envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Día del educador

Hay suficientes razones para también honrar, en el Día del Educador, a la radio y la televisión cubanas, portadoras y continuadoras de las mejores tradiciones

Cuando se hable de educadores en Cuba, ante todo habrá que mencionar a José Julián Martí, el maestro, a Rafael María de Mendive, su determinante preceptor, a Fidel Castro, el más cabal y consecuente intérprete del magisterio martiano.

Cuando se hable de educadores en Cuba será preciso evocar a Félix Varela, el sacerdote que enseñó a pensar a los cubanos, a José de la Luz y Caballero, el filósofo que definió en la educación la necesaria comunión entre la ciencia y la conciencia.

Cuando se hable de educadores en Cuba tendrá que rememorarse a la legión de jóvenes alfabetizadores que hace sesenta años protagonizara la primera gran obra cultural de la Revolución, que abrió de par en par las puertas hacia nuevos y más empinados peldaños del saber humano.

Y cuando se hable de educadores en Cuba —que han sido tantos y tan valiosos a lo largo de nuestra historia— nunca podrá obviarse a la radio y la televisión cubanas, que posiblemente sean en el mundo entero los medios de comunicación que mayor contribución han hecho a la educación y la cultura de todo un pueblo, como el único modo de hacerlo cada vez más libre.

Es por ello que este 22 de diciembre, Día del Educador, resulta inevitable reconocer y agradecer la sistemática y sistémica labor de la radio y la televisión cubanas, en el empeño de instruir a los millones de compatriotas que a través de sus frecuencias y canales se han iniciado en el conocimiento de otros idiomas; han conocido la grandeza de antiguas civilizaciones y culturas; se han adentrado en los fascinantes misterios de la flora y la fauna de todos los confines del planeta; han presenciado en la intimidad de su hogar los más selectos espectáculos teatrales, operáticos y danzarios.

A esa obra de infinito amor que es educar han consagrado sus mayores esfuerzos estos medios de comunicación en nuestro país. Muy especialmente la televisión durante las más difíciles etapas de la pandemia, cuando en pleno aislamiento para prevenirnos del contagio, las teleclases transmitidas diariamente posibilitaron la continuidad del curso escolar en todos los niveles de enseñanza.

Hay entonces suficientes razones para también honrar este Día del Educador a la radio y la televisión cubanas, portadoras y continuadoras de las mejores tradiciones y los más altos valores culturales que nos definen como nación y como pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − tres =

| Newsphere por AF themes.