envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

El reinado radial y televisivo de Celeste Mendoza

Homenaje a la Reina del Guaguancó, a 90 años de su nacimiento

Si en famosos centros habaneros de antaño como Sierra, Alí Bar, Night and Day, Las Vegas Club…, Celeste Mendoza se ganó el aplauso del público, en radio y televisión también dispersó su carisma, su chorro de voz y esa picardía para cantar y sentir el ritmo. Nos recuerda la querida amiga e investigadora Rosa Marquetti que la última actuación de la Mendoza fue en el programa televisivo Perlas cubanas, cantando su himno del mea culpa: “Que me castigue Dios”1. El final llegaría el 22 de noviembre de 1998.

Para el espacio Te quedarás, escrito y dirigido por Gloria Torres (Cubavisión, 1991), contó la cantante santiaguera que desde muy pequeña la música llamó su atención. “Se formaban tremendas rumbas los sábados y los domingos. Eso era muy grande”, afirmó.

Pero el despertar artístico de la estrella está vinculado a nuestros medios: con el tema “El golpe de Bibijagua” concursó en un programa de participación en la radioemisora CMQ, que conducía Germán Pinelli. Por aquella época “la música cubana primó como componente esencial en la programación radial a lo largo y ancho de la Isla”2. Años después, nos recuerda Marquetti Torres, participó en el rodaje del filme Tin Tan en La Habana (El mariachi desconocido). En 1952 cantó en Alegrías de Hatuey, de Radio Progreso, y después debutó en televisión como solista, en el programa Esta noche, de CMQ, dirigido por Joaquín M. Condall.

Gracias a la creatividad del cineasta Rogelio París, el jacarandoso estilo de Celeste quedó registrado en Nosotros, la música (1964) y cuatro años después José Limeres se inspira en ella para hacer su cortometraje Celeste Mendoza. Ambos archivos quedan al servicio de las actuales generaciones, como también todos sus registros fonográficos que, por suerte, hoy podemos disfrutar.

En un país donde tantas majestades implantaron su arte, el reinado de Celeste no fue menor. Tan grande fue su carrera que no puede quedar relegada solo a programas “del ayer”. Artistas como ella mantienen vigencia en todos los tiempos; traigámosla al presente.

 

Referencias:

1 Marquetti, Rosa: “Divina y terrenal Celeste Mendoza”, artículo disponible en el blog Desmemoriados. Historias de la música cubana.

2 Luis López, Oscar (1981): La Radio en Cuba. La Habana: Letras Cubanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + seis =

| Newsphere por AF themes.