envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

En defensa del patrimonio edificado de Sancti Spíritus desde los medios

La historiadora María Antonieta Jiménez reconoce que la radio y la TV promueven valores identitarios.
Sancti Spíritus

Sancti Spíritus

Cuenta María Antonieta Jiménez Margolles, la historiadora de la ciudad de Sancti Spíritus, que los programas que más ve en la televisión cubana son los de perfil educativo, especialmente los conducidos por el Dr. Eduardo Torres Cuevas, director de la Biblioteca Nacional de Cuba “José Martí”.
La investigadora confiesa en entrevista exclusiva con En Vivo que si le dieran la oportunidad de tener una sección en la radio o la televisión, la nombraría Sancti Spíritus no es una ciudadmás. “En ella destacaría los valores del patrimonio espirituano”, apunta.
Como autora o coautora ya tiene 11 libros publicados. Pero sueña con sacar a la luz otros tres textos basados en investigaciones que ha concluido: “Una familia de afrodescendientes”, “Las calles y sus nombres actuales y antiguos” y “Una guía turística de Sancti Spíritus”.
La licenciada en Historia y Máster en Restauración del Patrimonio Construido es miembro de Número de la Cátedra “Gonzalo de Cárdenas” de Arquitectura Vernácula, creada por la Fundación Diego de Sagredo en colaboración con la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.
Neñeca, a quien no le molesta que la conozcan con el apodo que le puso su familia, trabaja en la Oficina de Monumentos del Centro Provincial de Patrimonio Cultural de Sancti Spíritus, la ciudad donde nació hace 70 años.
El diálogo no puede ser cara a cara. Aunque eso habría sido lo ideal, acudo al correo electrónico para acortar la distancia entre Sancti Spiritus y La Habana. Ella, diligente, respondió las preguntas como si fuera una nativa digital acostumbrada a dar exclusivas por vía electrónica.

Si el historiador de Sancti Spíritus del 2120 hablara de usted a un grupo de visitantes o espirituanos, ¿cómo le gustaría que la recordara?

– Me gustaría que recordaran a una historiadora que vivió en los siglos XX y XXI, que se desgastó luchando desinteresadamente por la conservación del patrimonio edificado.

¿De dónde viene su vocación por la historia? 

– Me la despertaron mis tíos (amantes de la historia). El contacto con las casonas de la familia me hace adorar el patrimonio espirituano.

¿Quiso estudiar otra carrera?

– Siempre quise estudiar Historia, pero cuando llegué a la Universidad Central de Las Villas no estaba esa carrera y matriculé Agronomía. Sin embargo, me enredé con la Física y la Matemática. Tuve la suerte de que en el curso siguiente abrieron en ese centro la carrera de Licenciatura en Historia”.

¿Cuál ha sido la pregunta más difícil que le ha tocado responder en un aula?

– Si el Padre  Bartolomé de las Casas era partidario de la esclavitud negra.

¿Conoce alguna técnica para evitar que un auditorio cualquiera bostece cuando se habla de Historia?

– Para motivar el auditorio es fundamental dominar el tema que explico y relacionarlo con la localidad.

¿Qué tiene que decirle a quienes piensan que la historia es aburrida?

– La historia no es aburrida, sino que a veces quienes la exponen mal aburren.

¿Qué es lo que más admira?

– La modestia, el desinterés, la dedicación a una causa”.

¿Qué no tolera?

– El oportunismo, la prepotencia, la autosuficiencia, la envidia; explotar una creencia para beneficio personal.

¿En qué momentos de la historia de Cuba o de la historia de Sancti Spíritus, anteriores al 20 de marzo de 1949, le habría gustado participar activamente?

– Me hubiera gustado ser una conspiradora de las guerras de independencia del siglo XIX, andar en un coche distribuyendo mensajes, armas, abastecimientos para los mambises y burlando a los españoles.

¿Cuáles han sido los sucesos que han trasformado su existencia?

– Las clases de Historia y cultura africana que me dio Armando Entralgo, quien me hizo apreciar el papel de África en la historia de Cuba. A ese continente fui a combatir en la década del ‘70. El nacimiento de mi hija, que llenó mi vida emocionalmente, y el de mi nieta, que ha abarcado todo mi tiempo libre.

En su diccionario personal, ¿qué significan estas palabras?

– Amor: “la fuerza que todo lo puede”. Perdón: “algo muy necesario”. Agradecimiento: “le debemos a todos los que nos han precedido y aportado algo”. Historia: “reafirmación de la identidad”. Felicidad: “Siempre la he encontrado”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × cuatro =

| Newsphere por AF themes.