envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Manuel Villar, seducido por la radio

Manuel Villar Fernández

Desde sus inicios, las programaciones radiales y televisivas, incluyeron segmentos musicales, esto  propició sellar una estrecha relación entre la música y  los  medios. Sin dudas, la iniciativa contribuyó al enriquecimiento de la cultura musical cubana, la ampliación del consumo y la comunicación nuestra cultura nacional para el beneplácito popular.

A tan noble propósito contribuyeron varias generaciones de creadores, locutores, escritores, periodistas, musicalizadores y directores de programas.

Entre  ellos  destacó el investigador de la música cubana Manuel Villar Fernández. Aportó sus conocimientos a fin de profundizar los estudios musicológicos de quienes se involucran en el conocimiento de  la música popular y danzaria.

Villar  fue  fundador del Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt), y aún después de su fallecimiento, sus investigaciones  son  consideradas referencias obligadas.

Nació  en la Habana en 1930. Desde su inicio en el arte radial atesoró  importantes documentos acerca de personalidades tales como autores, compositores e intérpretes, quienes en diversas épocas lograron insertarse en el quehacer artístico.

Su primer contacto con una manifestación artística se produce a los 7 años,  confesó el propio Villar, en la esquina  de su casa, donde vendían tabacos y cigarros; el dueño mantenía encendido un radio todo el día.

Allí se hizo tanguero, porque en esa época, década de los años treinta, el tango en Cuba alcanzaba gran popularidad. En 1943, su familia había mejorado económicamente y pudo adquirir su primer radio.

A partir de entonces, Villar comenzó a escuchar la CMK, situada por aquella época en el quinto piso del popular centro comercial habanero Manzana de Gómez. En un espacio  del  mediodía, la emisora trasmitía clases en inglés y, según contaba Villar, este programa  fue  el causante  de su  incorporación a la radio.

En 1945 ingresó al medio radial. Como es lógico, en sus inicios nada le fue  fácil. Primero tuvo que aprender la termología  de la radio, se dio a la tarea de aprender “desde abajo”, cómo se desarrollaba el diario quehacer de la  emisora. Allí se mantuvo por varios años acumulando experiencias para un mejor  desempeño de su trabajo.

Ocupar una plaza fija en la radio era una actividad limitada económicamente en ese tiempo, razón por la cual decide continuar estudiando. Para 1960 se gradúa como Contador Público en la Escuela Profesional de  Comercio. Pero siempre mantuvo su relación con la radio.

En ese periodo se produce la incorporación de la radio a un solo sistema nacional y Villar fue nombrado Contador General del otrora Instituto Cubano de Radiodifusión (ICR).

Cuando volvió a las cabinas, en 1965, lo reincorporan en una plaza de operador de audio en la Televisión Cubana, donde trabajó para los distintos canales hasta 1995.

Sin embargo, siempre lo sedujo la radio, así lo  confesó: “aunque pasen los años, nunca voy a abandonar la radio, porque es  mi entrañable compañera”. También afirmó: “la radio, me ha atrapado siempre, desde los años cuarenta hasta la fecha no he abandonado sus micrófonos, en ella me he desempeñado, en distintos menesteres, como director, productor, escritor de guiones musicales, etc.”.

Manuel Villar Fernández, integró la nómina de los fundadores de Radio Taíno, y de programas televisivos como Éxitos del ayer. Formó parte del equipo de Hurón Azul, revista informativa-cultural  que estuvo varios años en la pequeña pantalla. Además, asesoró a múltiples guionistas en otros espacios televisivos.

Igualmente fue fundador de Radio Rebelde, y junto al notable director Ramón Espigul, colaboró en los  programas Frecuencia Total y Memorias. En este último, ViIlar se desempeñó como guionista e intervino en la sección Calendario, todavía en la preferencia de los radioyentes.

Podemos afirmar categóricamente que Villar devino un minucioso investigador de cuanto suceso involucrara a cualquier intérprete o compositor, relacionado con las sonoridades genéricas e identificativas de la música cubana.

Por esta razón ha sido distinguido entre los  creadores  del  arte radial,  capaces de comprender y comunicar elementos artísticos de la cultura popular que han perdurado en  nuestra historia musical.

Debo destacar  que una  de sus más notables cualidades era la sencillez y el deseo de ayuda a cualquier interesado por conocer detalles o historias relacionadas con connotados músicos y diversos géneros de la música popular. Por esta razón, muchos creadores de la radio y la televisión afirman que deben sus enseñanzas al ejemplar maestro.

Consultar a Villar implicaba recibir una  clase magistral  de ética  y respeto por la profesión, porque consideraba que dirigir, cantar, bailar o ejercer cualquier función artística, debe llevar implícita, como premisa fundamental: el  amor y el respeto hacia los que reciben el mensaje.

Numerosos reconocimientos recibió en su larga trayectoria profesional, entre ellos: los sellos conmemorativos de los aniversarios 80 y 85 de la Radio Cubana, la condición de Artista de Mérito del Icrt. Fue merecedor del Premio Nacional de la Radio, por su valioso trabajo en la difusión de la música.

Ganó varios premios Caracol, otorgados por la Asociación de Radio, Cine y Televisión de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), así como la Orden Nacional 30 años dedicados al arte musical y radial.

Recibió las medallas “Raúl Gómez García” y “Alejo Carpentier”,  así como la Distinción por la Cultura Nacional.

Llamado por muchos “la enciclopedia viviente”, por sus amplios conocimientos de la  música, el maestro Manuel Villar falleció en La Habana en 2010, a los 80 años, lo que representó una significativa pérdida para la cultura y la música cubanas, también para el Icrt.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

quince − seis =

| Newsphere por AF themes.