envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

La fundación del ICRT

Acerca de cuánto representó ese suceso del 24 de mayo de 1962
icrt

icrt

El pasado 24 de mayo se cumplieron 55 años de la fundación del Instituto Cubano de Radio y Televisión. Por haber sido testigo y partícipe del acontecimiento puedo dar fe de cuanto se concretó aquel día de 1962.

Con el triunfo de la Revolución, la radio había empinado una cuesta algo compleja y borrascosa,pues se habían extinguido los campos de acción. Los magnates ricos de los medios se pusieron al lado de la burguesía nativa aliada de los intereses foráneos, que de conjunto controlaban el presupuesto publicitario del país.

Del otro lado, los pequeños radioemisores se habían agrupado para formar el FIEL (Frente Independiente de Emisoras libres) y  con ello la Cadena de la Libertad que se puso a disposición de la información y la propaganda revolucionaria.

La complicidad de los grandes con la tiranía determinó la intervención y la nacionalización; como colofón, los pequeños hicieron entrega de sus propiedades al gobierno en noviembre de 1961.

Con este dispositivo en su poder, se comenzó a trabajar por medio de una oficina de la Radiodifusión asignada al Ministerio de Comunicaciones y que se instaló en Radio Centro.

Mucho personal que trabajaba en los medios estabaintegrado a la Revolución y eso hizo posible la continuidad de operaciones bajo las nuevas condiciones. Por otra parte, la visión revolucionaria ponía su atención, como necesidades impostergables, en las diferencias entre la ciudad y el campo, entre las zonas de poder adquisitivo y las empobrecidas, en las áreas de presencia radial y televisiva y las áreas de silencio.

Una idea de lo que esto representaba la producía el hecho de que el extremo oriental del país, donde no llegaba la radio nacional, se cantaba y bailaba con el merengue haitiano y dominicano que traían hasta aquí las emisoras de esos países. Y ni qué decir de las montañas.

La Radio y la Televisión cubanas devinieron en medios de información, difusión cultural y entretenimiento. Se trataba de mantener todo eso eliminando los rasgos sectarios y elitistas que alentaban su intencionalidad y su contenido.

Se imponía pues la institucionalización de tales actividades, de manera que fluyera a  través de ese instrumento una política dictada por el estado revolucionario, en función de las masas y en el más extendido espíritu altruista.

Por aquellos días se habían constituido las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), el primer paso unitario de las fuerzas que habían propiciado el triunfo. Un necesario frente ideológico se imponía en todo el país y en su dirección nacional, se creaban los Comité de Defensa de la Revolución (CDR), la Comisión de orientación revolucionaria, que tuvo a su cargo la atención a los medios de difusión y a la prensa en general.

Fue en el seno de esta comisión que se gestó y ejecutó la fundación del ICRT. Fue su presidente el compañero César Escalante y lo integraron además, como cuadros profesionales: Ramiro Puerta, Aurelio Martínez, Lázaro Bravo, Armando Pérez, Julio Alom y el que estas líneas escribe. Fueron unas cuantas las horas dedicadas al estudio y análisis de los medios tras lo cual pudimos llegar al hecho fundacional.

En la radio y la televisión hubo un especial apoyo a las gestiones del gobierno revolucionario y se encontró un responsable respaldo en especialistas de creación artística como: Gregorio Ortega, Marcos Behemaras, Caiñas Sierra, Celestino Suarez, Julio Lat, Antonio Hernández, Mirta Muñiz, René Ortega y otros. En la esfera de la técnica también contribuyeron los ingenieros Estrada Inclán, Malariaga, Díaz, Aguilar Espol, Rojas.

El organismo que se empinó desde aquella fecha, ha realizado durante todos estos años una incesante labor en defensa de nuestra ideología, nuestra idiosincrasia, nuestras tradiciones, nuestros empeños revolucionarios.

Como toda obra humana, ha afrontado dificultades debido a múltiples cuestiones en que interviene el cerco y el hostigamiento enemigo, las agresiones en el dial, las interferencias y el robo de talento.

El ICRT sigue el curso de la vida y de la historia, algo que obliga a una constante alerta y a un estudio frecuente de las realidades y del cuerpo social. No puede olvidarse el apoyo que en su momento dieron la radio y la TV a la educación, tampoco las batallas que a través de ambos libró el pueblo cubano con Fidel al frente, todo ello guardado en los archivos del instituto y en la memoria colectiva.

A pesar de todo, el Icrt logró extender sus señales radiales y televisivas a todo el país.

La revolución que ha significado el uso de las nuevas tecnologías, con el desarrollo de la multimedia, la digitalización, ha expandido las señales cubanas por todo el orbe y nuestra onda corta con Radio Habana Cuba ha ensanchado también sus posibilidades. De la misma manera que la TV Cubana brinda un servicio internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × 2 =

| Newsphere por AF themes.