18 de abril de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

La Guerra de los Mundos en la radio cubana

La guerra de los mundos, dirigida por Orson Welles, se estrenó en 1938 en la cadena radial CBS de Estados Unidos y tuvo una réplica en la cadena cubana CMQ.
La guerra de los mundos

Entre los sucesos trascendentes de la historia radial contemporánea descolla La guerra de los mundos, relato estrenado el 30 de octubre de 1938 en la  cadena radial CBS (New York.  Estados Unidos).

Dirigida por Orson Welles, sus recursos expresivos y prácticas mediáticas informativas fueron tan verosímiles que las audiencias se convencieron de que era cierto el ataque extraterrestre que amenazaba con la destrucción total del planeta Tierra en la ficción.  

El pánico y la histeria colectiva desatadas generaron nefastas consecuencias para la ciudadanía y, con ello, el primer fenómeno comunicativo radial de la sociedad  estadounidense.

Casi once años después de la experiencia neoyorquina, la radio cubana reprodujo -al estilo del mejor reality show actual- el argumento sobre “un ataque atómico a la ciudad de New  York”, que aterró a nuestros  oyentes.  

Con argumento radiofónico original de Enrique Cuzco, el 2 de octubre de 1949, se emitió en ACTUALIDADES CANADA DRY, espacio que CMQ Radio transmitía los domingos entre 8.30 a 9.00 p.m. [1] 

Productor-director: Rodolfo Pérez Peñalver.[2]           

Locutor: José Antonio Iñiguez.      

El impacto de esta emisión en nuestras audiencias se relaciona directamente con las singularidades del espacio en que se difunde, las técnicas utilizadas y su afinidad con sus protagonistas.

1947. El espacio lidera los programas dominicales

Setiembre: 15.17  puntos rating y diciembre:10.92 puntos  (Solo superado por Rafles, el ladrón de las manos de seda, con  11.59 puntos en esa planta)

1948: Enero: 9.09 puntos ( Solo superado por Rafles, con 10 puntos y por TEATRO DEL AIRE de RHC, Cadena Azul, con 9.65 puntos).   

1949: Abril: Lidera las audiencias con 10.30 y  11.37 puntos respectivamente.

En agosto – semanas antes de este suceso- el Director General y copropietario de CMQ Radio, Goar Mestre Espinosa, selecciona este escenario para pronunciarse sobre un tema de interés nacional. [3]

Al día siguiente de la réplica cubana de La guerra de los mundos, -a las 9.25 p.m.- en el espacio NUESTRO EDITORIAL de CMQ,  el locutor Roberto Vázquez leyó el  comunicado de la empresa que explica el hecho:

En la noche de ayer en el programa Actualidades Canada Dry, entre 8.30 y 9.00 p.m. se transmitieron en formato de flash,  tres noticias de última hora que constituían parte de una dramatización que servía para llamar a la audiencia.

(Los flashes informativos referían una catástrofe ocurrida en New York, motivada por la explosión de una bomba atómica).  

Aunque como ya añadimos las noticias aludidas formaban parte de la farsa radial de la dramatización y así se expresaba más adelante en el mismo libreto del espectáculo; numerosas personas fueron presas de lógico sobresalto al tomar las informaciones de última hora como ciertas y verdaderas.

Nuestros teléfonos han recibido numerosas llamadas durante la noche de ayer y la mañana de hoy para inquirir más noticias sobre lo acaecido en New York o para recriminarnos por ser capaces de utilizar con fines de entretenimiento más o menos espectacular, hechos que si por desgracia ocurrieran traerían de nuevo el luto y la tragedia de la humanidad.

Los que estas llamadas hacían,  habían estado oyendo lo suficiente para enterarse de que todo era falso, incierto, producto de la trama radial y nada más.

La firma Canada Dry, patrocinador de “Actualidades Canada Dry” y este Circuito CMQ, piden por este medio a todos los oyentes, mil perdones por lo ocurrido dejando aclarado al mismo tiempo que lamentan profundamente,  que la irresponsabilidad de un productor de radio haya sembrado durante unos pocos minutos, la angustia e inquietud en innumerables personas al atreverse a montar determinados efectos radiales con manifiestas violaciones de las normas que rigen nuestras transmisiones.

El Circuito CMQ, entendiendo que lo dado es un instrumento de responsabilidad que no puede ser manejado por quien no alcanza a medir lo bueno y lo malo que puede desprenderse del uso que de él se haga en cualquier caso, ha ordenado la suspensión del productor del programa.

El Circuito CMQ, consciente de la responsabilidad que tiene establecida con sus oyentes y como organismo responsable de información,  promete llevar a cabo la vigilancia que humanamente sea posible para evitar que en el futuro se repita otro caso como el que nos ocupa.

Los detalles del incidente se publican el 16 de octubre de 1949, en la revista Bohemia:

(…) el productor Rodolfo Pérez Peñalver compareció ante Goar Mestre y los Directivos del Departamento de Programación, quienes le acusaron de los siguientes cargos:

1.- No haber enviado el libreto al Departamento de Revisión de la planta.

2.- Utilizar una señal morse similar a la utilizada en el Noticiero CMQ, para su flash de noticias.

3.- Utilizar al locutor José A. Iñiguez para reafirmar visos de realidad, por ser habitual de EL REPORTER ESSO, noticioso de la emisora reconocido por las audiencias.

Por tales motivos, el productor fue suspendido de empleo y sueldo por dos meses y fueron sancionados su escritor y locutor. 

El Jefe del Buró de Revisión en CMQ Radio Omar Díaz– :

que no vió el libreto o no le concedió importancia y el Jefe del Departamento,  que debía haberlo revisado, no recibieron ninguna sanción.

La revista Carteles, de la semana siguiente calificó el suceso como:

“(…) un hit desde el punto de vista radial e interpretativo y un culposo atentado a la tranquilidad ciudadana”.

Aunque esta reacción pudiera resultar hoy desproporcionada, ingenua y hasta infantil; con la atmósfera existente en el período ulterior a la II Guerra Mundial -Guerra Fría- donde imperaba la campaña de un inminente ataque nuclear soviético al territorio de Estados Unidos cualquier dislate se aceptaba como posible.

Lo cierto es que pese al famoso precedente norteño, su difusión en Cuba,  desencadenó similar pánico aunque sin las desgracias personales sucedidas en Norteamérica. 

Esta es otra historia radial perdida en el olvido que hoy rescatamos para las nuevas generaciones.


[1] Entre noviembre de 1947 y  mayo de 1948, lo escribía Félix Pita Rodríguez (Premio Internacional  Hernández Catá, narrador y guionista de ficción en la emisora 1010). Lo retoma en marzo de 1950, con similar equipo de realización y el narrador José  A. Vidal.

[2] Productor –director entre julio y noviembre de 1947de LA NOVELA GUAJIRA en Cadena Azul. En los años 50, productor del Canal 2 (TELEMUNDO).

[3] Goar Mestre dijo con respecto al empleo palabras llenas de sensatez y buen juicio con las que hizo brillante entrada en el escenario de los intereses nacionales (…)”.

error
fb-share-icon

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − nueve =