envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Aqui estamos: nueva televonela

Se estrena en la televisión, nuevo dramatizado seriado
Aqui estamos (Telenovela Cubana)

Aquí estamos (Telenovela Cubana)

En los televisores cubanos ha sido tal el impacto de AVATAR –proyecto hollywoodense muy rentable por cierto– que no pude resistir la tentación insinuante del término, y acabé aplatanándolo en nuestro idioma, ya bastante sazonado. Pero estos avatar…es no provienen de un viaje intergaláctico a Pandora sino de la cotidianidad cubanísima y sus temas tabú, que próximamente serán volcados ante la reina y señora de los hogares: la Telenovela.

Bien conocen los que se dedican al género cuántos avatares –una palabra que sin extrañeza podría estar de moda–, deben sortearse para lograr un producto de estándares complacientes, lo más ajustado posible a las exigencias visuales, dramatúrgicas y temáticas del guión. Estos y otros tantos ensanchan el negro agujero en la producción de dramatizados, que pone a la espera la teleaudiencia para una nueva oferta, la cual debe llegar a las pantallas cubanas el 12 de abril.

Aquí estamos, será la propuesta de Rafael (Cheíto) González, Hugo Reyes y Alfredo Felipe Pérez, de aproximadamente 80 capítulos, cada uno con 35 minutos de duración. El tan solícito espacio acogerá una novela de jóvenes, como la describiera Cheíto, su director general, y abordará “conflictos muy vigentes en estos momentos en nuestra sociedad, que de una manera muy valiente los estamos enfrentando”, precisó.

Actualmente en etapa de edición, el seriado se centra en el anhelo de muchachos graduados del Instituto Superior de Arte (ISA), que quieren formar un grupo de teatro de aficionados a expensas de no contar con los recursos ni el financiamiento, pero sí con la pasión por hacer arte, su constancia, profesionalismo y disciplina como actores. Son 12 jóvenes que tienen a su vez conflictos personales, los cuales comienzan a desatarse a medida que sus vidas confluyen.

“La enfrentamos con todos los avatares que significa hacer una novela sobre temas de actualidad. Trata el tema de la droga, el homosexualismo, del bisexualismo, la marginalidad, lo duro que es hacer arte…”, destacó Hugo Reyes, uno de los guionistas y co-director de Aquí estamos.

La historia se desarrolla casi en su totalidad en Ciudad de La Habana y cuenta con la actuación en los protagónicos de Enrique Bueno y Kelvin Espinosa, quienes se dieron a conocer al público cubano en la telenovela La cara oculta de la luna, también dirigida por Rafael (Cheíto) González, realizador de otros clásicos del género como El año que viene.

Al elenco se suman en los roles femeninos principales Yudith Castillo y Gretel Cazón, actrices que comparten escena con jóvenes debutantes y figuras ya consagradas en el medio, entre ellas Enrique Molina y Alina Rodríguez.

Una de las variables de gran peso es sin dudas la musicalización, que acompaña al televidente en cada una de las historias y acerca el producto final a la preferencia de gustos disímiles. En este caso, el tema de presentación y todas las composiciones musicales que identifican a los personajes y momentos clímax del seriado, corrieron a cargo de Arnaldo Rodríguez, director de la popular orquesta Arnaldo y su Talismán.

El guión, que nació precisamente de la vivencia real de uno de sus creadores, Hugo Reyes, cobrará vida alrededor de diez años después de su escritura inicial.

“Partió de una experiencia persona l, en 1998, de un grupo de teatro de aficionados que yo reuní. De ahí surgió una idea de algo parecido a un guión que escribí junto a Giordano Borroto, otro integrante de aquel grupo, para concursar en el Festival Internacional de Cine de La Habana. Tuvo una nominación y después decidimos presentarlo en la televisión cubana”, com entó Reyes.

En aquel entonces las polémicas sit uaciones que recreaba la historia, a tono con la realidad más allá de un manuscrito, no encontraron eco al interior de las pantallas.

“Continué escribiendo con Alfredo Felipe Pérez que hizo además una parte de la asistencia de dirección. Y pasaron casi diez años para poder hacer la telenovela. Se distanció un poco del guión original, hubo historias que no estaban incluidas al principio, en el desarrollo de los personajes muchas cosas son diferentes, pero se mantuvo el núcleo de un grupo de teatro de aficionados que decide incluir a gente de la calle de diferentes medios.”

Como ocurre siempre en estos casos, será el público el que diga la última palabra. Atrás quedan los esfuerzos colectivos, los sucesos inoportunos, las carencias, la magia creativa e inventiva que debe imponerse para una pequeña toma y ante cualquier rodaje, avatares muchas veces en el anonimato, desconocidos para quienes ponchan a distancia el botón rojo desde la comodidad hogareña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × cuatro =

| Newsphere por AF themes.