20 de junio de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

El viaje de una voz

La editorial En vivo suma con el libro De Becerra a La Rampa, Memorias de un locutor, un texto medular de César Arredondo que resguarda útiles y coloridas semblanzas de un destacado profesional del micrófono, que aquí convierte su voz en escritura.
De Becerra a la Rampa

De Becerra a la Rampa

Como hemos apuntado en otras ocasiones desde esta columna, pocas narraciones como esas que cuentan historias de vida despiertan de inmediato la empatía. Las experiencias de otro ser humano, más si conllevan buenos ejemplos, esfuerzos coronados en logros y hasta esos episodios simpáticos o tristes que acompañan cada existencia, casi siempre consiguen la atención del público.

   En esa línea, ya cultivada con otros títulos, la editorial En vivo suma ahora nuevos hallazgos. Con De Becerra a La Rampa, Memorias de un locutor, de la autoría de César Arredondo (ahora en una edición corregida y ampliada, que actualiza la publicación príncipe en 2011), nuestra casa editora añade otro volumen a ese camino de resguardar útiles y coloridas semblanzas vitales.

Ahora, son las páginas de un destacado profesional del micrófono, que aquí convierte su voz en escritura, las que ofrecen sus vivencias a los lectores. Un detalle importante a subrayar es que este título tiene también su versión en formato de audiolibro.
   Oriundo del Camagüey, Licenciado en Historia del Arte, el autor atesora una ya larga carrera por muchas de las más importantes emisoras provinciales y nacionales de la Isla, como Radio Cadena Agramonte, Radio Liberación, Radio Rebelde y Radio Reloj, entre otras. Ostenta también una bien nutrida lista de premios y reconocimientos diversos a su quehacer. De ellos, destacan el Premio Nacional de Radio, la Distinción por la Cultura Nacional y la condición de Artista de Mérito, entre muchos otros. Para su bitácora geográfica, vale resaltar que es Hijo Ilustre de Santa Cruz del Sur y también Hijo Distinguido de la Provincia y la Ciudad de Camagüey.

   Justo de esta suerte de reparticiones territoriales, el propio autor describe que resulta difícil ser todo y partes o, mejor dicho, partes y todo. “¡Qué fuerte este amor por la tierra que nos vio nacer! ¡Que magia extraña y placentera esta del orgullo de sentirme camagüeyano!”, afirma.

Sin embargo, reconoce también que los mejores años de su vida profesional y personal, incluido el amor y la graduación universitaria por sólo mentar un par, han transcurrido en La Habana.

   El texto, como buen recorrido de vida, deja asentadas los cimientos y las huellas de este profesional y narra las diversas etapas de sus ciclos vitales. Cuatro partes, cada una con varios capítulos, edificó el escritor para deshilvanar sus ideas. Ellas son El monte, La Ciudad de los Tinajones, La capital de todos los cubanos y, como estupendo colofón, El portal de las anécdotas.

Así viajamos desde la niñez en Becerra, pasando luego por sueños y remembranzas personales y profesionales, hasta culminar su travesía, y los mayores logros en su labor, en la capital de todos los cubanos.

En ese itinerario encontramos los recuerdos de la infancia y el retrato de los orígenes familiares. Sus estudios, sus esfuerzos, la realización del torbellino de acciones que marcaron el inicio de los años sesenta y las fechas posteriores (zafras, campaña en el Escambray, misiones internacionalistas, tiempos duros o más duros) y la llegada a la radio. Ahí, más que culminar el sueño, empezaría el real e interminable aprendizaje que signa a los verdaderos profesionales del micrófono.

   Todo el cúmulo de prácticas y memorias que acompañan el largo paréntesis de una vida, tienen su reflejo en este libro. Vale subrayar, en ese acápite al cierre, un par de reminiscencias de lo simpático a lo tragicómico; un amplio paneo por gustos musicales (de donde destacan no pocos buenos nombres de nuestra historia musical) y ese invaluable retrato de los tiempos vividos, que bien pueden servir tanto para el aprendizaje, como para catar la valía en logros de cada arresto. Todo eso contribuye a hacer más agradable y provechosa la estancia en estas páginas.

   Otro destaque radica en las caricaturas de Tomas Rodríguez (Tomy) y en el amplio material fotográfico que apoya la narración. Como bien afirma en el prefacio Eva Álvarez, este libro, con su armónica consecución de paisajes y anécdotas, demuestra ser un canto a la vida, “teniendo como premisa que la vida es lucha y sin ella no se logra el triunfo”.

Así pues, la invitación a la lectura de este título De Becerra a la Rampa queda hecha.

error
fb-share-icon

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 1 =