envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Elpidio Valdés, personaje de raigal cubanía

A propósito del aniversario 50 de su creación por el cineasta Juan Padrón, los sistemas de la Radio y la Televisión le rinden homenajes
Elpidio Valdés

Elpidio Valdés

Varias generaciones aplauden con entusiasmo y pleno disfrute al intrépido mambí que se distingue por su capacidad para comunicar valores y conocimientos sobre la historia de Cuba. El creador, Juan Padrón, un baluarte del cine de animación en la Mayor de las Antillas, nos legó relatos memorables construidos a partir de acuciosas investigaciones, las cuales sustentan la calidad artística de su narrativa. Esta fue enriquecida mediante guiones bien estructurados, en los que personajes verosímiles cuentan esencias, actitudes, acciones de las tres guerras de independencia anticoloniales del siglo XIX cubano.

Elpidio Valdés nació en la revista Pionero en 1970 como un personaje de historietas, cuatro años más tarde pasa del papel al celuloide, lo cual requirió estudios sistemáticos y el dominio del lenguaje cinematográfico por parte de Padrón, quien aportó imaginación y talento durante el perfeccionamiento del empeño. Tras el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, las realizaciones gráficas y los animados cubanos responden a una política que defiende los valores históricos y legitima esencias culturales de esencial cubanía.

En este sentido, Elpidio Valdés es un ejemplo elocuente. Así lo constatan varios programas radiales y televisuales al rememorar largometrajes protagonizados por el popular personaje cincuentenario devenido un clásico de la animación cubana. Sus películas constituyen documentos antropológicos y arroja nuevas luces sobre el etnos cubano.

El ingenio, la perseverancia y la madurez intelectual de Juan Padrón fueron determinantes en el pensar y el hacer de un personaje de ficción que robustece la memoria histórica y contemporánea de los cubanos y las cubanas en cualquier lugar del planeta. La zaga de Elpidio Valdés producida por el Estudios de Animación del Icaic ha cautivado a las mayorías en festivales y presentaciones especiales, sobre todo a los niños y las niñas siempre exigentes, sinceros.

Reconocido con los Premios Nacionales de Humorismo y de Cine, Juan Padrón logró una relación dinámica con sus destinatarios interesados en conocer de dónde venimos y profundizar en el sentido libertario de las luchas por la independencia desde siglos pasados en contra de la colonización, el ultraje, las villanías y las injusticias sociales impuestas por regímenes dictatoriales e invasores extranjeros.

Quizá poco se conoce o, por lo menos, no como él lo mereció en vida, y ahora mediante su legado cultural, la dedicación, el altruismo de Juan Padrón. Fue un auténtico defensor de la densidad conceptual y estética en el animado cubano. Su sentido del humor resplandece en un personaje que protagoniza acciones heroicas que conmueven y al unísono contribuyen al mejor conocimiento de la historia Patria.

Justamente para rendirle tributo al legendario mambí, el cantautor Silvio Rodríguez recrea “Balada de Elpidio Valdés”. Significa su proverbial sencillez y autoctonía. Invita a pensar con detenimiento en las proezas de un personaje verdadero que enriqueció nuestros saberes sin didactismo a ultranza.

Reveladora de la riqueza espiritual es la pieza del trovador, quien no solo se dirige a los de menos edad, convoca a todos en la entrega el alma al defender el pensamiento propio según lo hizo el genial Elpidio Valdés. Sin distancias ni lejanías las diferentes expresiones artísticas pueden constituir un todo en beneficio de la espiritualidad de re-conocernos todos los días.

    El trovador Silvio Rodríguez ha enriquecido el imaginario popular. A su lado, el cineasta Lester Hamlet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 + cinco =

| Newsphere por AF themes.