envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Dos libros de Josefa Bracero Torres: el tributo infinito a la radio y a la televisión

Los títulos referencian, no tanto la cronología de cómo fueron los hechos, sino una suerte de descubrimientos de imágenes para revelar los rostros más emblemáticos de la radio y la televisión cubana

Josefa Bracero Torres

La presentación de los libros Iconografía TV, programas, rostros, recuerdos, y Pantalla de sueños, de la periodista, locutora, investigadora y escritora Josefa Bracero Torres, acapararon la atención de decenas de personas, amigos, actores, colegas y autoridades que colmaron la Sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

Al intervenir en la cita, que contó con la presencia de Luis Morlote Rivas, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), Norma Gálvez, directora de la Editorial En Vivo del Instituto Cubano, de Radio y Televisión (ICRT), a cargo de su edición e publicación, recordó que había sido un verdadero placer asumir la impresión de estos dos importantes textos.

Gálvez aprovechó la ocasión para solicitar a todo aquel que tenga memorias, libros escritos o algún documento sobre la radio y la televisión que se acerque a la editorial, que ya tiene unos 70 publicados, para poder acumular la historia de este órgano de prensa, porque, —insistió—, con los años se puede perder y después nos cuentan la que no hemos vivido.

Por su parte, Magda Resik Aguirre, directora, conductora y guionista de espacios televisivos y radiales, elogió la persistencia de Bracero Torres, quien posee la dimensión de una hormiga gigante, por lo que la vida le dio una segunda oportunidad para contar la memoria de quienes hoy somos nosotros.

En sus dos títulos, significó, vamos a encontrar, no tanto la cronología de cómo fueron los hechos, sino una suerte de descubrimientos de imágenes que nos revelan los rostros más emblemáticos de la radio y la televisión cubana, e instantes fundacionales para los medios y el propio país.

Añadió que evocar el momento en que se forma la televisión en Cuba es sin duda hablar, no solo del medio, sino de la historia de la nación que estuvo dialogando con tecnología propias de la comunicación desde los momentos iniciales, cuando quizás muchas naciones de América Latina no esperaban contar con ese organismo para enlazarse.

Luego, aseveró, vienen rostros que marcan nuestra historia, como lo es el rostro hermoso, dúctil, precioso e increíble de una Verónica Lynn, presente hoy aquí, que la amamos, y respetamos, y que ha llegado a nuestros días, con esa capacidad de deslumbrarnos, no solo como la gran actriz que es sino como una cubana lúcida que comparte con nosotros mucho del crecimiento y desarrollo de la dignidad nacional.

Igualmente, insistió, es un tributo infinito a nuestros medios, pero sobre todo es el resultado de la constancia, y no creo que otra persona podría hacer la gigantesca labor, esa acuciosidad propia de Bracero, para reunir la más mínima información y no olvidar nunca en paralelo su misión, que era guardar la memoria y hacer el recuento de la historia.

“Esto le permitió presentar hoy en la Sala Villena de la Uneac dos grandes títulos que forman parte, sin duda, del patrimonio de la radio y la televisión y de la historia de la nación cubana”, precisó la también periodista Resik Aguirre a los participantes en el encuentro.

“Josefa Bracero nos hace un canto, un llamado, y quizás una voz de alerta de que no debemos perder nada, ni el más mínimo detalle de nuestra historia y los rostros que aparecen en los dos libros nos dan la razón, y aunque hay muchos rostros que hoy ya no están, dejaron una huella inolvidable”, aseguró.

Por su parte, Bracero aclaró que estos dos manuales, que incluyen mil 185 fotografías, no son la historia de la televisión, si acaso, un tímido reflejo, aunque suficiente para informarnos del devenir histórico de la televisión a través de las distintas épocas, desde que se fundó hace ya más de 70 años.

“No es una obra perfecta, pero siento que se acerca a lo que tanto soñé, porque uno de los objetivos, tal vez el más importante, es que las nuevas generaciones tengan un referente de toda la grandeza que en sus 70 años acumula la televisión cubana, que fue un paradigma en América Latina”, reveló.

Agradeció finalmente la presencia de decenas colegas, al tiempo que recordó a figuras prominentes de la cultura que el país ha perdido en los últimos 10 años como son Salvador Wood, Aurora Pita, Marta del Río, Nilda Collado, Frank González, Enrique Molina, Manuel Porto, Eusebio Leal, Norberto Blanco, Gina Cabrera, entre otros.

Según trascendió, Iconografía TV, programas, rostros, recuerdos es una obra que a partir de diversos ángulos y perspectivas rescata recuerdos, sucesos, personajes insustituibles en el ámbito de uno de los medios de difusión de mayor presencia y permanencia en la Isla.

En tanto, Pantalla de sueños es el homenaje a los 70 años de la prístina señal de televisión en la Mayor de las Antillas, para orgullo nuestro, una de las tres primeras junto a México y Brasil en América Latina, y la sexta del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + trece =

| Newsphere por AF themes.