envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Benny Moré: un hombre de la radio

Recorrido del emblemático músico cubano por diferentes emisoras cubanas y mexicanas

Benny Moré

Se acerca el centenario de Benny Moré, el símbolo de la música cubana. La saga del cantante de Santa Isabel de las Lajas en el mundo de la radio no ha sido contada del todo, la revista En Vivo tiene mucho interés de presentar este recorrido del Bárbaro del Ritmo por las emisoras cubanas y extranjeras.

En su primera etapa, cuando el Benny deambulaba solo por la ciudad, no le atraía presentarse en la radio, allí no se pagaba a los intérpretes, iban para promoverse. Su interés esencial estaba orientado a conseguir la comida y el hospedaje del día.

Se comenta que el Benny se presentó dos veces en el programa competitivo de canto La Corte Suprema, que perdió en la primera ocasión y ganó en la segunda. Pero, uno de los cantantes que hizo coro a Benny en 1957, Rubén Bermúdez (vivo aún) me afirma que era muy poco probable que eso haya sido verdad. De hecho, el cantor no tenía la presencia adecuada, ni el vestuario necesario para presentarse en ese programa radial.

La primera vez que se canta profesionalmente en público ante la radio es con el Septeto Fígaro y el cuarteto de Lázaro Cordero en CMZ. Canta en la emisora Mil Diez y la RHC Cadena Azul con el Septeto Cauto de Mozo Borguellá. Moré ocupa la vacante del vocalista de Alquízar, Cheo Marquetti, quien fue a trabajar a México.

El compadre del Benny, Enrique Benítez, “El Conde Negro”, cuenta el acontecimiento: “Lo escuché por la radio, en la emisora Mil Diez, recuerdo que cantaba una guaracha y con mucha alegría dije: “¡Esa es la voz de mi compadre!”. Le mandé una carta felicitándolo. A partir de entonces, sabía que llegaría lejos”.

Ya en 1944, Benny es contratado por Miguel Matamoros, este le ofrece temporalmente un puesto como voz prima para hacer unas grabaciones, que se iniciaron el 11 de septiembre de 1944 y debían concluir en los primeros meses de 1945. Grabaron en el Circuito CMQ (Monte y Prado) para la RCA Víctor.

Produjeron cinco placas de acetato: Buenos hermanos, La cazuelita, La ruina de mi bohío, Mexicanita veracruzana, Penicilina, Me la llevo, Seré dichoso, Qué será eso, Ofrenda criolla, Se va a morir.

Benny no tenía idea de cómo era su voz grabada magnetofónicamente. Sobre la experiencia declaró: “La más agradable impresión que he tenido como cantante fue la de escuchar mi voz grabada por primera vez. Eso fue en el año 1944. En el disco yo cantaba la composición “Buenos hermanos”, con el acompañamiento del conjunto Matamoros. Y aunque el disco no tenía mi nombre, yo sabía que era mi voz. Fue una impresión tan grande que ninguna otra ha logrado superarla”.

México
Benny viaja a México el 21 de junio de 1945 con el Conjunto de Miguel Matamoros. En la capital azteca se hospedaron en el hotel Fornos, donde muchas veces se refugió. Desde allí se trasladaban hasta el famoso estudio de radio de la XEW.

El 2 de agosto del propio año conoció a Margarita. De esa etapa contaba la señora Bocanegra a la revista Ovaciones, de México: “Yo estudiaba cerca de la emisora y asistía muy a menudo a las audiciones, era como mi casa. Allí conocí al doctor Alfonso Ortiz Tirado, Juan Arvizo, Emilio Tuero, Arturo de Córdova y Miguel Aceves Mejías, con quien mantenía amistad. Él me decía “Negrita” y el 2 de agosto me invitó a ver a un cantante que cantaba muy bonito. Fuimos a la XEW y allí estaba el Benny cantando con Los Matamoros. Al final nos presentó”.

En México, Moré pasó por las emisoras de la XEW, XEG y la WEB, entonces, la radio era muy importante, la televisión no había aparecido. La XEW se decía que era la emisora más potente de América, llegaba hasta el Sur del continente.

Santiago de Cuba
Cuando Benny regresa de México, en las navidades de 1951, unos 20 días después es reclamado por el director de orquesta Mariano Mercerón en Santiago de Cuba, para trabajar en un contrato para el programa De Fiesta con Bacardí, que salía al aire por la Cadena Oriental de Radio.

Junto al lajero cantarían Pacho Alonso y Fernando Álvarez, juntos conformaron la trilogía de voces más espectacular de aquellos tiempos.

Celso Gómez me asegura que al Benny, por cantar en la CMXW de Santiago de Cuba, llegaron a pagarle cien pesos, una cifra que representaba una fortuna respetable en esos momentos.

Todo parece indicar que a Benny lo bautizan como el “Bárbaro del Ritmo” en Santiago de Cuba, así lo cuenta el administrador de La Banda Gigante, Israel Castellanos. “Estábamos parados en una esquina y pasó una muchacha que estaba bastante bien y Benny dijo: “¡Mira, qué Bárbara!” Cuando eso estaba de moda el número suyo “¡Oh Bárbara!”, y entonces le salió del corazón a un muchacho que estaba parado en la esquina y le contestó a Benny: Qué va compay, el bárbaro es usted.

