosotros sencillamente les decimos cómo hacer su trabajo y los ayudamos a reproducir los textos frente al micrófono, lo cual consiguen, incluso, mucho mejor que nosotros mismos”, puntualizó.

Según Sabet Suárez, una adolescente de 15 años que trabaja en la sección desde hace poco más de dos años, la experiencia en la radio ha sido maravillosa, porque “es bueno saber que hay niños y personas adultas que escuchan lo que nosotros hacemos con tanta alegría”.

“A nosotros nos encanta cambiar la voz frente al micrófono, y me motiva mucho ir todos los sábados a grabar el programa y escucharnos al otro día”, resaltó.

Por su parte, el pequeño actor de 10 años, Edel Bárbaro López, indicó que formar parte del elenco de la sección le ha parecido “fenomenal porque me ha transmitido muchos conocimientos y me ha ayudado para la vida. Me siento muy feliz al saber que hay gente en Cuba que nos escucha y les agrada la radio hecha por nosotros”.

Sobre supuestas dificultades a la hora de encarnar un personaje determinado, su expresión es elocuente: “A mí no me resulta difícil. Al contrario, lo disfruto mucho y me divierto bastante”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho − 5 =

| Newsphere por AF themes.