envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Alexis Brito: más de 25 años viviendo la magia de la radio

Entrevista con el locutor de radio Alexis Brito
Alexis Brito

Alexis Brito

La radio cubana cumple cien años. Y en ese arduo andar de responsabilidad social son muchas las voces que la prestigian desde un extremo a otro de esta Isla grande.

Uno de esos profesionales que la enaltecen es un hombre menudo, de hablar pausado y enérgico, de probados valores humanos y andar veloz como mismo las ideas que nunca le faltan. Su nombre: Alexis Brito.

Un breve paso por la televisión, enrumbó definitivamente a Alexis Brito hacia la radio, medio que le cautivó hasta centrar en él su carrera, su vida. Comenzó muy tempano, y tras una convocatoria para desempeñarse en espacios de estudiantes, quedó atrapado entre micrófonos y cabinas, e inició esta historia hasta hoy ininterrumpida.

Acerca de ese tránsito de vida, comenta: “Agradezco muchísimo la decisión de permanecer en la radio y creo valió la pena. Me fueron presentadas múltiples oportunidades en el camino en el orden profesional, pero realmente la radio me cautivó más, fue ella la decisora y no me arrepiento. Es más, ojalá tenga la oportunidad de desempeñarme en ella muchísimos años más”.

Locutor, guionista y director de programas

“Mis comienzos fueron como locutor y durante mucho tiempo así me mantuve, hasta que me di cuenta que prefería dirigirme, propiamente o dirigir a los demás. Comenzaban a circular una serie de ideas que apuntaban hacia ese nuevo paso y junto a ello, el deseo de escribir. Fue, entonces, que busqué la manera de perfeccionar lo que de manera autodidacta comenzaba a despertar todo mi interés.

De a poco, gracias a toda la instrucción pude ir desarrollando la capacidad de confeccionar guiones infantiles, informativos, musicales, especializados en temas históricos y de ciencia, y de veras resulta difícil poder separar estos roles.

Creo que a la luz del tiempo hay una preferencia mutua tanto por la escritura como por la dirección, incluso, disfruto muchísimo la dirección en directo, no soy muy adepto a la realización de espacios grabados, prefiero dirigir en directo aunque sean horas; puede ser una revista musical de altos bríos o un informativo de amplia escala noticiosa, no me preocupa, los disfruto al máximo, pero en sentido general no me someto a una disquisición de preferencias, porque tanto dirigir como escribir se complementan perfectamente para mí”.

¿Cómo defines en estos momentos tu relación con la radio y los oyentes?

Mi relación con el medio radial es muy buena, creo que si no fuese así, no hubiesen transcurrido tantos años ella sin moverme. El tiempo es la mejor muestra y los oyentes como razón primera de nuestra existencia en los medios también lo afirman, pues el vínculo entre ellos y nosotros tienen que ser, sincero y sobre todas las cosas, directo.

Nosotros formamos parte de ellos, somos la imagen de su desempeño dentro de la sociedad y somos, por tanto, emisores de su propia existencia, lo que nos obliga a ser cada vez más profesionales a la hora de mantener ese vínculo. No importa la categoría de la emisora donde nos encontremos, sino sabernos identitarios de ellos, de ahí lo importante de portar esa naturalidad para ser recibidos. Se trata de ser fieles reflejos de los escuchas, como ya dije, nuestra mayor razón de ser.

¿Con que tipo de radio se identifica Alexis Brito?

Siento que, a propósito de su centenario, la radio cubana seguirá trascendiendo por algo que ya apuntaba, y es esa naturalidad necesaria que impera desde ella. Podrán surgiendo nuevas tecnologías que pretendan de alguna manera “borrar” la radio del éter, pero no creo que pueda ser posible. Y esa es la radio que defiendo y con la que me identifico.

Por supuesto, sueño una radio futura con una mayor calidad, pues es un reto poder superarnos a nosotros mismos en lo personal y lo profesional, como comunicadores o cualquiera que sea la actividad en que nos desempeñemos.  Imagino una radio más llevadera, natural en todo el sentido de la palabra porque es lo que propiciará que este medio, cubano por excelencia y que tanto nos identifica siga trascendiendo en el tiempo.

Con la experiencia vivida, ¿se imagina Alexis sin un micrófono para expresarse?

Cuando uno se desempeña en una actividad se identifica con ella y la ama, y el amor lo supera todo, a veces por encima de otros menesteres profesionales, por tanto, no me visualizo, aunque pase mucho tiempo, sin la posibilidad de comunicar.

Disfruto la palabra, estudio y me formo a diario, siempre me autoanalizo cada vez que me someto a un programa, y quizás no soy de esas voces de gran perfil sonoro, pero disfruto mi formación y creo en el estudio de la palabra, de la correcta comunicación y, esencialmente, de la naturalidad que me ha propiciado ser comunicador. Por tanto, es una experiencia que deseo seguir disfrutando tanto y como sea posible.

¿Cuánto le debes a la radio?

La radio ha contribuido muchísimo a mi crecimiento, en tanto me ha hecho mejor persona, la intercomunicación, el estudio constante, la búsqueda de nuevos retos para llegar a las personas, el intercambiar con ellas, la correlación entre los profesionales del medio y esa naturalidad que no me canso de mencionar, creo han sido importantes en este ser humano que soy.

Creo ser de los afortunados que se le ha posibilitado llevarse bien con los demás, ser asimilado por los otros gracias a su propia personalidad, y eso lo agradezco. He pasado por muchos lugares, en el orden comunicativo y no pocos medios, y siempre he tenido la dicha de ser bienvenido y bien despedido, esto es algo que se agradece, tanto que se refleja en la familia, los amigos —que no son muchos— pero ahí están.

¿Cuáles son sus mayores retos y compromisos con la radio?

He prestado servicios en el extranjero, impartido clases en escuelas de formación, en universidades, pero sin abandonar la radio. La televisión ocupó un tiempo en mi vida a la par de la radio, y al día de hoy, en ella permanezco.

Los retos no terminan, los compromisos tampoco. Cada vez que amanecemos nos retamos para poder lograr un mejor espacio radial y creo que allí está el éxito de todos a los que a este medio nos dedicamos.

No podemos creernos que lo sabemos todo, que lo dominamos todo al máximo, aunque estemos capacitados, nivelados o tengamos categorías profesionales. Todas estas nominaciones pasan por un momento determinado,

pero el bregar profesional de una persona hay que defenderlo.

He coincidido con muchos profesionales que no viven con la preocupación de las clasificaciones y son excelentes profesionales porque defienden la obra a diario, que es donde se demuestra realmente cuánto se es capaz. Al final, el resultado no fue trabajo de un día, una semana o un mes, sino de 364 días dedicándote a ella. Ese es el mensaje que le envío a las nuevas generaciones, como el autodidacta que fui, profesional hoy. Desde ese aprendizaje diario me place acercarme a los nuevos que llegan con la intención de vivir para la radio como mismo un día lo decidí yo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 − 5 =

| Newsphere por AF themes.