18 de abril de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Creación radial a favor de una infancia feliz

En tiempos de internet y grandes avances tecnológicos, la radio necesita repensarse, desde formas novedosas, la creación de contenidos que respondan a las nuevas exigencias de su público infantil.
universo creativo infantil

Universo creativo infantil

«Los niños saben más de lo que parece, y si les dijeran que escribiesen lo que saben, muy  buenas cosas  que escribirían».  Así expresaba el Maestro José Martí entorno al universo creativo infantil y bajo esa máxima, es que muchos profesionales del arte apuestan por encaminar  sus esfuerzos creativos a favor  de la programación infantil.

La radio, por supuesto, no es la excepción. La decana de los medios en Cuba ha procurado que en todas sus emisoras persistan espacios o segmentos de programas destinados a los pequeños de casa. Sin embargo necesita cada vez más que estos puedan ser conducidos y hasta escritos por los propios niños.

Esta experiencia no es nueva no obstante se  ha perdido un tanto y sí es muy necesario que persista esa mágica complicidad que se establece entre los que están en casa y los que detrás del micrófono llegan a comportarse como sus  otros yo.

A esa radio que aspiramos tenga el sentido real de nuestros días no le puede faltar esa recíproca interrelación con ese receptor infantojuvenil que, muchas veces recurre acompañado de sus mayores a escucharla; ya sea por imitación o insistencia de los otros.

Siempre hay un pretexto para que la relación se pueda estrechar a partir del interés que desplieguen las ondas radiales, las que a diferencia de la pequeña pantalla no obligan a detenerse frente a ellas para compartir contenidos.

Si recordásemos espacios como Corresponsal rapilisto, La familia Pirulí y recientemente Duende en la ventana, todos de la emisora Radio Progreso, encontramos propuestas informativas, educativas y de recreo en las que, en contextos diferentes, se crean constantes guiños comunicativos para que el  niño y la niña compartan, completen, conocimientos junto a sus  mayores.

 Son estos espacios referenciales porque los temas abordados, además de la curiosidad despertada, fueron concebidos de modo que el pequeño necesitara buscar más allá de lo enunciado, de ahí que los resultados de cada uno resulten muy loables.

Recién se escuchan los ecos del Día Internacional de la Infancia y muchos espacios, incluso no destinados a ella, fueron dedicados a la fecha. En Cuba, aún falta por celebrar el tercer domingo de julio (Día de los niños) o sea que en el transcurso de un mes, nuevamente «nuestros locos bajitos» se alistan para  otra gran fiesta.

En mi modesta opinión se extiende un período importante para reflexionar sobre cuánto más la radio puede incorporar o crear espacios que incentiven divertimento aparejado con saber.

Las maneras pueden ser muy diferentes pero alejados de banales modos de hablar en diminutivos y frases manidas. La radio necesita continuar dialogando con nuestros niños y niñas porque ellos (as) sí tienen nuevas interrogantes y ansias de aprendizaje que no todas quedan bajo la égida escolar.

 A los medios también les toca esa sana e imperiosa responsabilidad de habilitar otras áreas del aprendizaje; y hacerlos con niveles de creación, desde lo formal, cada vez más transgresores.

Recuerdo el énfasis de la maestra Carmen Solar cuando en una conversación enfatizaba en la necesidad de crear contenidos a los pequeños de edad pre escolar porque son informaciones que  quedan prendidos de manera  increíble en los pequeños,  sobre todo aquellos relacionados con el vocabulario y la expresión de ideas. En ese sentido ella los calificaba «como esponjas que todo lo captan”.

Aprovechando esa  vasta experiencia,  la radio necesita repensarse y reinventarse en esta implacable era tecnológica nuevos contenidos  para  estas  generaciones que se van formando y creciendo a la par de internet y de una visualidad sorprendente. Es un reto urgente de esta radio nuestra que, desde cada cabina de transmisión, también apuesta por una infancia feliz.

error
fb-share-icon

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − seis =