“Esa misma noche, en la CMKW, surgió el Bárbaro del mambo y lo estuvieron llamando así hasta que vino a La Habana. En la capital empezó el programa de Batanga y ya no lo podían llamar el Bárbaro del Mambo. Entonces, Ibrahím Urbino, locutor del programa, lo presento como El Bárbaro del Ritmo”.

El batanga en RHC Cadena Azul
Urbino se compromete a conseguirle trabajo al Benny, en la RHC conocían las grabaciones del cantante con Pérez Prado y Rafael de Paz. “Ahí mismo nos pusimos de acuerdo para ir a ver a Bebo Valdés, director musical adjunto para la música”.

La emisora RHC Cadena Azul va a registrar en 1952 un acontecimiento que fue muy sonado en esa etapa, la presentación del Benny con el nuevo ritmo de Bebo Valdés, uno de los colosos de la música cubana.

La RHC Cadena Azul se inaugura el 1 de abril de 1940, única Cadena Nacional Telefónica, situada casi frente a la bahía de La Habana, en Prado no. 53, altos, esquina a Cárcel, frente al hotel Packard, donde se hospedó Marlon Brando en su visita de 1956. La emisora fue una fusión de la CMHI de Santa Clara, la Cadena Azul con la RHC (Radio Habana Cuba). Presidida por Amado Trinidad Velasco, esta emisora llega a ser filial de la cadena de las Américas.

Alentado por el productor Arturo Liendo, Ibrahím Urbino anuncia al gran cantor de Lajas con un sobrenombre. No era apropiado llamarse como en Santiago de Cuba, “El Bárbaro del Mambo”. Esa palabra estaba casi prohibida en ese programa donde querían promover el batanga.

La presentación fue de esta manera: “¡Señoras y señores…Y ahora con ustedes, el cantante que le ha dado sabor al Batanga: Benny Moré, El Bárbaro del Ritmo…!”

Bebo Valdés, creador del Batanga ha logrado el más grandioso de los éxitos, en el movido, alegre y caliente programa que presenta todas las noches a las ocho en punto la Cadena Azul de Cuba…Pero hay algo más que completa la gran atracción del Batanga: Benny Moré a quien le han dado en llamar y con mucha razón, “El Bárbaro del Ritmo”, porque en sus facultades extraordinarias, su voz lleva a todos los ámbitos de la República el mensaje cálido y expresivo de la música de Bebo Valdés. Benny Moré, cuya fotografía publicamos en esta nota, ha constituido un éxito formidable en el programa Batanga, tan escuchado por la población cubana, comentaba la prensa de la época.

Ernesto Duarte
Con la orquesta de Ernesto Duarte, Benny realiza 18 obras para el disco de pasta negra, entre ellas la histórica “Cómo fue”, grabada el 3 de marzo de 1953, reeditada en varias oportunidades y considerada uno de los temas antológicos de la discografía del Bárbaro del Ritmo.

Estos registros, según Pepe Reyes, se realizaron por el grabador Jorge Penichet, con la asistencia de Rafael Blanco, en los estudios de la RCA Víctor del circuito de CMQ (23 y M) en el Vedado, donde se encuentran los estudios de la TV cubana.

Estreno de La Banda Gigante
El estreno de la querida “Tribu” de 21 músicos, del Benny, fue el 3 de agosto de 1953, fecha para la historia en el programa radial Cascabeles Candado, del circuito CMQ. Este acontecimiento presentaría a la orquesta más famosa de Cuba.

A su regreso de México, Benny, vuelve a ver de nuevo a Miguel Matamoros en un encuentro emocionante en la CMQ. “Era el mismo Benny Moré, alborotado y guarachero de siempre. Pero sus interpretaciones habían adquirido mayor calidad. Ya estaba maduro para convertirse en el formidable sonero que le ganó el mote popular de Bárbaro del Ritmo. Y los presentó con el conjunto de Roberto Faz, en un programa del que me decía: Miguel, Miguel, ¿qué tiene Miguel…? Nunca olvidaré aquella grabación a dúo de un bolero de Arsenio Rodríguez, que grabó junto a Pedro Vargas. Eso fue para siempre”.

Radio Progreso
En Radio Progreso Benny estuvo presentándose asiduamente, pero por algunas ausencias suspendieron el contrato, hasta que volvieron a reclamarlo nuevamente. La administración decide grabarle todas sus presentaciones y existe un disco de grabaciones en vivo en Radio Progreso, de ahí sale la famosa frase: “¡Benny Moré en la onda de la alegría otra vez!”, en la que el público grita y aplaude enardecidamente.

En esta segunda etapa, la editora estrella Irma Pradas me cuenta que el director de Radio Progreso pidió a los productores que grabaran todas las presentaciones del Benny, como pronosticando que se trataba del más grande cantor de todos los tiempos.

Frente a esa emisora el cantante acostumbraba tomarse, en el cabaret Las Vegas, algún trago, marcaba algunos de sus discos en la victrola y doblada su propia voz, a petición de los que se encontraban a su alrededor. Al terminar, bromeaba con la gente, contaba anécdotas y, naturalmente, invitaba a los presentes a brindar con él.

Esta es la trayectoria inmortal del Benny por la radio, donde grabó muchos de sus antológicos éxitos y dejó una leyenda imperecedera.

Fuentes consultadas:
Amín E. Naser, José Reyes, Senobio Faget “El Puri”, Sergio Santana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 + 7 =

| Newsphere por AF themes.