envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Lecciones de lo original para “escuchar mejor”

Reseña del II Taller de Restauración  y Conservación de Formatos Fonográficos Tangibles

“La idea de restaurar y de conservar tiene que estar presente en todo aquel que esté vinculado de alguna manera a un archivo musical”, comentó Bianca Rodríguez Suero, Especialista en Colaboración de la Dirección de Relaciones Internacionales de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem) al intervenir en II Taller de Restauración  y Conservación de Formatos Fonográficos Tangibles.

Este evento realizado en Santiago de Cuba, con el auspicio de la organización internacional British Council y la Egrem, benefició a grabadores, productores y especialistas de los estudios Siboney y también musicalizadores de la radio y la televisión santiagueras.

En esta segunda convocatoria se insistió en capacitar y mejorar las condiciones de trabajo de quienes  tienen el encargo de resguardar la memoria sonora desde los diferentes estudios de grabaciones y en los medios de comunicación masiva.

La era digital hace creer que ya no se usan los formatos fonográficos y la realidad es que los procesos de grabaciones de las matrices retornan nuevamente a los formatos analógicos por su fidelidad demostrada.

Durante los intercambios en el taller trascendieron las problemáticas a diario enfrentadas por los especialistas que trabajan con archivos de sonidos en otras instituciones como el Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt). Un ejemplo: muchos de estos materiales originales están invadidos por humedad, hongos e impurezas y al pasarlas por las máquinas reproductoras se trancan. En Tele Turquino este problema se manifiesta en más de 1000 cintas  depositadas en un local sin condiciones y el riesgo de daño es inminente.

A lo largo del encuentro se ofrecieron algunas soluciones en el momento cuando no gana el total deterioro o la ignorancia: “Una de las técnicas que aprendimos en la primera edición en La Habana fue la de restauración del horneado. Las lecciones estuvieron a cargo de los ingenieros de Reino Unido: Richard Chappell (Real World Studios), y Toni Cousin (Masterización de Metrópolis Studios). La solución radica  en poner la cinta en hornos de laboratorios a las temperaturas y el tiempo adecuados”, confirmó Raúl Arroyo Alcántara, especialista principal de los Estudios Areíto de la Egrem.

Hassan Guerrero se encuentra entre los primeros beneficiados en la provincia santiaguera por el conocimiento adquirido en el taller: “En la televisión santiaguera tenemos un archivo importante que, como todo material audiovisual, contiene testimonios sonoros. Gracias a este taller podré recuperar con más facilidad y fidelidad esas grabaciones que se obtuvieron para la televisión. A esto se añade que ya poseo otras herramientas para masterizarlas”.

Según trascendió en el evento, cuando se utilizaba el término de masterizar en el mundo sonoro, se traducía en hacer trabajos de cirugía mayor o retoques fotográficos a aquellos materiales dañados. A través de videos didácticos se ofrecieron varias técnicas para facilitarles el trabajo a estos arquitectos del sonido.

“Con anterioridad me molestaba la forma en que se escuchaban algunos materiales y con el oído afinado iba corrigiendo las imperfecciones. Ahora tenemos los algoritmos para rescatar este patrimonio desde las matrices originales”, añadió Guerrero.

Omar Carralero, funcionario de la organización internacional British Council, comentó sin tecnicismos la diferencia entre los materiales analógicos y los digitales: “Cuando uno graba desde lo analógico obtiene la máxima resolución a la que se puede aspirar, se graba con un nivel de resoluciones infinitas. Cuando se digitaliza, en el mismo proceso de muestreo, se pierde muchísima información”.

British Council se encarga de crear vínculos de trabajo con más de 100 países en materias relacionadas a la educación, el arte y la sociedad. En Cuba, esta organización tiene sede desde el año 1998 y desde entonces se fortalece el trabajo bilateral con los ministerios de la Educación Superior y de Cultura.

La Egrem es la disquera con mayor patrimonio si de matrices originales se trata, heredera de otras productoras que antes del triunfo revolucionario legaron sus cintas y discos a esta reconocida institución cubana.

Ojalá este taller generalice esta experiencia en otras provincias pues otros especialistas esperan y necesitan con urgencia de estos saberes. Entonces, en los archivos musicales del Icrt se tendrán más especialistas con los conocimientos necesarios cuando se trate de activar la memoria sonora de esta nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × uno =

| Newsphere por AF themes.