23 de julio de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

“María“apareció en mi vida, justo, cuando más nos necesitábamos

Encuentro con la actriz Yaremis Pérez, a propósito de su interpretación de María Valero en la telenovela El derecho de soñar.
Yaremis Pérez

Yaremis Pérez

Al encontrar fotos y registros de época a lo que nos ha obligado, felizmente, la telenovela El derecho de soñar, María Valero aparece como una de las figuras de mayor preponderancia dentro de las crónicas sociales de entonces.

Reconocida como la gran dama de la radio en Cuba, la española enraizada en la mayor de las Antillas, apenas un año de celebrarse el centenario de la radio en nuestro país, es asumida por la actriz Yaremis Pérez, desde una organicidad y mesura interpretativas loables; hecho que volcó a conocedores y neófitos a hurgar en quién era, así como algunos entramados que sirvieron de sustento al nacimiento y desarrollo de la radio en el país.

Atinado trabajo de vestuario, maquillaje y peluquería fueron complementos indispensables para que Yaremis se “vistiese“ con toda autenticidad de María Valero. En su hablar pausado,  perfecta dicción, como corresponde, la actriz traslada al personaje de la  historia a la ficción con transiciones imperceptibles. Tal como si la primera“ muchas  veces— pendiera del hilo de su decir.

En ese caso, Yaremis cuya experiencia también la ha hecho dedicarse a la docencia y la dirección de casting, ha sabido, esta vez, ser discípula de su propio magisterio para dejar una  valiosa huella en el televidente, al regalar ,en apretada síntesis, la vida de esa actriz radial cuya impronta se quedó en la Isla.

Sobre ello nos comenta con total sencillez Yaremis Pérez:

Llegas al Derecho de soñar con un personaje de esos que atrapa desde la primera vez. ¿Cómo hiciste para apropiarte de una figura  desconocida para muchas generaciones de cubanos?

“Lo primero y fundamental,  traté de reunir la  mayor cantidad de información objetiva y subjetiva  sobre su persona. Investigué mucho. Busqué libros, fotos y reseñas sobre ella; escuché la música que ella prefería y leí las obras de los autores que ella admiraba. Todo cuanto se hizo en escena tiene su fundamento en ese estudio“.

¿Crees que a partir de la telenovela, podría iniciarse en la Yaremis de hoy una relación con la radionovela?

“Como oyente, desde que era niña, tengo una relación con la radionovela.  Desde el punto de vista profesional, la vida  me ha ido trazando el camino del audiovisual y verdaderamente me fascina.

La radio necesita mucha dedicación y tiempo y lo más probable es que este último  no me dé. Pero si algo me dejó El derecho de soñar es mucha más admiración y respeto hacia sus hacedores“.

¿Acaso “María Valero“ apareció en tu carrera en el justo momento para tu vida?

“Creo que las cosas suceden y llegan a tu vida en el momento justo, tanto en lo personal como en lo profesional; pero debes darte cuenta, valorarlo y luchar por ello. Es la única forma de desarrollarlo  y hacerlo crecer. Tengo la sensación que “María“ apareció en mi vida, justo, cuando más nos necesitábamos.”

Cómo sientes El derecho de soñar y por cuantos otros sueños apuestas ahora mismo?

 “El derecho de soñar me ha dado infinidad de alegrías. Las experiencias, vivencias y emociones del público con el personaje no tienen precio. Cuando veo todo lo que ha provocado volver nuestra mirada al pasado, confirmo  cuán  bueno sería  rescatar antiguas historias y recrearlas en nuestra obra audiovisual. Es un sueño por el que siempre se debe apostar“.

La actriz que ya se despoja de la infinita gratitud de haber asumido a María Valero, se prepara para la tercera temporada de Calendario y la segunda de Al habla con los muertos;dos propuestas completamente diferentes, cuyo denominador común es el cuidadoso dibujo sicológico de ambos personajes, lo cual exige de ella esa versatilidad que ha ido demostrando. Por otra parte, la revista cinematográfica Pensando en 3D la mantiene como presentadora de un espacio juvenil que le deja ser más ella.

En cualquier caso se queda Yaremis ante el televidente con su sonrisa franca, abierta, de la que ya sabemos cómo sabe transformar en una lágrima convincente cuando de asumir roles dramáticos se trata.

También creo, Yaremis, que a “María“ a través de ti, la necesitábamos los cubanos de hoy.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 4 =